Menu

Los negros de Tunte.

Los negros de Tunte.

neg_01¿Dónde están los descendientes de los esclavos negros que vivían en Canarias en el siglo XVI?

Con la introducción de la caña de azúcar, una vez conquistada la Isla, las necesidades de mano de obra favoreció la llegada de esclavos al Archipiélago. Las cabalgadas o razzias al cercano Sahara permitió la captura de numerosos moriscos; como represalia por esas acciones, las islas sufrieron el ataque de piratas musulmanes.

 

Del área subsahariana, con el floreciente comercio de esclavos negros, los ingenios azucareros se alimentaban de esa mano de obra, sobre todo para las labores de carga, quedando las labores especializadas para los inmigrantes de origen lusitano.

En barcos negreros, tratados como animales, eran llevados los esclavos a América. Con la crisis de la caña de azúcar, muchos esclavos existentes en Canarias fueron vendidos en el continente americano. La poca presencia de negros o mulatos en la población canaria actual se debe a ese comercio de final del siglo XVI.


Al contrario de lo que ocurre en el Caribe o Brasil, la huella de los negros apenas es perceptible en la población canaria. ¿Dónde están los descendientes de los esclavos negros que existían en Canarias?. Esa es una gran pregunta que intentaremos contestar.

neg_02

Negro bozal capturado en el África Subsahariana para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar en Canarias

Por razones económicas, las crisis del ciclo azucarero y la necesidad de menor número de trabajadores para los cuidados de las parras y los cereales, productos agrícolas que sustituyeron, con el ciclo del vino, las exportaciones de pan de azúcar y otros derivados. En los últimos años del siglo XVI (Archivo de Simanca. Fondo de Hacienda) se aprecian numerosas autorizaciones para vender y exportar a América la mano de obra esclava existente en las Islas. Esa puede ser la solución a la pregunta formulada: Fueron vendidos en los mercados florecientes de Las Indias, con el auge de la actividad azucarera en la zona, firmes competidores de la producción canaria.

La comunidad subsahariana de Las Tirajanas, "los negros de Tunte", mantienen viva la huella de la esclavitud en nuestro pasado histórico. Una minoría de esa población, una vez adquirida la libertad (libertos), se fueron a vivir a la comarca en estudio. La documentación primaria, escrita en el momento de los hechos históricos, y la toponimia nos ayuda a interpretar esta cuestión.


 

En barcos negreros, tratados como animales, eran llevados los esclavos a América. Con la crisis de la caña de azúcar, muchos esclavos existentes en Canarias fueron vendidos en el continente americano. La poca presencia de negros o mulatos en la población canaria actual se debe a ese comercio de final del siglo XVI.

La toponimia que pervive en los distintos lugares de Tirajana, al igual que otras zonas de las Islas, nos señalan con gran exactitud, equiparable a un GPS moderno, la existencia en ese sitio de población negra o morisca. Cerca de Rosiana y Taidia están Los Moriscos. Por encima del Sequero de Tunte está el Barranco del Negro. Todo ello es fiel reflejo de lo que estamos estudiando.

En el año de 1605, la familia de negros libertos constituida por Antón Pérez Cabeza y su mujer Juana García, vecinos del Señorío de Agüimes, por la compra de terrenos efectuada, se trasladaron al Barranco de Tirajana. Con ese mismo nombre y apellido, Antón Pérez Cabeza, existió en el siglo XVI uno de los propietarios del ingenio azucarero de Aguatona o Agüimes, que el año de 1534 compro una esclava negra, de nombre Catalina, a Alonso de Alcalá y Francisco Galiano*. No podemos descartar que el negro Antón sea descendiente de los esclavos del antes mencionado, que al ser adquirido, o nacer en cautividad y bautizado adquiría el nombre de su padrino de bautismo o propietario.

"Sepan cuantos esta carta vieren como yo, Marcos de león, regidor de esta isla y vecino de esta ciudad de Telde, que es en esta isla de Gran Canaria, otorgo y conozco por la presente carta por mí y en nombre de herederos y sucesores y para quien de vos a vuestros herederos y sucesores y para quien de vos o de ellos diere causa, tribulación y recurso, es a saber, que todas las tierras limpias de pan sembrar y cercado con todas las higueras que hay y todas las cuevas que asimismo hay y todas las tierras montuosas, todo lo cual es en el Barranco, donde dicen Cueva Grande, y asimismo en toda el agua que se pudiere tomar y aprovechar de dicho Barranco de Tirajana, que linda todo dicho ello tierras limpias y montuosas por la parte de abajo con la cueva que dicen de Palos, y por la parte de arriba el troncar que dicen de la Palma, y por un lado los Cochillos y Riscos que vienen a dar a la dicha cueva de Palos, que caen hacia la parte y banda de Agüimes, y por la otra parte las tierras que dicen del gallego, y por abajo Riscos; todo lo cual que hay de los dichos linderos e agua e higueras todo ello es mío y me fue dado por dote y casamiento con María de Cárdenes, mi mujer, y lo he poseído según y como lo tenía y poseía Martín Asensio y Francisco Hernández, morisco, todo lo cual susodicho os doy al dicho censo y tributo y para siempre jamás, con todas sus entradas y salidas, usos y costumbres, derechos y servidumbres cuantas lo susodicho allí tienen, así de hecho como de derecho, e por libre de otro censo y tributo ni hipoteca ni señorío especial ni general que sobre ello tenga ninguna persona, y por precio y contra de cuarenta y cuatro reales nuevos de censo y tributo en cada año, pagados por el día primero de Pascua de Navidad de cada año... Y para ejecución y cumplimiento de todo lo susodicho, obligamos nuestras personas y bienes habidos y por haber que el dicho Antón Pérez Cabeza, para más seguridad de este tributo, hipoteco por expresa y especial hipoteca seis colmenas que tengo con sus corchos en dicho Barranco de Tirajana, y asimismo una casa que tengo mía terrera en la villa de Agüimes, que está a la parte de arriba de dicha villa, que linda por una banda con casa y heredad de Francisco Sánchez, y por otra parte, Iglesia de San Antón. Telde, 29 de diciembre de 1605, ante el escribano Francisco Cubas." [AAM. Autos del Convento de San Pedro Mártir contra D. Francisco Manrique. 1724.Leg. 7, fol. 3 vº.]

Lobo Cabrera, Manuel. "La esclavitud en las Canarias Orientales en el siglo XVI". Ediciones del Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria. 

En el siglo XVIII, en su libro "Descripción histórica y geográfica de las Islas de Canaria", D. Pedro Agustín del Castillo Ruiz de Vergara, al describir Tirajana, dice lo siguiente: "...; su vecindad, de cuatrocientos dieciséis vecinos, muchos de ellos negros, que se mantiene su color tan atezado como si vinieran ahora de Guinea, ignorando el tiempo de su entrada; sí solo se sabe que son libres de cautiverio."

Con el paso del tiempo, los descendientes del negro Antón continuaron con la devoción que tenía éste a San Sebastián de Agüimes, conformando la Cofradía de San Sebastián de Tunte. En el año de 1817, como hace constar D. Santiago Cazorla ( "Los Tirajanas" página 31), los negros de Tunte tuvieron un percance con el cura del pueblo, por no haberles permitido llevar la imagen de San Sebastián en la procesión de aquel año: "Que los morenos de San Bartolomé de Tirajana se quejan de su Cura, porque ellos han estado siempre en la posesión de sacar la función de San Sebastián en aquel puesto, cargada la Efigie del Santo, y que este año el Cura se los han impedido, insultando a los demás de su clase"

ACDC. Actas. Cabildo de 30 de enero de 1817).

En el documento se menciona la marginalidad de los negros, al hablar de "los demás de su clase". La obtención de la libertad de su antepasado, en ningún momento supuso un estatu de igualdad con el resto. Queda claro que los "blancos" no poseían todos las misma condición social, desde aparceros, medianeros, hasta la más alta posición social, propietario. Pero en esa sociedad desigual, los negros de Tunte ocupaban una posición marginal. Los casamientos entre miembros de distintas étnias provocó la presencia de un grupo numeroso de mulatos.

En el año de 1830, con fecha del 1º de febrero, el cura del pueblo, D. Manuel del Toro, en carta dirigida al Obispo, habla claramente de la relación escandaloza del moreno Juan Pulido con una mujer casada:

"... Y en sesto y ultimo lugar pongo en conocimiento de S.S.Y. hallarse viviendo en este mismo pueblo un moreno llamado Juan Pulido que tiene escandalizado al vecindario con trato parcial e ilicito con una muger casada, aunque esta con su marido viven en paz y tranquilidad; pero si aquel tiene abandonada a su muger en el Pueblo de La Vega Alta de San Mateo..." (AHDOC. Carpeta de San Bartolomé de Tirajana)

En la actualidad, con la documentación existente y mediante un trabajo de campo, hemos constatado la presencia de los mulatos de Tunte. Por respeto al derecho a la intimidad, no hacemos mención alguna.

Puedes descargar el artículo completo en formato PDF aquí



Enrique Martin Santiago

Actualizado el Miércoles, 27 Octubre 2010 21:46

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento