Menu

Microrrelato. "Canícula del trópico"

eulalionuevaEl joven era decidido, de una sinceridad infinita. Vestía guayabera de hilo vaporoso, manda de su bisabuelo Nazario.

Cruzaba los platanales y cañaverales en un citroën de chapa ondulada; feriando artículos de mercería, ferretería y pólizas de seguros, todo en la trasera del “dos caballos”.

El megáfono, anunciaba su presencia ambulante. Sobre una estera esparcía: botones, encajes... Baldes, clavos, charnelas y una escoba melenuda. En el ángulo opuesto a las baratijas, una mesa coja y una silla plegable a modo de oficina. El coro alrededor, crecía o menguaba; según la demografía, la hora de la siesta o la canícula del trópico.

Aseguró los cerdos, los tejados de cinc, las hamacas de los bebés, la virginidad de las jóvenes, los versos de los poetas, las casullas del Cardenal y la continuidad del Presidente de la República.

Murió años más tarde, en el interior de la selva:

“Mortal encontronazo entre un tigre y dos caballos”. Publicaron los periódicos.

El Presidente, con su Gabinete de Crisis, acordó tres días de luto nacional y edificar un monolito en la Plaza Mayor, en su honor.

Y allá, escrito está, con caracteres góticos.

“Al vendedor de seguros... Bienhechor de la Patria”.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento