Menu

Repaso por la conciencia política y social

juanantoniosanchez4189La aceleración de la sociedad nos está convirtiendo en plenos autodidactas del presente, especulamos con todo aquello que se nos pone por delante e incluso en ocasiones, nos creemos trascendentales para el porvenir del figureo. Y es hasta cierto punto correcto pensar de esa manera, no exento del peligro por sentirnos indispensables, la certeza de aportar cada cual lo que mejor le disponga su cabeza es dignad e admiración por parte del colectivo social al que pertenecemos por naturaleza.

Lo que no podemos pensar es que con un simple repaso a los problemas que la sociedad sufre como consecuencia de una crisis económica depresiva y feroz, nos otorgue alguna aspiración inmediata que pudiera satisfacernos o nos lleve a conclusiones aceleradas sobre posibles soluciones que sean las más adecuadas para el resurgir en la calidad de vida pasada o el bienestar social vivido antes de la llegada de esta situación de precariedad que ha sumergido múltiples aspiraciones de progreso social evidentes.

Comenzar por el atraso político por ejemplo, el que demuestra la necesidad de un aire nuevo en nuestra manera de ver la política representativa reinante en nuestro país, de catalogar a nuestros políticos como se merecen y para lo que fueron designados por la ciudadanía, comprometidos con el bien del pueblo y forjando liderazgos transparentes, alejados de cualquier tipo de corrupción abastecida por la inmunidad de las normas; tratar de dispensar una mínima rebeldía para con lo que prometen y después, si no son los elegidos, malogran cualquier semejanza del candidato ganador por puro proceder autómata a sus intereses personales y partidistas. Empezar a revolucionar nuestra política es la base esencial de las buenas prácticas en una sociedad democrática como la nuestra, aparentar lo que no se es por pura iniciativa ideológica solo demuestra una falta de seriedad política abrumadora y na honestidad en claro receso; lo impoluto en política es complicado pero la suciedad de unas manos mancadas con dinero ajeno sobrepasa los límites de la decencia para encuadrare en un delito social del que deben salir cuanto antes dando ejemplo de lealtad política. Por ello, el asociacionismo política con la ciudadanía es el principal objetivo al que tendremos que aspirar si queremos salir lo menos dañado posibles de esta situación de incertidumbre.

Si el ciudadano o ciudadana actual tuviese una concepción equitativa del significado político social enmarcada dentro de una definición utópica, posiblemente entendería a la perfección la poca estima que esta tiene sobre ella, apenas lo que dura un mitin calibrado o una ojeada a un cartel electoral ubicado en las primeras calles de cada municipio. El fin es el objetivo no la causa, el dato de que tras una campaña democrática para designar cargos públicos posea tan sólo un pequeño margen de esperanza en cubrir algunas de sus promesas, es la fuente en la que beben los diferentes candidatos propuestos para saciar su sed de protagonismo. Posiblemente esto sea un leve manifiesto de que las cosas deben cambiar o seguiremos cayendo en la vorágine del error continuado en dar nuestra confianza a quien menos se la merece, dejando a los que figuran en los carteles de atrás en el ostracismo del poder ajeno y apartados de la causa con la que puedan atraer algunas dosis de prosperidad sobre las ruinas sociales del Estado.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento