Logo
Imprimir esta página

Microrrelato. “Pero nunca te acordaste”

Fernando Tocino Viedma2016“Pero nunca te acordaste” -concluyó ella de manera tajante y violenta nuestro choque frontal en el salón con daños a terceros. Jamás me había contestado de esa manera y empecé a intuir que tales modos venían de heridas antiguas y cicatrices mal curadas. Rápidamente hice un escáner veloz por los 10 años de convivencia que habíamos tenido pero no hallaba nada que me hiciera dudar de mi honestidad y mi transparencia. Recordé que cierta noche bebí más de la cuenta y que estuve jugando al póker hasta las cinco de la mañana. Reconozco que nunca lo cité pero no creo yo que tenga tanta importancia. ¡Ah! también me vino al pensamiento que el año pasado terminé en un motel de carretera con dos chicas de buen ver haciendo acrobacias varias. Vuelvo a reconocer que nunca lo comenté pero no creo que sea para tanto. ¡Hostía! Y los 2500 euros que cogí de la cuenta de su madre para gastármelos en el bingo a cuerpo de rey con mis colegas desinteresados que tengo. ¡Caracoles! Y el asesino a sueldo que contraté para que la hiciera desaparecer y quedarme con la herencia de su familia. ¡Pardiez! Y la donación de 10.000 euros de nuestros ahorros que doné a un concejal del PP para que me diera las licencias de mi empresa de software e informática..

Diez minutos más tarde, casi como por arte del demonio, apareció Annabel con una sonrisa dulce en su cara. Se mostró cariñosa y enamorada. Mirome fijo a los ojos, y me abrazó como nunca lo había hecho. Con su tono de voz algodonado y guatificado me susurró al oído: “Lo sé todo, todo......pero nunca te acordaste de decírmelo”.

Dormir en los bancos de los parques es muy duro para un hombre de 60 años. Lo digo con total honestidad y transparencia...y si miento que me castigue la vida.

Otros artículos etiquetados en Microrelatos

© INFONORTEDIGITAL. Todos los derechos reservados.