Menu

Desde Chile a La Aldea: el regreso a casa de Saulo, un joven norteño por el mundo

saulorodriguez09Las vivencias de los Norteños por El Mundo, nos siguen dejando historias de vecinos de esta comarca, jóvenes y no tan jóvenes, que un día hicieron las maletas, dejaron familia y amigos, y se lanzaron a la aventura de la vida, lejos de los suyos, en países muchas veces soñados.

Entre estas historias nos encontramos con la de Saulo Rodríguez García, un joven aldeano que en el 2012, salió del pueblo querido con rumbo a Chile.

Saulo cursaba estudios de Historia del Arte en la UNED. Le iba bien pero sabía que le faltaba algo, algún aliciente ya que se encontraba estancado. Mirando por Internet, encontró la opción de poder viajar a Sudamérica, concretamente a Chile, donde podía estudiar arte precolombino en una universidad de dicho país.

saulorodriguez01La decisión no fue fácil. Lo pensó muy bien antes de dar el paso, ya que aunque anteriormente había pasado un tiempo en Italia, lo de Chile quedaba más lejos, había que cruzar el Charco, y tenía que tener las cosas muy claras para embarcarse en esta nueva aventura vital.

Ayudó el que un amigo de Las Palmas le diera la dirección de una página en la que podía conocer a gente de otros países, y se arriesgó. A través de esta página conoció a dos personas con las que estuvo hablando durante casi un año, preguntando cómo era la vida en Chile. Le dijeron que el país estaba muy bien y que había mucho trabajo, por lo que la perspectiva de tener un futuro laboral aunque fuera lejos del pueblo natal, le decidió a emprender el largo viaje.

saulorodriguez08Saulo hizo la maleta, y el uno de octubre de 2012, a la una de la madrugada, llegó a Santiago de Chile. Salió de Gran Canaria el 28 de septiembre, pasando por Barcelona, y luego a Madrid con destino a Lima, y desde la capital peruana a Santiago, con casi tres días de viaje a las espaldas.

Desde la capital chilena se fue al sur, a la ciudad de Talca, donde supuestamente estaba la universidad en la que iba a estudiar y a trabajar.

La ciudad de Talca es la capital de la VII región del Maule, una de las dos regiones más afectadas por el terremoto y tsunami que afectó a Chile en Febrero de 2010 y en el que murieron más de 500 personas y más de 2 millones de damnificados, por lo que los principios no fueron fáciles, aunque Saulo estaba mentalizado para que las cosas no funcionaran desde un primer momento.

saulorodriguez02Se encontró con que había problemas para cursar los estudios de arte precolombino, por lo que tenía dos opciones, regresar a casa y perder un año de estudios sin poder trabajar, o quedarse, luchar y salir adelante.

Eligió lo segundo, y después de un tiempo en Talca se fue a Santiago donde estuvo un mes, ya que la ciudad no le gustó. Regresó a Talca, ciudad a la que le había cogido cariño, y encontró trabajo como promotor y vendedor de una empresa de bicicletas y productos deportivos, llamada Oxford.

saulorodriguez03Cuando se le terminó el contrato encontró otro trabajo en una empresa llamada Soprole. En Talca conoció gente que siempre llevará en el corazón, por su humanidad, su humildad y el cariño que le dieron. Después le llegó la oportunidad de irse al norte de Chile, y no la desaprovechó, trasladándose a Copiapó, que está en la III región de Atacama y que también es una ciudad marcada por la tragedia, ya que en el 2010, 33 mineros quedaron atrapados en la mina San José.

El paisaje era totalmente diferente al que se encontró en Talca, que era más verde con un clima muy lluvioso y extremadamente frío. En la nueva ciudad que lo acogió, el clima es muy desértico, seco, con prácticamente nada de lluvia y mucho calor en el día y mucho frío de noche. De hecho, se extiende el desierto de Atacama, considerado el desierto más árido del mundo.

saulorodriguez05En esta ciudad conoció también a muchísima gente y a la que considera su familia chilena. En Copiapó los inicios tampoco fueron fáciles. Comenzó trabajando en una Heladería, pero solo fueron unos días, como para ir viviendo.

Después encontró un trabajo que era por turnos de 7 días, en el que estuvo unos meses. Más adelante trabajó un una cafetería que se llama el Arábico, en la que conoció a mucha gente e hizo amigos, y por último, y donde mejor ha estado ha sido de camarero en un resto­pub que se llama la Chingana. Es una casa colonial, decorada con motivos tradicionales chilenos, muy bonita, de hecho mucha gente entraba solo a verla y a sacarse fotos y se quedaban consumiendo y los viernes y los sábados por la noche había música en directo.

saulorodriguez06Fue en este pub donde trató con muchísima gente y donde se empapó de la cultura chilena y de Sudamérica, tanto por la decoración y música que había, como por la gente que llegaba, por lo que recomienda que si alguien va a Copiapó, no deje de visitar el resto­pub La Chingana.

Para Saulo, esta experiencia ha sido inolvidable ya que se sentía muy a gusto y sobre todo formó una familia con sus compañeros de trabajo.El tiempo libre que le dejaba su trabajo como camarero lo dedicó a estudiar la arquitectura y el patrimonio artístico de Chile en general y de Copiapó en particular. De hecho tuvo una oportunidad para trabajar en la Casa de la Cultura de Copiapó y fui varias veces, se entrevistó con la encargada de Patrimonio que estaba muy interesada en contratarle, pero al final, la negociación no llegó a buen puerto, ya que como ella misma dijo: "aquí el patrimonio artístico se valora muy poco y no tenemos el apoyo de las instituciones".

saulorodriguez04Saulo se muestra muy agradecido por toda la gente que ha conocido en su aventura chilena. Agradecimiento para la gente de Talca, de Santiago y de Copiapó, porque de todos, aunque no lo crean, y no le importa si ha compartido más o menos con ellos o si los ha visto solo una vez o muchas, se lleva un poquito y cada uno ha contribuido a enriquecerlo más en lo personal y en lo humano, por lo que espera que ellos tampoco se olviden de él.

Saulo se emociona al recordar la fiesta de despedida que le brindaron y no olvida a su familia chilena, sobre todo a Betzabeth y a la señora Luisa, y a todos los amigos y amigas de Talca, Santiago y Copiapó.

De Chile, Saulo se trae una maleta llena de experiencia, enriquecida con el intercambio cultural, y repleta de satisfacción por saber salir adelante en tiempos duros.

Saulo se prepara para regresar a casa, regresar a La Aldea siempre recordada. Un regreso que hará con calma, extendiendo el viaje en el tiempo, ya que pasará unos días en Perú.

Toma el regreso a La Aldea, como una parada para repostar, ya que está seguro de que le esperan nuevos retos fuera de las fronteras natales, llevando siempre sus raíces en el corazón.

Saulo regresa con una promesa que se ha hecho a sí mismo, la de volver a Chile y seguir recorriendo Sudamérica, para seguir creciendo como persona, gracias a las experiencias compartidas con los desconocidos que se hacen amigos en el camino .

Actualizado el Miércoles, 12 Abril 2017 19:15

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento