Menu

Bajada de la imagen de Santiago Apóstol a Las Palmas por los sucesos de la Guerra de Independencia

Bajada de la imagen de Santiago Apóstol a Las Palmas por los sucesos de la Guerra de Independencia española y los emotivos recibimientos de los pueblos de Arucas y Guía a su regreso a Gáldar.

san_01En no pocas ocasiones y por las más variadas circunstancias, no pudieron los vecinos de Gáldar celebrar la festividad de su Santo Patrono, el Apóstol Santiago, o tuvieron que hacerlo en otra fecha distinta del tradicional 25 de Julio. Bien por vivirse tiempos de asoladoras epidemias, bien por hallarse convocado el pueblo a la defensa de la Isla ante la peligrosa presencia de corsarios o por otras cuestiones bélicas, recuérdese el Alzamiento de 1936, lo cierto es que no siempre gozó Gáldar del fervor y alegría de sus fiestas patronales. Y de todos los históricos contratiempos, acaso sea el más señalado el sucedido en el verano de 1808, que dio lugar a la bajada de la imagen de Santiago a Las Palmas para implorar el auxilio divino con motivo de la guerra contra los franceses.

En aquel entonces, por todos los rincones de la isla, rondaba ya el sol marinero de la mies, el ocio y el sestear apacible. Tiempo de respiro en el quehacer fatigoso de cada día. De la tertulia hogareña y el bullicioso regocijo de los jóvenes en los atardeceres. De fiestas y romerías.

Mas, para el isleño, labriego o de la condición que fuere, no eran bonancibles los vientos en aquel mes de Julio de 1808. Pues cosas de los mismísimos cielos o de este mundo, parecían poner a prueba, una vez más, el duro temple de su espíritu. Como en otras tantas ocasiones. Como a lo largo de tres centenares de años de una existencia que contaba por igual las dichas y desventuras.

Y es que de la España peninsular llegaban a este remoto archipiélago las noticias más desoladoras, sembrando en la población un sentimiento de incapacidad e incertidumbre, el profundo temor a los desconocidos peligros a los que expone siempre una mar abierta a todos los puntos cardinales. Sin embargo, a la par, en cada corazón canario nacía también una tristeza solidaria, un dolor compartido con la suerte de los hombres y pueblos hermanos de la metrópoli, sumidos en amargas tribulaciones por los delirios de gloria de aquel diminuto corso que como un nuevo Atila arrasaba Europa de uno al otro confín.

De tan memorable episodio y con la advertencia de Noticia curiosa, se conserva en el Archivo parroquial, Libro de Mandatos, unas notas alusivas al mismo, escritas por el entonces y diligente Beneficiado don Pedro Acosta y Ponce de León, cuyo texto encabeza la declaración de guerra que en patriótica proclama promulgara la Junta Suprema nacional a raíz de los acontecimientos desencadenados después del dos de Mayo de 1808 que dice:

“ Habiendo la Francia, o más bien su Emperador Napoleón 1º violado con España los pactos más sagrados, arrebatándoles sus Monarcas, obligándolos a abdicaciones y renuncias violentas y nulas, habiendo hecho con la misma violencia dar el Señorío de España, habiendo elegido y declarado para Rey de España a su hermano José Bonaparte, habiendo hecho entrar sus ejércitos en España, apoderándose de sus fortalezas y Capital y expandiéndolos en ella y habiendo cometido con los españoles todo género de asesinatos, de robos y crueldades inauditas; valiéndose para todo ésto no de las armas, sino del engaño, de la ingratitud más enorme a los servicios que la Nación Española le había hecho en la amistad en que estábamos, de la traición, de la perfidia más horrible y habiendo declarado últimamente que va a trastornar la Monarquía y sus leyes fundamentales amenazado con la ruina de Ntra Sta Religión Católica que hemos jurado y conservado los españoles desde el gran Recaredo, le declaró la Guerra la Junta Suprema nacional en nombre de Ntro Rey Fernando 7º y de toda la Nación Española en el Real Palacio del Alcazar de Sevilla a 6 de Junio de 1808.”

san_02Abiertas las hostilidades con la Francia del Águila Imperial y sus entonces invencibles ejércitos, se juntaron en los campos de batalla las naciones libres en lucha contra el tirano invasor, mientras en las islas, como en otras partes, unida estaba su gente en la espera y en el rezo, generosa en las limosnas que para el sostenimiento de las fuerzas nacionales solicitaba el prelado de la diócesis don Manuel Verdugo. Y como en pasadas y críticas circunstancias, los ojos y pensamientos tornáronse a Teror, decidiendo el Cabildo Catedralicio y demás Tribunales traer de nuevo a la Ciudad, en rogativa, la imagen de Ntra Sra del Pino. Este acuerdo movió a que desde la Secretaría episcopal, con fecha doce de Julio, se comunicara al Beneficiado de Gáldar : “ El muy Iltre Cabildo Ecco, a petición del Iltre Ayuntamiento de esta Ysla y con conocimiento de la Real Audiencia, ha dispuesto traer en rogativa a esta Capital a la devota Ymagen de Ntra Sra del Pino el día sábado de la presente semana con motivo de las actuales críticas circunstancias de la España que exigen poner de nuestra parte cuantos recursos nos son dables para alcanzar de Dios Todopoderoso la tranquilidad de la Nación y el felíz éxito de nuestro augusto Soberano el Sr. Don Fernando Séptimo.


En ninguna ocasión es más propia que al presente la concurrencia de la imagen del Apóstol Santiago, Patrón Gral de Ntra España, para que por su intervención pidan también fervorosamente estos naturales al Dios Omnipotente con tan justos objetos. Sé que ese Pueblo lo desea y quiere que la Efigie de dicho Santo Apóstol acompañe en esta ocasión a Ntra Sra del Pino a mi Sta Iglesia y me ha parecido este pensamiento muy loable y que indica los buenos sentimientos de esos naturales en las actuales circunstancias y por lo tanto paso a Ud este oficio a fin de que sepa y lo haga entender a ese vecindario que por mi parte no tengo inconveniente, antes más bien quedo complacido de sus piadosas intenciones, que mi Cabildo piensa del mismo modo y que por consiguiente queda en libertad de ejecutar su proyecto, en cuyo caso me parece lo más cómodo, si el pueblo tuviera a bien llevar al Santo y en efecto se animara y dispusiera su marcha el viernes próximo, se haga noche en Arucas para incorporarse el sábado, en unión con el Santo Tutelar de aquel pueblo, al encuentro de la Ymagen de Ntra Sra, lo que verificará Ud con el mismo aparato y formalidades que acostumbran el Párroco de Arucas, San Lorenzo y Santa Brígida . –Ntro Sr guarde a Ud muchos años—Canaria y Julio 12 de 1808—Manuel Obispo de Canaria.”

san_03

Y así se hizo. Muy de mañana y por primera vez, la imagen ecuestre del Apóstol, con espada y rodela, con su hábito y capa, dejaba la Villa de Gáldar el Viernes , día quince del mencionado mes y año. Fue acompañado por el Clero, Hermandades y numerosos vecinos hasta Arucas y la misma catedral de Santa Ana. Los que se volvieron a sus casas desde bien lejos el camino, vivieron aquel año el desconsuelo de la fiesta principal no celebrada por la ausencia del Santo Patrono.

“ El pueblo de Arucas salió con su Patrón San Juan y todo el aparato posible a recibir a Santiago, le pusieron en su Iglesia con buena cera y el diez y seis entraba en compañía de Ntra Sra del Pino y demás Santos en la Ciudad con mucho regocijo de todos, a hombros de cuatro oficiales del Batallón, sin oírse en toda la procesión sino voces de Viva Santiago y muera el pérfido Napoleón, tirando los sombreros al aire con muestras de mucho júbilo y confianza en la protección del Señor Santiago. Terminada la misma fue colocado en la Catedral junto a Ntra Sra, en el lado del Evangelio”.

Como a la entrada de la Procesión se negó el Cura de Teror a dar al Beneficiado de Gáldar el primer lugar que le tocaba por derecho y por la Sinodal del Obispado en concurrencia con los Curas admovibles, fue preciso representantes ante su Ilustrísima para que tuviera a bien declarar el puesto que debía el Beneficiado tomar en la procesión cuando se restituyan las imágenes a sus iglesias, se decretó el siguiente auto:

“ En Canaria a tres de Septiembre de mil ochocientos ocho: El Itmo Sr D. Manuel Verdugo, del Consejo de S M, Obispo de estas Islas de mi Señor, en vista de la representación que antecede y legítimos títulos con que se queja el Ve Beneficiado de la Parroquia de Gáldar, de no habérsele dado en la concurrencia y traída de Ntra Sra del Pino a esta Catedral la preferencia que le corresponde por derecho y por las Synodales de este Obispado y teniendo en consideración las disputas que sobre el mismo particular se dice haber habido en otros tiempos entre los Venerables Curas de Teror, La Vega, Arucas y San Lorenzo, que son los únicos que hasta esta última venida de Ntra Sra habían concurrido, fundado el primero en que la procesión era suya porque sale de su Parroquia y los otros en la antigüedad de su Iglesia o territorio por donde pasa:

Digo que deseando cortar todo motivo de discusión para que no se vuelvan a suscitar las disputas antiguas y por la estrechez del tiempo que no da lugar a oír aunque fuese instructivamente a los interesados, debía declarar desde luego y declara que el Beneficiado de Gáldar debe presidir a los otros cuatro Párrocos en la ala que forma en medio de los Sres Deán y Cabildo, tomando dicho Ve Beneficiado o quien lleve la Capa de su Beneficio el centro, así como la Cruz del propio Beneficio presidió en la venida a todas las demás Parroquias y lo harán en la Procesión para su regreso hasta el descanso de la Ermita de San Nicolás, por no pasarse hasta allí por territorio de ninguno de dichos cinco Párrocos ni ser procesión de ellos sino de los Sres Deán y Cabildo que la autoriza y preside y no debe por lo tanto gobernar otra regla para la preferencia de dichos Párrocos que la calidad y antigüedad de su Parroquia. Pero en llegando la procesión al descanso citado, se entre el Beneficiado de Gáldar con la Efigie de su Santo Patrono en la Ermita de San Nicolás en donde se mantendrá hasta dar lugar a que pase la imagen de Ntra Sra del Pino y Santos que la acompañan y se haya adelantado la Procesión en términos que nunca pueda alcanzarla dicho Beneficiado de Gáldar y que entonces cubierta la Efigie del Santo y sin capa ni cruz ni forma alguna de procesión la lleve a su Parroquia y que por el presente Secretario de Cámara se pase oficio a los Párrocos susodichos con inserción de dicha presentación y de este auto para que teniéndolo entendido se guarde y cumpla cada uno por su parte, observando en lo demás la costumbre que ha regido cuando han concurrido los cuatro Párrocos solos. Así lo proveyó S. I. el Obispo mi Sor que firmo y doy fe: Manuel Obispo de Canaria. Por mandato de S.I el Obispo mi Sr – Licenciado Santiago Berdugo, Secretario – 4 de Septiembre de 1808.”


 

Se regresaba como había dispuesto el Obispo cuando en las cercanías de Tenoya, el pueblo de Arucas, “ que a la bajada no tuvo tiempo de manifestar su generosidad con los galdenses por haber entrado la imagen de Santiago sin aviso, a las dos de la tarde, despedida la Virgen del Pino y porque sabían que les esperaban en Guía, aguardó la llegada de los de Gáldar y les instaron a hacer el regreso pasando de nuevo por Arucas, donde entró Santiago junto con San Juan, siendo recibidos con singular aparato de muchos fuegos y enramadas, muy bien aderezada la iglesia y con buena cera. Tuvo su Tercia y Letanía, cantada por la noche y al otro día, una solemne función procesión acompañada por una ingente multitud que asistió a las mismas.”

Si fervorosos fueron los actos religiosos que dispusieron clero y autoridades en honor del Patrón de las Españas, “ conmovedora fue la desbordada hospitalidad de los aruquenses con sus circunstanciales visitantes, repartidos entre aquellos sujetos que les convidaban a cual primero había de llevárselos, con buenas mesas para toda la gente y sin que nadie ganase en este menester al Señor Canónigo Armas y el Señor Cura su sobrino”. Fueron, sin duda alguna, inolvidables estas horas de amistosa convivencia que dejaron para siempre a la Gáldar de los guanartemes y de Santiago, en eterna deuda con el noble y hospitalario pueblo de Arucas.

“ El Pueblo de Guía, cuando supo que el Santo Apóstol se había de restituir a su Iglesia el día 27 de Septiembre, escribió por medio de su Alcalde a las autoridades de Gáldar manifestando su ardiente deseo de recibir al Señor Santiago a la vuelta de la Ciudad y testimoniarle su devoción. Se le respondió que estábamos pronto a corresponder a sus deseos y en esta virtud el día veintiocho, a las dos de la tarde entró Santiago en aquella Villa donde fue recibido con la mayor pompa y aparato.
san_06Estaba prevenida la ermita de San Sebastián para que se entraran y esperaran en ella al Beneficiado, Clero, Comunidad de San Francisco y Hermandades del Santísimo y demás, con todo el pueblo y gentes de Gáldar y de los campos que habían concurrido a esta función que fue muy lucida, con una enramada desde las Garzas hasta la Iglesia, con varios arcos muy aseados con palmas labradas y otros adornos, muchos fuegos de variadas invención, costeados por el Sr. D. Gaspar Montesdeoca, quien promovió esta función y que animó a los vecinos a esmerarse. Adornó la Iglesia con muy buena cera, sitial y demás aparatos, así como ensayó una contradanza de doce turcos costosamente vestidos que bailaron delante del Santo en la procesión, en varias pausas, en la Iglesia y por la noche en la plaza que estaba bien iluminada con particular fábrica de faroletas y estrellas para la Torre, con muchos y buenos fuegos.

Al día siguiente se le hizo al Santo una función completa. Predicó en ella el Rvdo Padre Predicador General fray Francisco Montesdeoca con mucha edificación de todos y con muchos elogios de los inteligentes; se hizo la procesión con Santiago por el pueblo después de la misa a la que concurrió la Tropa como lo había hecho el día anterior a la entrada del Santo y lo hizo este día por la tarde hasta la Iglesia de Gáldar.

El veintinueve por la tarde fue el Beneficiado y Clero de Gáldar con las Hermandades completas y demás pueblo a traer su Santo Patrono. Se formaron en ceremonia en la boca de La Vega y salieron a recibirles de Guía hasta el barranco el Beneficiado, Clero, Hermandades y Caballería, tratándoles con mucha urbanidad y dándoles la derecha y primeros puestos, así en la calle como en la Iglesia. El Beneficiado de Gáldar hizo las Vísperas que se cantaron muy solemnes e inmediatamente la procesión del Santo Patrono a Gáldar en la misma forma que nos recibieron. De allí retrocedieron a su iglesia y siguieron acompañando hasta Gáldar, la Tropa, el pueblo fuera de los que se adelantaron y otras personas delicadas que vinieron a caballo por Tarazona y la danza de los doce turcos.

No cedieron en las demostraciones de júbilo y aseo en la calle e Iglesia al recibimiento de su Patrono los vecinos de Gáldar a los demás pueblos. Trataron con urbanidad y franqueza a los huéspedes y a los de la danza, se alegraron bien aquella noche y el Santo quedó en su Novena para concluirla con la función que no se había hecho aún por estar fuera.

Entre tanto se han tenido noticias muy favorables de España. Han hecho los Españoles milagros de valor, han ganado todas las batallas que han dado a los Franceses con mucha ventaja, con muy poca pérdida de los nuestros y con mucha matanza de ellos, de suerte que algunas han parecido milagrosas, aunque aún no están del todo evacuados de la Península, pero los tienen atacados p, que también or todas partes y ya echados de Portugal con el auxilio de los Ingleses, que también a nosotros nos han ayudado con muchas armas, dinero y gente, para lo que se han hecho acciones de gracias y cantos de el Te Deum en la Catedral y demás Iglesias y sigue la rogativa para el feliz éxito de nuestras armas y para nuestros cautivos Soberanos.

 Me ha parecido útil dejar esta noticia a los venideros tiempos porque jamás se pudo pensar llegara el caso de ver lo que hemos visto.-Gáldar y Octubre 4 de 1808-Pedro Acosta Ponce.”

Ciento noventa y seis años han transcurrido desde entonces. Y ante el emotivo e histórico gesto de los pueblos de Arucas y Guía, pensamos hoy que Gáldar sigue estando en deuda con ellos. ¿ No sería buena la fecha del 25 de Julio de 2008 para saldarla, llevando en procesión por nuestras calles las santas imágenes de Santiago, San Juan y Ntra Sra de Guía?..Largo tiempo por delante hay. Solo sería preciso buena voluntad y entendimiento entre las respectivas autoridades y parroquias.

Puedes descargar el artículo completo en formato PDF aquí

Sebastián Monzón Suárez

Actualizado el Domingo, 24 Octubre 2010 20:08

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento