Menu

Psicografías. Volver a clase

santiagogilFoto María Álamo QuintanaNunca dejamos de aprender. Quien se niegue a ver una flor nueva en el jardín por el que pasa a diario se está perdiendo el milagro de la naturaleza, la aparición de lo bello donde anidó la paciencia, el tiempo, el agua, el sol y la insistencia en seguir brotando, en querer nacer después del frío invernal o de la canícula del verano. Lo bello no aparece casi nunca de la nada: hay que aprender a mirar primero, a tener esa paciencia, a insistir, a darle oportunidades a la vida y al tiempo, aun cuando a veces parezca que se nos cierran todas las puertas.

Nunca es tarde para llegar a ninguna parte si estamos vivos. Siempre hay tiempo para cambiar y para seguir reinventándonos. Precisamente cuanto más aprendes, más asumes la condición transitoria de la existencia. Siempre ha sido así, y siempre ha habido que buscar nuevas respuestas cuando parecía que habíamos llegado a alguna meta, cuando nos cambian las cartas de la partida, cuando todo comienza de nuevo y solo nos queda lo que aprendimos, lo que vivimos y lo que miramos con detenimiento mientras paseábamos por las calles, esa flor que casi nunca vemos entre las prisas y ese ruido cotidiano que nos aleja tantas veces de lo que realmente es importante.

Estos días vemos a los niños en sus primeras semanas de colegio, y también vemos llegar por vez primera a muchos estudiantes a las universidades. A estas alturas yo solo creo en la educación y en la constancia de la enseñanza, pero no solo en la educación que nos dieron a nosotros. Me quedo, claro, con lo mejor de aquellos años, con profesores que cambiaron mi existencia y con el aprendizaje del esfuerzo, y también con el valor de la cultura. Pero estos nuevos tiempos requieren una apuesta por lo humano y por unas enseñanzas acordes a este mundo tan caótico que tenemos. También es necesario, como ya se hace en muchos sistemas de enseñanza, que se valore a cada niño de manera individual, que se descubran y se potencien sus virtudes, que se estimule su creatividad y que su desarrollo no se vea lastrado por no entender las matemáticas, por no ser bueno memorizando o por no manejarse del todo bien con el lenguaje. Se pueden suplir esas dificultades alentando lo que se tiene de bueno y de grandioso, regalando confianza para que luego sea más fácil acceder a lo que no entendemos. Necesitamos niños y niñas que crean en su fuerza creativa y en su capacidad para cambiar lo que tienen delante, que apuesten firmemente por sus sueños y que viajen lejos, todo lo lejos que puedan, aunque ese viaje lo hagan desde el salón de su casa con un libro o admirando el nacimiento de esa flor que cambia el color de la mañana de quien aprende a mirarla. Eternos aprendices, o aprendemos eso, para seguir aprendiendo, o nos convertiremos en estatuas de sal cuando menos nos demos cuenta.

CICLOTIMIAS

Lo que leas también serán tus argumentos cuando menos lo esperes.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento