Menu

Microrrelato. “Buenos días, ¿me puede ayudar?”

GQB2015El sujeto nº 1 ha preparado esa frase con cuidado, con mimo. Es una frase sencilla e inofensiva, que no dice más de lo que quiere decir y que se responde con un simple sí o no. La empieza con educación, dando las buenas horas, tratando de usted, y la acompaña de un gesto piadoso en el que junta la palma de sus manos como si rezara, intentando tocar la fibra del buen samaritano que todos llevamos dentro.

“Buenos días, ¿me puede ayudar?”
“No”

El sujeto nº2 no pronuncia realmente ese monosílabo. Simplemente levanta sus dos manos como si interpusiese un escudo entre él y quien le habla y menea la cabeza imperceptiblemente a un lado y a otro, apartando la mirada de los ojos suplicantes del sujeto nº1.

El sujeto nº1 baja la cabeza ante esta negativa sorda y muda. Olvida al sujeto nº2 y se dirige al sujeto nº3 en busca de ayuda.

El sujeto nº2 camina unos pasos y se gira a tiempo de observar la negativa del sujeto nº3
También la del nº4
E incluso las del nº5 y nº6.

Todas siguen el patrón que él mismo ha empleado de negar en silencio, apartándose del camino, haciéndose a un lado. Nº1 no desfallece y sigue intentándolo, repitiendo de forma mecánica su frase preparada con mimo.

Nº2 se detiene, le sobreviene una arcada y vomita; vierte sus entrañas sobre la acera mientras piensa que tal vez el sujeto nº1 solo quería saber la dirección de una calle.

O cuánto hacía que pasó la última guagua para el centro.
Puede que se le hubiera metido algo en el ojo.
O tal vez estaba buscando a su mascota perdida.
A su abuela desorientada.
A sí mismo.

Ayuda. Socorro. Auxilio. SOS.
Todas las palabras y posibilidades se dibujan en el charco de vómito como el futuro y el pasado se dibuja en los posos del café.

“Buenos días, ¿me puede ayudar?”
“No”

Es mentira. El sujeto nº2 puede ayudar pero no quiere. El sujeto nº2 piensa mal aun a riesgo de no acertar. El sujeto nº2 cree que la ayuda que necesita el sujeto nº1 se va a traducir en dos cosas:

T I E M P O
y, sobre todo,
D I N E R O

Y aunque puede que esté podrido de las dos cosas, nunca se tiene tanto como para andar regalándolo por ahí.

Aunque te lo pidan con toda la educación del mundo.
O ni siquiera lleguen a pedírtelo.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento