* Actualizado el 18-12-2014 a las 01:25 horas

Infonortedigital.com

Promesas de baile y ramas en el Valle de Agaete (Galería de fotos y vídeo) Imprimir Correo electrónico
Valoración:   de 9 usuario(s) 
PobreExcelente 
Infonortedigital   
Viernes 29 de Junio de 2012 00:00

redimensionada103El Valle de Agaete cumplió este jueves, con su promesa anual de baile y ramas ofrendadas al patrón, San  Pedro Apóstol.

Una promesa que nace del alma sincera de los vecinos del pago de la villa marinera, y que se cumple con el sufrimiento del largo camino que lleva  hasta el tesoro enramado del pinar de Tamadaba.

Los romeros subieron al pinar en la noche del pasado miércoles, 27 de junio, desafiando el asfixiante calor nocturno. Bajo la luna de junio se realizó la vigilia, esperando con ansias el amanecer que trajo la mañana de Rama.

Con las primeras horas del día volvieron a sonar las caracolas, y los romeros se afanaron en confeccionar los frondosos y olorosos ramos para ofrendar a San Pedro.

Este año, la sequía se notó en Tamadaba, por lo que costó encontrar un poco de poleo con el que aromatizar la promesa de ramas.

El eucalipto blanco llenó la ausencia del poleo, manteniendo el verde característico de la enramada del Valle de Agaete.

Y así, con la pena por el pinar y la alegría del día de rama, los romeros regresaron al Valle, con los cuerpos cansados y el corazón henchido por la alegría de la fiesta más esperada.

En la Era del Molino, el milagroso caldo del 28 de junio, dio fuerzas para afrontar el baile de la mañana.

Al son de la Banda de Agaete y la Vitamina band, los cuerpos  se alzaron, y en los ojos brilló la vida que da el baile de La Rama.

Se danzó despacio, saboreando cada paso, mientras que el verde de las gigantescas ramas tapaba el azul cálido del cielo.

El agua corrió sobre los sudorosos cuerpos y la cerveza helada refrescó las afónicas gargantas, y así, combinando una y otra bebida, sin dejar de bailar, se llegó hasta la ermita, a cuyas puertas, San Pedro esperaba sus ramas.

El Valle depositó ante el patrón su promesa de Ramas,  renovando en ese instante su promesa eterna, porque en el corazón romero ya se piensa en la próxima noche en Tamadaba  esperando otro nuevo amanecer de Rama.

Puedes ver una amplia galería fotográfica en este enlace

 

Los comentarios para este artículo han sido desactivados.