Menu

Microrrelato. "El descubrimiento"

GQB2015La pequeña Sara no lo entendía. ¡Estaba tan cerca! ¿Por qué nadie se lo había dicho? Embobada, recorría las distancias con su dedo índice, que parecía subrayar lo que su pupila absorbía con sorpresa. Luego saltaba de aquí para allá, estableciendo relaciones conocidas en voz alta: "Puedo hablar como los ingleses. ¡Visto como todos estos! ­—dijo abarcando con sus manos—. Y mis platos favoritos vienen de China". Todo a un mundo de distancia, mientras que su reciente hallazgo estaba mucho más cerca y sin embargo, ¿por qué no se había enterado antes?

Enfurruñada, Sara se dirigió al dormitorio de sus padres, se encaramó a su cama, plantó su descubrimiento frente a ellos y espetó: —¿Por qué no me han contado nada? Es enorme y está aquí al lado. ¡Y miren qué de cosas! ¡Quiero ir! ¿Podemos ir? En serio, ¿por qué nunca me hablaron de él?

Sus padres se miraron avergonzados: las ingenuas preguntas de la niña ponían en evidencia una incómoda verdad que solo el candor infantil podía destapar. Volvieron a mirarla mientras pasaba entusiasmada, una y otra vez, las páginas multicolores de aquel atlas ilustrado, que mostraba la inabarcable exuberancia de un continente virgen e indómito, rico y saqueado. Quizás lo único que sabían de él, prácticamente lo mismo que su hija. Esta, sonriendo, volvió a preguntar: —¿De verdad África está tan cerca?

Casi al unísono, respondieron: —Sí, hija. Y tan lejos.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento