Menu

De princesas y príncipes

Carlos Álvarez 2Desde pequeños nos meten en la cabeza la idea que las niñas van de rosa y los niños de azul. En infinidad de cuentos y películas nos ilustran negativamente sobre aspectos a los que debemos darles como “normales” a lo largo de nuestra vida.

Los cuentos de princesas contribuyen a crear estereotipos y van en contra de la igualdad entre hombres y mujeres. Ellas son hermosas y siempre encuentran al príncipe azul. Ser niña y querer convertirse en princesa es casi inevitable. Sin embargo, estos cuentos podrían no ser del todo aconsejables para los niños.

Vamos a pensar por un momento sobre las princesas y protagonistas de los cuentos de hadas que con más frecuencia hemos visto. Todas tan hermosas, tan delgadas y tan perfectas que, ¿por qué no querer ser como ellas?

Hay un libro en el que se habla del denominado «Síndrome de la princesa», un trastorno generado por el impacto “negativo y peligroso” sobre los más pequeños de ciertos cuentos y personajes de ficción. En el libro se asegura que hay películas que contribuyen a transmitir una idea estereotipada de la mujer e impactan negativamente en las jóvenes receptoras de estos contenidos, que pensarán que tan solo si son guapas y visten a la moda lograrán encontrar al ansiado príncipe azul.

Estos cuentos y películas contribuyen a difundir unos valores tremendamente marcados por una sociedad patriarcal lo que, en opinión de los expertos, “influirá de manera decisiva en el comportamiento de nuestros hijos”. Todas son guapas, con una melena larga y cuidada y maravillosamente vestidas. Y todas encuentran a su príncipe azul.

“Jamás verás a una princesa de cuento discapacitada o lesbiana, pues en este mundo imaginado no tiene cabida aquello que es diferente”. El hombre, además, adquiere suma importancia en este entorno de cuento que los niños asumen como correcto. “Él es el salvador, el que transmite seguridad a la mujer, el que la cuida y la protege”.

Los niños aprenden por imitación. Podemos educar en los valores de igualdad en el colegio o en casa, pero la ver este tipo de películas hará que los más pequeños tiendan a pensar que esos estereotipos y comportamientos son normales. Las niñas creerán que tienen que estar siempre guapas, los niños asumirán que deben proteger a la mujer.

Si nos paramos a pensar, gran parte de los contenidos dirigidos al público infantil sigue esta misma pauta: el color rosa o morado de la ropa de las niñas, los juguetes para chicos y para chicas...

El problema no solo está en los cuentos. La publicidad y el marketing no trabajan la igualdad de género sino todo lo contrario, estigmatizan de manera constante. Parece que en algunos casos ya empieza a trabajar en materia de igualdad, una conocida marca de galletas el príncipe dice: “tranquila princesa, yo te salvaré”, después de meditarlo y comer una de sus galletas, la princesa se pone la armadura y toma la espada, respondiendo: “No hace falta príncipe, ya me encargo yo”. Lamentablemente otra conocida marca recordada por todos por: “Bienvenidos a la República independiente de mi casa”, también decía en la publicidad: “Casi no me queda tiempo para nada, con las prisas a las que vamos, ya no comemos como lo hacíamos antes. Ya me he independizado, pero aún tengo dependencia de los tápers y la comida de mamá. ¡Nada como cuando mamá nos prepara la comida a diario!”. A lo que varias asociaciones le respondieron: “Si no os importa, que cocine mamá, papá, la yaya o el tío Paco. Pero no fomentéis el machismo”.

Pienso firmemente que nos queda mucho trabajo en materia de educación, empezando por este servidor, criado viendo esas películas y que en muchas ocasiones y sin darme cuenta realizo algún comentario que al reflexionar me doy cuenta de lo machista que puede resultar.

Una madre el otro día me decía, “nadie nace sabiendo, yo antes no sabía planchar, cocinar ni arreglar la ropa”. Entienden de lo que les hablo, cuando le pedí reflexionar se dio cuenta de que en sus comentarios solo ponía ejemplos que a priori se le exigen a las mujeres.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento