* Actualizado el 20-10-2014 a las 15:34 horas

Infonortedigital.com

Imagen en 360º "El viejo y añorado Teatro Municipal de Gáldar" Imprimir Correo electrónico
Valoración:   de 4 usuario(s) 
PobreExcelente 
María Josefa Monzón García   
Lunes 09 de Julio de 2012 00:00

teatromunicipalgaldaresferaLugar de paso obligado para las Compañías de Teatro de renombre que llegaban a la isla en las primeras décadas del pasado siglo XX, era la ciudad de Gáldar, con su casi recién estrenado Teatro Municipal.

El teatro municipal estuvo vinculado primero a la Sociedad de Fomento y Recreo , hoy Casino de la ciudad, y después al propio Ayuntamiento, siendo siempre un referente del ocio y la cultura de esta ciudad, donde se llegó a celebrar además de representaciones teatrales, conciertos, bailes y eventos importantes del municipio.

El teatro forma parte en la actualidad del conjunto de las Casas Consistoriales, como si la historia quisiera que la política no olvide, que la Cultura es parte imprescindible de la vida cotidiana del pueblo.

 

El señorial edificio figura en el Catálogo Arquitectónico del Patrimonio Artístico de Gáldar. Su construcción responde a un proyecto de 1912 y se fundó a mediados del siglo XIX durante el reinado de Isabel II. El proyecto no fue terminado y desde los años 70 se acometieron distintas intervenciones para culminar las obras, pero no fue hasta julio de 2010, en el marco de las Fiestas Patronales de Santiago, cuando el viejo y añorado Teatro, reabrió definitivamente sus puertas.

En el cielo raso del edificio, vigila el acontecer del escenario y del patio de butacas la obra Revelora, del artista, Premio Canarias de Bellas Artes, Pepe Dámaso.

Representa una especie de caracola con símbolos que nos traen al presente, la cultura prehispánica, plasmada en un trabajo artístico que aporta al inmueble una gran belleza.

El recuerdo del ayer de la floreciente ciudad agrícola de siglos pasados que adorna los distintos espacios del teatro, hace sitio a la memoria de grandes artistas galdenses como Antonio Padrón y Borges Linares, en un minucioso trabajo de decoración que ha estado a cargo del también hijo de la ciudad y reconocido interiorista, Rafael Rodríguez del Castillo.

El recuperado teatro municipal es orgullo de los galdenses, pues no en vano es guardián celoso del tesoro cultural de Gáldar.

Realizado por La Camarógrafa para Infonorte Digital