Menu

Alergias políticas de primavera

juanantoniosanchez4189Puede, tan solo aparentemente, parece ser que presuntamente uno de los partidos que se quedó con votantes del aún en reconstrucción Partido Socialista Obrero Español, PSOE, se dan por descontentos ante la mala imagen estatutaria que su formación ha estado propiciando en estos últimos tiempos. La formación naranja, la que se benefició del desplome socialista y se abdujo la representación de la socialdemocracia en nuestro país cae de su limbo, no sé si presuntamente aliviada su carga por el desprecio de los populares o por la llegada de nuevos rostros con ideas de hacer resurgir e sus cenizas al partido que durante décadas se alternó en el poder con la derecha española.

Lo cierto es que las cosas Stan cambiando, que los partidos emergentes se desvanecen en sus propios argumentos y pierden fuelle en el ideario electoral, bien por la imprudencia de sus líderes o por el desajuste de sus estructuras la realidad es que progresivamente se deteriora la alternativa elegida por cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas, coincidentes en la confianza de que nos podíamos encontrar con su voto un cambio político en el que la Constitución de 1978 fuese revisada con arreglo a las demandas sociales. El abandono del centro izquierda generalizado por la idea de un radicalismo extremo ha sido fundamental para recurrir a la renuncia de cargos representativos de Ciudadanos, concienciados con una manera diferente de gobernar a la que no han sido capaces de llegar según expectativas propagandísticas comprometidas con el electorado.

Tal vez por eso, presuntamente, nos encontremos en su día con representantes de Ciudadanos al lado del PSOE, incluso algún que otro mal tratado de Podemos esté pensando en dar un vuelco a su extremismo y convertirse de pronto en un aliado del o la futura Secretario General de la que promete convertirse en una digna, verdadera y auténtica “formación del centro izquierda socialdemócrata” en España de armas tomar.

O quizás, probablemente, estemos a las puertas de un ultimátum popular derivado de la poca costumbre que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene de dominar el Parlamento, falto de apoyos y con algún que otro disgusto derogando sus leyes a nadie le extrañaría que esté señor ordenase la disolución de las Cortes para comenzar una nueva campaña, con la sola idea en su cabeza de conseguir la mayoría absoluta. Pero también es posible, como no podía ser menos, que los ciudadanos y ciudadanas se desviasen del rumbo del PP y se asignasen votos antes perdidos a las filas del PSOE, o a las de Podemos, en definitiva, que lo de amenazar a la representación política de esa parte de la sociedad nada contenta, pueda ser la amenaza de perder lo que ahora tienen derivado del miedo que la ciudadanía tuvo durante un año sin gobierno, sin saber más de las intenciones de unos y otros que la de la formación morada por hundir a la naranja de Ciudadanos, con una mirada hacía el PSOE que se hundía en el fango y una parte de esa sociedad incomoda con la situación de indefensión a la que fue sometida durante todo el ejercicio pasado.

Sea probable, seguro, tal vez, o por casualidad, las cosas pintan oscuras en la política nacional, los imputados por corrupción salvan los muebles y la ciudadanía observa desanimada que el empleo no repunta, las cuentas no cuadran y el sin sabor de la falta de recursos comienza a ser insoportable.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento