Menu

Microrrelato. "Reflexiones de una tarde de planchado"

GQB2015A veces me siento arrugado y necesito que me planches. Que deslices tu mano por mi espalda y suavices los surcos que marcan mi piel. Necesito el calor que atenúe mi ceño fruncido y relaje mis manos crispadas; unos dedos que alisen las ideas que se enmarañan en mi cabeza.

A veces me siento arrugado, como una camiseta olvidada en la lavadora, como la hoja de papel que el escritor arrancó y lanzó con furia a la papelera porque solo contenía ideas huecas.

A veces, solo a veces, siento que me pliego sobre mí mismo hasta hacerme minúsculo. Y así, junto mis dos mitades: mano sobre mano, párpado sobre párpado, corazón sobre corazón, hasta que solo soy la mitad de quien solía ser.

Por eso a veces necesito que me planches. O que me estires. O que simplemente me desdobles. Que cojas mis puntos cardinales y los ordenes, recordándome dónde queda el norte, el sur, el este y el oeste.

Y me tiendas al sol, para que pueda secar mis lágrimas

1 comentario

  • Josefa Molina
    Josefa Molina Viernes, 20 Abril 2018 08:28 Enlace al Comentario

    Preciosa prosa poética, Guillermo, Todos, a veces, tenemos esos momentos de 'a veces'. Un abrazo!

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento