Menu

Relatos al socaire del alisio (VI): Secuencias de una ciudad (y 3)

juanferreraCuando Sonia González del Moral montó la Peluquería “La Intrépida” en la calle San Juan, nunca imaginó lo que al año justo de su inauguración sucedería en su establecimiento.

Aquel fatídico día, Gumersindo del Rosario bajó a los infiernos al mancharse las manos de sangre; de sangre inocente. Andaba María la Beata dándose unas mechas cuando Gumersindo entró como un caballo desbocado en la peluquería:

--Pero, mujer, ¿qué haces aquí si ni siquiera me has preparado la comida? ¿No te tengo dicho que cuando vengas aquí me dejes la comida en la mesa? ¡Ay que ver, mujer, cómo eres! Y eso que yo no soy un hombre al uso: te ayudo en la cocina fregando los domingos; tiendo la ropa y la recojo, los lunes, y aun así, con todo lo que hago, no entiendo cómo no eres capaz de dejarme la comida en su sitio. Mira que te lo tengo dicho: cuando vayas a cá Sonia, arrejunde antes en la casa, porque Sonia te puede enrollar como una persiana y volverte loquita la cabeza. Pero tú, como siempre, no me haces ni puñetero caso. No veo yo que tú pongas de tu parte, mujer. Sí, sí, ya sé que no soy manco, como tú dices, pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Bueno, ahora tendré que aguantar el chorreo del machismo. Sin embargo, los maridos de tus amigas son peores que yo. Al menos yo no te pego; yo no soy así. Soy más comedido y suelo controlar mi natural violento. Por eso he venido hasta aquí, mujer, para que me escuches.

Entonces Gumersindo sacó el naife que en su cintura llevaba y de un golpe certero acabó con la vida de María la Beata. Luego, en la puerta misma del cementerio, a la una y media en punto de la tarde se seccionó la yugular.

No le quedó más remedio a Sonia González que cerrar la peluquería, cambiar de ciudad y empezar de nuevo donde no la conocieran. Todos dicen que ha perdido su natural alegría y que siente auténtico pánico por el color rojo.


Secuencias III

Amanece la ciudad en un domingo primaveral. Las pesadas nubes se abren poco a poco, silenciosas, lentas, y los rayos de sol, aún débiles, delicados y cariñosos, comienzan a iluminar las ilusiones y las emociones de sus habitantes.

Es la ciudad un domingo por la mañana un remanso de paz donde la vida es vida auténtica, donde la visión de su contorno reconforta el espíritu. Y desde esa visión omnisciente y poderosa sentimos la ciudad de nuestra infancia y de nuestra juventud. Y el paso del tiempo nos arrastra a una dulce sensación de paz interior.

Los colores de mi ciudad se van reforzando a medida que el sol, luchando desesperadamente, se abre paso entre las nubes, pesadas y aparentemente cargadas de agua. Y los distintos matices de verde se intensifican o apagan según los espacios iluminados. Y las coloristas azoteas denotan la variedad de los que las habitan, sus deseos, sus aficiones, sus pasiones. Todo un núcleo variopinto, una paleta multicolor que se ofrece a ser plasmada en el lienzo por las manos expertas del pintor.

Las nubes, el cielo azul, las tonalidades de verde, la hierba seca y las flores del camino son el cuadro perfecto que mi ciudad muestra cada día. Siempre igual y siempre distinta. No hay más que asomarse a las montañas cercanas y su visión imperecedera nos atrapa entrañable y seductoramente. Es mi ciudad el espacio de mi vida, el lugar perfecto de mi imperfecta existencia. Es el libro abierto en el que leo la libertad y la esperanza, donde no me derrumbo ante la adversidad, aunque ésta vaya revestida de dolor y desolación.

Arucas es una metáfora viva y una comparación permanente, llena de antítesis y de síntesis. Así es: anegada de coloraciones que la Naturaleza proyecta en el arcoiris surgido después de la lluvia. Cada casa es un libro, una historia llena de personajes reales que viven y aman, y hacen el amor con pasión en las noches sombrías, y luchan...

Y sombras onduladas, como las suaves montañas que la rodean y protegen, dibujan cada día las renovadas ilusiones en su Vega. Es Arucas un libro que nunca se acaba.


(El próximo viernes, 17 de noviembre:
EL LECTOR (1))

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento