Logo
Imprimir esta página

Microrrelato. "Si hubiera hecho..."

fernandotocino“Si hubiera hecho......” pertenece al tipo de frases condicionales que expresan la necesidad casi imperiosa de manifestar nuestro lamento y nuestra queja profunda. Es el tiempo verbal que nos ayuda a exponer y declarar el desasosiego y el vacío de espíritu por lo no conseguido o realizado. La desesperanza y la autoestima por los suelos elige siempre este tiempo verbal para hacerse ver o visualizarse. Expresa la idea de que nunca cumplimos con lo que prometimos y que actuamos sin razones y medidas. Si me atrevo a ir más lejos es el tiempo de la adolescencia a la vez que el tiempo de la tercera edad. Cuando uno utiliza un condicional tipo tres se sitúa en un plano horizontal como la Historia misma. Es como un recorrido de todo lo andado hasta este momento a modo de hacer un alto y pararse a pensar.

Es un tiempo verbal que se ubica en lo más oscuro y profundo de nuestra alma donde habitan los nigromantes, los orcos, los troles y las almas en pena que nos recuerda al “Inferno” de Dante o a las “cuevas de Mordor” de Tolkien. Allí cohabitan el “hubiera hecho” con el “hubiese dicho” y un tal “hubiese vivido”, primo hermano del “hubiera amado”. Tiene un hermano de sangre que es el “Si” que viene a acrecentar la duda y la imposibilidad de conseguir nuestros deseos. Todos son parientes que vienen del mismo árbol genealógico cuyo tronco común es la pena por algo, el dolor de lo perdido, la pérdida de lo deseado y no realizado. Normalmente después de este tiempo suele aparecer una alocución adversativa justificando razones y coartadas para darle un sentido a ese sollozo y lamento, en definitiva, una manera de disculparnos y mentirnos a nosotros mismos

Ante tal respuesta dada por mi querida alumna Mónica, atónito y mudo quédame. No hay ninguna disculpa para justificar el por qué no has traído los ejercicios que mandé ayer. Sin embargo, reconozco un cierto nivel de afinidad y lógica literaria.

“Mañana sin falta los quiero a primera hora” -dije con tono serio e inquisidor a la vez que le ponía un cero en actividades y un cum lauden en emociones humanas. Finalmente suspendió mi asignatura si hubiera hecho todas las actividades del curso. Debo reconocer que siempre me enseñan sus explicaciones, “¡la jodía!”

Otros artículos etiquetados en Microrelatos

© INFONORTEDIGITAL. Todos los derechos reservados.