Menu

Microrrelato. "Una bruja por la escalera"

quicoespino2016A Peregrina Caballero, siempre sonriente, se le notaba a la legua sus intenciones cuando pretendía hacer alguna travesura. Era habitual ser pillos, pícaros, mataperros e incluso crueles, sobre todo con los animales, en aquellos tiempos ya remotos. Los niños de los años cincuenta veían a sus padres divertirse organizando competiciones de erizos cacheros a los que ponían gasolina en el culo para ver cuál corría más. Siguiendo el ejemplo, los hijos mataban pájaros y lagartos con las tiraderas, cazaban ranas y combatían en las “guerreas” que enfrentaban a los barrios: El Ejido contra EL Mondragón, por ejemplo. Se tiraban piedras, palos, huevos hueros (que apestan más que las bombas fétidas) y todo lo que pescaran a mano. Eran unos salvajes.

Traviesa como ella sola desde pequeña, Peregrina caballero disfrutaba haciéndole perrerías a su familia y a sus amistades. Les metía lagartijas y cucarachas en los bolsillos a sus compañeras del colegio y, más adelante, a las mujeres que trabajaban con ella en el almacén. A sus hijas las tenía fijo asustadas porque les ponía ranas entre las sábanas de las camas, y se mondaba de risa con el escándalo que formaban.

-¡Fuerte mujer mataperra la mía! –protestaba el marido, sobre todo porque sufría más que nadie las travesuras de su esposa. Era un hombre supersticioso que creía en brujas, y ella se aprovechaba de su debilidad: Una noche de esas oscuras, mientras él dormía profundamente, ella, con una sábana y un quinqué encendido, salió de la alcoba de puntillas, cruzó el patio abierto y subió la escalera que daba a la azotea. Una vez allí, se colocó la sábana sobre la cabeza, ocultó el quinqué bajo el lienzo y se puso a zapatear y a dar brincos, despertando al marido con el ruido. “¿Qué pasa, Peregrina?”, preguntó, asustado, levantándose de la cama. Y al acercarse a la puerta de la habitación vio, aterrorizado, la figura de una bruja destellando en medio de la oscuridad, ululando por la escalera para abajo. Él se orinó de miedo. Y ella de la risa.

1 comentario

  • JUAN FRANCISCO
    JUAN FRANCISCO Lunes, 25 Julio 2016 20:36 Enlace al Comentario

    Una bruja en la escalera,es el simbolo de la vida y el poder de la noche.Es un simbolo del manifiesto de las energías feméninas sobre la tierra.Su aparición nos advierte que se despierta nuestro inconsciente y debemos estar preparados.Ser niños,estar creciendo,cambiando,aprendiendo cosas nuevas,es maravilloso,divertido y muchas veces hasta gracioso.'Pero por otro lado están los padres,y ellos pueden tener altibajos por las responsabilidades y sobre todo por el cuidado diario en las etapas más tempranas de crecimiento.Estas travesuras que con el correr de los años y el devenir de la vida serán maravillosas "ANECDOTAS".'

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento