Logo
Imprimir esta página

Microrrelato. "La novia cadáver"

taidefleitas navarroY aquí están todos, como elegidos a dedo por un destino socarrón, acompañados de sus todas. Mi primer novio y su actual novia. Mi padre y su última novia, y un poco más lejos, su otra hija. Mi amante y su esposa, la que hasta no hace mucho fuera su novia de toda la vida. Todos y todas congregados en el mismo momento y lugar, conmigo como único punto en común. Los observo primero, uno a uno. ¿Qué vi en ellos para elegirlos como compañeros de viaje? Quizá sea demasiado pronto para que empiecen a serme desveladas los enigmas más trascendentales. En segundo lugar, las observo de soslayo, pero detenidamente, a ellas. Aún me da reparo mirarlas de frente. ¿Y qué tienen todas ellas que no tenga yo? Por más que las miro, tampoco obtengo ni una pista de dónde podría encontrarse mi tara, aquello que hace que todos hayan querido devolver esta mercancía de primera mano. Si pudiera llorar, lo haría; pero ya es tarde, me temo. Si pudiera cabrearme e increparles, les gritaría hasta que el eco retumbara, primero, por todo la sala, y saliera luego desbocado por el tragaluz, recorriendo las escaleras y haciendo tambalear todo el edificio. Siento que voy a estallar de un momento a otro. No quiero estar aquí. Quiero irme ya y perderles de vista. A todos, y a todas. Y, entonces, como el caballero que acude a rescatar a su bella durmiente, como el sapo que lleva toda la vida queriendo convertirse en príncipe, llega él, irrumpiendo en la sala como desalmado y acercándose a mi ataúd sin detenerse en nadie más. Una de sus lágrimas cae en mi frente mientras siento la calidez de sus labios sobre los míos. ¡Oh, Dios! Quisiera abrir los ojos. ¿Cómo no me di cuenta antes? Toda la vida ahí, a mi lado, y yo siempre persiguiendo el horizonte inalcanzable. Pero es tarde, me temo. Demasiado. Lo siguiente que siento es el peso de la tierra y el olor a humedad.

Otros artículos etiquetados en Microrelatos

© INFONORTEDIGITAL. Todos los derechos reservados.