Menu

Situación excepcional

leonilojulio2017Desde el 1 de octubre hasta hoy, las manifestaciones se han ido sucediendo. El martes lo fue por la actuación policial del domingo. Se pudo observar en los diferentes vídeos que han circulado, cómo la policía se empleó a fondo para incautar urnas. En tal ocasión la manifestación era el remate de un día de paro en una parte importante de Cataluña. Pero no acabarían ahí las manifestaciones. El sábado 7 de octubre, seis días después, se propuso por parte de un hipotético colectivo anónimo, la manifestación en blanco, con un manifiesto bajo la misma denominación. En este día, la convocatoria tuvo alcance estatal. Consistió en reunir a personas vestidas de blanco en algunas localizaciones de todo el territorio, sin otra bandera que no fuese la blanca. Es una apuesta por el diálogo, según han ido contando. A ver qué resulta de ello.

El corolario de manifestaciones, al menos hasta el momento de escribir esta opinión, fue la que llevó hasta Barcelona a un buen número de manifestantes con banderas españolas y catalanas. No solo estaban quienes allí residen, también llegaron de otros lugares de Cataluña, sin olvidar a quienes lo hicieron desde otros lugares del territorio del Estado. En el ánimo de quienes asistieron, de orígenes diversos no solo en lo geográfico sino en lo ideológico, estaba exponer su postura contraria a la independencia. Recobrar la sensatez y la cordura, parece que fue el lema. Visto así, fríamente, resulta bastante reconfortante. Claro, cuando la manifestación avanza se pueden escuchar algunas expresiones distantes de esa cordura y sensatez. No parece que sea muy sensato pedir la prisión del actual presidente de la Generalitat, incluso quien dio uno de los discursos finales les afeó la expresión. No solo fue eso, no repararon en nada, desde correr tras un fotógrafo, a insultar mossos, etc. Toda una demostración de sensatez.

No solo han sido manifestaciones. Si estas traen gente a Cataluña, las maneras de expresarse del empresariado es haciendo todo lo contrario. Dejando el territorio catalán, para lo que quienes se empeñan en hacernos ver que no se va a producir independencia, facilitan las maniobras de cambios en sus sedes sociales. Es cierto, el cambio de sede no supone una retirada de la actividad tal y como se venía dando hasta ahora. Se limita, alguien fue muy gráfico, a buscar una oficina con un teléfono y una persona al frente, en algún punto fuera del territorio catalán.

“¿Si la política no sirve para resolver problemas, para qué sirve la política?”, se preguntaba Milagros Pérez Oliva en una tertulia en una emisora de ámbito estatal. Eso me cuestiono también. Parece que la política, a la luz de los acontecimientos, tiene más de agencia de colocación que de espacio para resolver los problemas que aquejan en cada momento a la sociedad. Quizá esté equivocado, ojalá.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento