Menu

De La Aldea a la Araucanía chilena: Juan Antonio Quintana


antonio_01_reducEn la ciudad de Villarrica, sur de Chile, en un valle de la IX Región, La Araucanía, tierra de lagos y volcanes nevados, en plena cordillera de los Andes, muy cerca de la frontera con Argentina, a 38º grados de latitud sur, vive Juan Antonio Quintana Hernández; un canario más allende los mares, nacido en La Aldea de San Nicolás, en 1948; un Norteño por el Mundo de los tantos canarios que estuvieron, están y estarán repartidos fuera de nuestras islas.

Maestro de profesión, especializado en Lengua Española e Inglés, histórico del fútbol norteño, quien decidió hace ya varios años salir de Canarias; es nuestro protagonista de hoy.

Entorno familiar

Juan Antonio lleva en sus venas historia de emigración canaria a las Américas, entre otras la de su abuelo Antonio Quintana Macías (1856-1937), que como muchos canarios del siglo XIX emigró hacia América. Fue partícipe de la guerra colonial de Cuba, pero en el bando de los entonces conocidos por España como “insurrectos” y por los cubanos “ejército mambí” o “ejército libertador”, donde llegó a alcanzar el grado de comandante. Él había decidido unirse al ejército mambí porque los españoles le habían quemado su hacienda. Uno de los hijos de aquel célebre indiano fue Antonio Quintana Bautista, padre de Juan Antonio, quien participó en actividades de exportación de tomates, tanto con su familia como luego en sociedad con otros; fue asimismo uno de los primeros chóferes de camiones de su pueblo. Había aprendido a conducir con el camión de su padre, transportando tomates al muelle de La Aldea. Posteriormente participó en la Guerra Civil española como chófer y a su regreso transportando tomates a Las Palmas, realizando la travesía hasta Agaete, cuando esa carretera era mucho más peligrosa que ahora. Se casó Antoñito Quintana en 1947 con Purita Hernández Medina, de cuyo matrimonio nuestro personaje es el primogénito de familia numerosa que continúa con  María Luisa, Mary Cruz, Octavio y Mency Quintana Hernández.

La madre de Juan Antonio, Purita, tenía un comercio de aceite y vinagre, luego transformado en uno de artículos de regalo y bisutería, frente al Ayuntamiento de La Aldea. Procedía de una conocida familia, por un lado los Hernández y por otra los Medina, ambos de La Placeta; una saga con tradición transportista, primero con bestias, donde sobresalió Danielito el de Linagua y luego con vehículos mecanizados Abel, Fidel, Nito y Pepe, estos dos últimos conocidos por los Gemelos por todos los pueblos del Norte por realizar durante más de treinta años el servicio de pasajeros La Aldea-Las Palmas con los célebres “piratas”. El padre de Juan Antonio se dedicaba a la administración y cultivo de sus propiedades agrícolas y en algún momento, a mediados de los años sesenta, se aventuró a la exportación de tomates. En aquellos años el pueblo de La Aldea atravesaba por una profunda crisis económica por ruina agrícola, debido a una pertinaz sequía, por lo que pensó en emigrar.

La familia Quintana Hernández decide trasladarse a vivir a Las Palmas de Gran Canaria, en aquel momento del llamado Éxodo Rural, cuando la economía de Canarias se orientaba hacia el sector de servicios y comercio. Se establecen definitivamente en la calle Zaragoza de la Ciudad Alta, donde sus  hermanas finalizan sus estudios y Juan Antonio desarrolla en varios centros educativos su actividad docente.  Construyen una nueva casa en La Aldea, en la zona de Castañeta, donde su padre administraba una finca del cura Vicente que había dejado en usufructo a su hermana Hortensia. Posteriormente, a la muerte de ésta, heredó parte de la finca y otra porción se la compró a algunos herederos, por lo que durante su jubilación disfrutaba cultivando una finca de árboles frutales, pasando largas temporadas en La Aldea. La casa de Castañeta era el lugar donde sus hijos y nietos pasaban largas temporadas de verano junto con Antoñito y Purita.

Juan Antonio contrae matrimonio con Regina Quintana, también maestra y escritora canaria, en 1974, con la cual tuvo tres hijos: Cristina, Pablo y Jacob, residiendo los dos primeros en Las Palmas de Gran Canaria y el tercero en Santa Cruz de Tenerife, que como muchos grancanarios que se quedan en la isla hermana, después de haber cursado sus estudios universitarios, formando una familia, dando dos nietos a Juan Antonio.

antonio_02_reducantonio_03_reduc

Estudios, formación académica y complementaria

Volvamos a la primera etapa de la vida y formación académica de Juan Antonio Quintana. Decíamos que nació y se crio en el mismo centro del pueblo de La Aldea, empezó a asistir a la escuela pública de La Plaza, entonces regentada por don Juan Márquez Ayala (1954-1960). Inició los estudios de Bachillerato en el curso 1960 - 1961, en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús que se hallaba en el mismo Ayuntamiento de forma provisional; es decir, frente a su casa, centro de secundaria que había sido creado por el gobierno municipal, en 1954, y por un grupo de profesores locales, y que en 1962 se transformó en el primer centro de Canarias de la modalidad semioficial de Colegio Libre Adoptado, habiéndose trasladado ya al nuevo colegio construido en La Palmilla. En este centro estudió también la enseñanza de Magisterio como alumno libre matriculado en la Escuela de Magisterio de Las Palmas, para ello aquel colegio semioficial contaba con un profesorado de gran preparación académica tales como licenciados, médicos, maestros, músico que impartían la enseñanza de Magisterio en una sección del mismo. Con sólo 19 años Juan Antonio termina la carrera de magisterio del Plan Profesional de 1950, el 26 de junio de 1967, tras haber superado en ese mismo mes todo el tercer curso y la reválida.

Impartió docencia en varios colegios de la Isla, como veremos más adelante, entre 1967 y 2004, a la vez que realizó muchos cursos y estudios de formación complementaria. En primer lugar, aunque  estudiando el idioma francés en la carrera de Magisterio, lo hace por propia iniciativa con el Inglés tanto en clases particulares como oficiales. Se especializa para impartir enseñanza en ese idioma para la Segunda Etapa de la Enseñanza General Básica de entonces.

En Las Palmas de Gran Canaria perfecciona esta lengua que le fascinaba en la academia internacional Berlitz, en la carrera de Turismo que se atrevió a iniciar mientras prestaba el servicio militar y en el British Council de Las Palmas de Gran Canaria. Asimismo, cada año participaba en las Jornadas de TEA (Teaching English Association) y a cuantos cursos se impartieran, especialmente por profesorado nativo. Asistió a cursos promocionados por el Ministerio de Educación en Norwich, Inglaterra, y  en Dublín, Irlanda. Y perfeccionó este idioma en largas estancias veraniegas en Inglaterra y, finalmente, cursa los cinco años, con excelentes calificaciones, en la Escuela Oficial de Idiomas de Las Palmas de Gran Canaria.  También estudió el idioma alemán,  tanto en el Goethe Institut de Las Palmas de Gran Canaria como en la academia Berlitz de Munich, donde también se especializó para la enseñanza del español a extranjeros. Para practicar alemán realizó varios viajes a Alemania, veraneando en Munich y Altöting, y, por último, se matriculó en la Escuela Oficial de Idiomas Las Palmas de Gran Canaria, pero una  enfermedad  impidió que finalizara dichos estudios. Asimismo, cursó el primer curso de italiano, no pudiendo continuar por el mismo motivo.

El año 2004 fue jubilado por enfermedad. Cuando estuvo recuperado continuó la lectura y estudios  de distintas filosofías, especialmente las orientales, que siempre le habían fascinado, llegando finalmente al zen. Estuvo en la Asociación Maestro Eckhard, de Las Palmas, en cuyo marco realizó retiros, entre otros, en el Valle del Boí, en Barcelona, en plenos Pirineos. Estamos, pues, ante un personaje de gran preparación intelectual, autodidacta, que incluso llegó a realizar trabajos de editor y corrector de trabajos literarios y de historia y que, como veremos, más adelante continúa realizando en su residencia chilena.

Carrera deportiva frustrada

Juan Antonio Quintana es  más conocido en su pueblo como jugador de fútbol y excelente persona que como profesor, pues nunca ejerció la docencia en su pueblo. Destacó como jugador infantil y juvenil en la segunda mitad de la década de los sesenta, cuando el equipo representativo de su pueblo era el Imperio C.F., quizás uno de los mejores equipos que ha salido de este municipio. Se quedó campeón de la liga de campeones, en la competición de 1956-1957 de Adheridos Zona Norte. Pero no juega en competiciones regionales hasta 1963, puesto que su pueblo quedó apartado de las mismas por la lejanía del municipio, que entonces alegaban los equipos de fuera.

Debuta el domingo primero de agosto de 1965, en el estadio de Los Cascajos, en partido amistoso contra el San Cristóbal al que gana el equipo local, ahora U.D. San Nicolás,  por 4-3. El joven Juan Antonio marca el cuarto gol local al presentarse solo ante el portero y en suave vaselina envía el balón a la red ante la alegría de un estadio repleto de aficionados.  En los planteamientos tácticos que entonces hacían los equipos: 1-3-2-5, 1-4-2-4, etc. Juan Antonio ocupaba las posiciones de lateral, medio e interior derecho y en alguna ocasión hasta en la portería, por lesión o sanción de los porteros, caracterizándose por el buen dominio del balón, corte de jugada en defensa o precisión en pases a delanteros. Juan Antonio y todo el equipo aldeano ven cortadas sus aspiraciones de competir al impedir la Federación su entrada en competición aquella temporada.  Por fin, en septiembre de 1966, la Federación de Fútbol de Las Palmas readmite al equipo de La Aldea, junto al de San Roque, y en las nuevas competiciones regionales  Juan Antonio  fue titular indiscutible.

Juan Antonio Quintana aparece siempre de titular más o menos, en un principio, con estas alineaciones: Víctor o Jorge el de Laso; Juan Antonio, Eustaquio o Antonio el de Salustiano, Pedrín Sánchez o Luis el de La Playa o Nicolás el Cabo); Leoncio, Juanito Ojeda, el de Félix; Manolito Afonso (o Juan José), Juanito Martín, Muné, Miguelillo, Totoño o Gustavo León, e Isidro; a ello unimos  los laterales como Manolo Valenciano y Pepe el de Manotito y el defensa central, el Paraca, que adelantan la posición de Juan Antonio Quintana hacia la media y el interior, según datos recogidos de la prensa de entonces y donde se aprecian jugadores veteranos del Imperio como Totoño, Isidro, Juanito Ojeda, el de Félix, Luis,  Muné, junto a las nuevas generaciones.  Tuvo por entrenadores a Tomás el de Marusa, Mariano Chirivella y, por último, Teófilo Yanat, Folito. Según avanzaban los años hasta 1972,  cuando Juan Antonio veía marcharse a las viejas glorias de los cincuenta y el surgimiento de nuevas generaciones, una  lesión de menisco (muy común en aquellos jugadores de campos de tierra) le obligó a retirarse de las competiciones oficiales.

La historia de Juan Antonio con la U.D. San Nicolás es más larga y no podemos contarla en toda su dimensión; solo enfatizar el gran afecto y compañerismo que inspiraba y promocionaba entre aquellas formaciones que no llegan a conseguir grandes resultados clasificatorios hasta 1973-1974, las nuevas imágenes del fútbol aldeano ya emulsionadas a todo color. De cuyos tantos recuerdos recogemos un testimonio: «En aquel tiempo viajábamos poco antes de empezar el partido para que el equipo no hiciera gastos en comida. Estuvimos viajando en dos Land Rover de Tasarte, de Clemente, muy incómodos, pero era lo que había. Una vez  que fuimos a jugar contra el Estrella C.F. nos llevaron a almorzar en el hostal Londres, en la calle León y Castillo, cerca del Parque San Telmo. Fue todo un acontecimiento. Recuerdo ese partido, el campo era de tierra, pero muy bien mantenido. Llevábamos el partido muy bien, yo jugaba de central, y salí al corte de un balón franco para mí, pero en esto que Arbelo se llevó el balón con la mano y marcó el gol. Lo vio todo el mundo menos el árbitro. Y perdimos el partido».

En Las Palmas de Gran Canaria nuestro personaje continúa vinculado al deporte, tanto como profesor de Educación Física de la Segunda Etapa de la Enseñanza General Básica, donde además enseñaba fútbol, tenis de mesa, y ajedrez en distintas épocas en la Escuela de Deportes, principalmente en el Colegio Isabel la Católica, participando con sus alumnos en campeonatos escolares, como en clubes y asociaciones de lo que nos cuenta que «en el Club La Amistad participé en el equipo de tenis de mesa (ping pong), jugando en la máxima categoría regional. En fútbol sala también jugó en la máxima categoría regional enfrentándose a  equipos como el Sumarsa, con Trona y Melián, exjugadores de la UD Las Palmas y el Palillo, jugador que llegó a internacional vistiendo la camiseta española. Finalmente, el Sumarsa quedó campeón ascendiendo a Primera División Nacional. Posteriormente me dediqué a  jugar al tenis en los clubes Tarahal y Tamarasit. También me hice árbitro de fútbol y de tenis, aunque participé más en esta última modalidad deportiva».

antonio_04_reducantonio_05_reduc

antonio_06_reducantonio_07_reduc

Cuatro formaciones de la UD San Nicolás de 1965 a 1967: (1) La primera es de agosto de 1965 cuando debuta Juan Antonio. En las siguientes (2, 3 y 4) lo vemos en las posiciones de extremo, interior y portero, las tres primeras (1, 2 y 3) con viejas glorias de los cincuenta y la última (4) con las nuevas generaciones de finales de los sesenta.


Reconocida labor docente en Las Palmas

La carrera docente de Juan Antonio Quintana comienza el 28 de octubre de 1967 cuando es nombrado como maestro sustituto de una escuela pública de Firgas. Luego obtuvo nombramiento en el Colegio 29 de Abril de Schamann, con varios compañeros de La Aldea, como Joaquín Rodríguez (Quico el de don Federico), José Antonio Rodríguez (Quevedo),  Sixto León y otros de la zona norte, de Agaete, Gáldar, Guía y Arucas. Pasó por escuelas unitarias como la de Ojos de Garza (Telde), los colegios públicos de Vecindario, La Goleta (Arucas), Ramírez Bethencourt de Las Rehoyas, el Castilla de San Cristóbal, Vascongadas de Tenoya. Después de no haberse convocado concurso oposición, durante cinco años, se celebran en 1974, obteniendo plaza de funcionario de la carrera docente, posteriormente se especializó para la segunda etapa, pasa por el Colegio Isabel La Católica de Escaleritas, donde ejerce como Profesor de Educación Física y Ciencias; posteriormente  en el Buenavista 2 de Escaleritas, como profesor de Inglés y Lengua Española.

Son los años en que Juan Antonio, como ya indicamos, desarrolla junto a la docencia pública otras actividades y estudios complementarios que siempre lleva al aula, experimentando métodos nuevos y activos que aparte la experiencia le dan personalmente entre sus compañeros un reconocido prestigio profesional.

Una enfermedad en 1992  le obliga a ingresar repetidamente en centros hospitalarios e incluso es llevado a la Península, a la Clínica Universitaria de Navarra y dos veces a la Clínica Oftalmológica del Dr. Barraquer donde es operado en 1993, por lo que permanece de baja por enfermedad durante algún tiempo.

Repuesto plenamente vuelve a las aulas del C.P Buenavista 2 y luego solicita traslado al Instituto de Educación Secundaria La Minilla, donde imparte al alumnado del primer ciclo las áreas de Lengua Española e Inglés hasta su jubilación en 2004 por continuas recaídas.

Nuevos paisajes nuevos tiempos

En el año 2005 Juan Antonio Quintana  se marcha a vivir lejos de Canarias, a la región de la Auracanía, donde inicia una nueva vida sin abandonar la actividad cultural. Allí ha conformado otra familia y lo han recibido con los brazos abiertos en un paisaje montañoso como el de su Aldea donde predominan los volcanes nevados, los lagos incrustados en la Cordillera de los Andes, muy cerca de la frontera con Argentina; paisajes del exuberante y espléndido bosque chileno, con una variedad de árboles nativos, algunos de ellos milenarios como los alerces y  araucarias. Vive entre  la ciudad de Villarrica y la de Pucón, uno de los más importantes centros turísticos de Chile, latitud 39.28; longitud 72.23, gracias al volcán y al lago del mismo nombre que atraen a los visitantes, para practicar deportes de nieve en las pistas que se encuentran en el volcán y los náuticos en el lago. Pero qué diferencia climática la de una zona continental, fría en invierno, con intensas lluvias. Los mejores meses para visitar esta zona son los meses de diciembre a marzo, que corresponden al verano; a partir de ese mes empiezan los intensos fríos y las lluvias, muchas veces torrenciales, y donde puede estar lloviendo durante dos o tres semanas. Vive de forma tranquila y placentera cuidando y cultivando las plantas y árboles nativos de su jardín, escribe pequeños ensayos y prosa poética. Gestiona el blog "La Aldea de Juan Antonio" donde  trata de llevar al mundo el sentir de un aldeano que expresa su amor a su tierra por medio de cuentos, anécdotas y poemas; así como dar a conocer a gentes de nuestra tierra. El dice:

«El incierto sino me llevó a zona muy lejana/ donde el bosque,

el volcán y el grandioso lago/ me acarician y me hacen recordar mi

tierra aldeana/  y quedaron en mi alma sus montañas, su playa y su canto».

 

«Pido a Dios que algún día su tierra vuelva a besar/ que me

entierren muy cerca de la montaña/ debajo de aquel ciruelo donde

mi padre está/ y nos llegue la brisa del mar que a mi pueblo baña».

Lo mismo en el blog "Nuevos Horizontes"[1] por medio de haikus y poemas. Tiene además otro blog "Gran Canaria, continente en miniatura", donde da a conocer nuestras Islas Canarias en todos sus aspectos, políticos, literarios, sociales, deportivos.

También tuvo un programa de radio en el que se incluía literatura, ecología y turismo,  con el fin de promocionar estos aspectos de la vida de la zona.

Nos dice para Infonortedigital que  es «amante de la literatura, especialmente la poesía, y de nuestro planeta Azul, al que escribo con verdadera pasión. Me encanta viajar y conocer otros paisajes y culturas», porque sabemos que se ha recorrido mil mundos donde se ha encontrado con mil  paisajes espectaculares.

En sus trabajos, que podemos encontrar en esas páginas web, vemos  prosa, poemas, reflexiones y ensayos, con algún canto a su pueblo, historia de su niñez con alegría y buen humor.

Nuevos paisajes para nuevos tiempos de Juan Antonio Quintana Hernández en ese periplo de su vida de La Aldea a Las Palmas de Gran Canaria y de aquí a la Araucania, en Chile. Con ello Infonortedigital.com quiere hacer llegar a sus lectores las experiencias de la vida de gente de nuestra comarca que ha volado a otros mundos y que allí no nos olvidan como Juan Antonio Quintana, a quien sus compañeros mayores del deporte del fútbol  lo recuerdan  como un jugador generoso en el pase, buena visión de la jugada y defensa con anticipación y contundencia. Otros más jóvenes que él como Rafael Ramos, Fafi, lo ven como «un maestro del fútbol» o sus compañeros de estudios, como señala Francisco Suárez, lo consideran «excelente persona, fiel amigo y de gran preparación intelectual». Mejor no hemos podido elegir para esta serie de Infonortedigital.com al emigrante de turno.

 


Actualizado el Viernes, 04 Febrero 2011 20:14

3 comentarios

  • Teresa
    Teresa Martes, 04 Marzo 2014 21:14 Enlace al Comentario

    Que pena no haberlo conocido,pues por la fecha yo era una pitufa pequeña,aunque ahora no soy muy grande que digamos.Pero por la información somos de la misma sangre.QUE LE VAYA A USTED Y A LOS SUYOS MUY BONITO.

  • Consoacosta
    Consoacosta Jueves, 03 Febrero 2011 19:59 Enlace al Comentario

    Un detallazo por parte de la persona que ha escrito el pequeño resumen de la vida, comenzando por sus antepasados y continuando por la suya, hasta el momento actual. Juan Antonio, estás en nuestros corazones un fuerte abrazo para él de una amiga Canaria. Conso

  • yaiza152000
    yaiza152000 Jueves, 03 Febrero 2011 19:29 Enlace al Comentario

    Muchas gracias al autor de este detallado escrito sobre mi querido y adorado hermano Juan Antonio Quintana Hdez.También hago extensivas las gracias a Infonortedigital por publicarlo.
    Un saludo

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento