Menu

Castillo y Gil Abogados. "Recuperar la vivienda en caso de necesidad del arrendador o de sus familiares"

Arrendamiento alquiler vivienda abogado


En este artículo trataremos la posibilidad que se establece en la Ley de Arrendamientos Urbanos a favor del arrendador para poder recuperar la vivienda arrendada en caso de necesidad durante los primeros tres años del arrendamiento.


Tras la modificación operada en el año 2013, esta ley establece en su artículo 9.1 que “la duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes. Si ésta fuera inferior a tres años, llegado el día del vencimiento del contrato, éste se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de tres años, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.”

No obstante lo anterior, esta Ley establece una excepción a esa prórroga obligatoria en aquellos supuestos en los que el arrendador, una vez llegado al primer año del contrato, tenga necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente para sí o sus familiares”

En el caso de que el arrendador desee acogerse a esta excepción deberá comunicar esta situación de necesidad al inquilino con una antelación mínima de dos meses, recomendando que esta comunicación se realice siempre de modo fehaciente para así dejar constancia del cumplimiento de este requisito.

No vale con que cualquier persona necesite la vivienda objeto del contrato de arrendamiento, la Ley establece que debe necesitarla para destinarla como su vivienda permanente el arrendador, alguno de sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción, o su cónyuge en los casos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial. Es decir, puede ejercerse este derecho para que la vivienda la ocupe el arrendador, sus padres, sus hijos o su cónyuge, pero, por ejemplo, no se puede ejercer este derecho si la necesidad es de sus hermanos.

Pero no todo son derechos a favor del arrendador, también se establecen garantías para el inquilino, y es que en el plazo de tres meses a contar desde la extinción del contrato o desde el desalojo, el arrendador o cualquiera de las personas enumeradas en el párrafo anterior, deberán ocupar la vivienda.

En caso de que el arrendador o sus familiares no ocuparan la vivienda en aquel plazo, el arrendatario podrá optar entre ser repuesto en el uso y disfrute de la vivienda arrendada por un nuevo período de hasta tres años, con indemnización de los gastos que el desalojo de la vivienda le hubiera supuesto hasta el momento de la reocupación, o ser indemnizado por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que restara hasta completar tres. No tendrá derecho el inquilino a estas dos opciones cuando la no-ocupación por parte de las personas que iban a ocupar la vivienda ha sido por causa de fuerza mayor.

Si necesitas asesoramiento legal sobre éste o de cualquier otro tipo de procedimiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

C/ Drago nº 16, 1º - 618-012-877 y 722-113-130 - www.castilloygilabogados.com - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Actualizado el Domingo, 16 Abril 2017 11:32

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento