Menu

La Lucha Canaria y Santa María de Guía

La  Lucha  Canaria y Santa  María de Guía

Desde tiempos inmemoriales Santa María de Guía, estuvo siempre en el candelero de este noble deporte que siempre ha dignificado la esencia misma de los deportes autóctonos dada su especial belleza, donde las mañas se imponen a la fortaleza física, que algunos de estos bregadores acreditaron, hasta la canción popular dedicada a la lucha canaria, dice al respecto: El grande perdió, el chico gano….., y así ha sido, y siempre será. Posiblemente los más grandes luchadores que han dado las islas canarias, salvo excepciones, han sido siempre de talla y peso menor. No obstante decir que durante muchos años, la supremacía por antonomasia de tan emblemático deporte fue un “predio”, casi exclusivo de aquellos gigantes que a modo de atlantes, lucían en los terreros dada su portentosa e incontenida fortaleza, -citar como ejemplos, a Mandarrias, El Rubio, Tabletas, José Rodríguez Franco, Faro de Maspalomas, Manuel Marrero, Pollo de Buenlugar, José Araña, Pollo de Arucas, Marón, Cándido Matoso, Hermenegildo Ramírez, Brazo de Hierro, Heraclio Niz, Pollo de Arrecife, Pollo de Maguez, Pollo de las Canteras, Pollo de San Andrés, Felipe del Castillo, etcétera- teniendo que recurrir los menos fuertes a una serie de argucias luchisticas, que acabaron con la hegemonía de los más poderoso, a estos se les denomino “estilistas”, y en nuestro pueblo fueron muchos los que lucieron como tales.

Bartolomé Cairasco de Figueroa (1538-1610), en su libro “Comedias del Recebemiento”, hace mención a la lucha canaria, citando pasajes de la Historia de Canarias, poniendo en boca de Doramas, el siguiente parlamento;

“Siempre gané la victoria palma……, De solo Bentaguayre en un asalto fui vencido en la fuerza no en el brío…., Bien es verdad que fue de sobresalto, inadvertido yo del desafío…..”

También las versiones canarias del romance medieval, “La serrana de la Vera”, incorpora estrofas alusivas a la lucha canaria, como ejemplo citar;

Me desafía a luchar…., Me larga la zancadilla….., Yo me agarraba con ella….., Ella me daba un desvío….., Le volví media cadera….., Ni ella me tumbaba a mi…..”

Del primer estilista guíense que se tiene noticias, fue de Mariano Santana, un mozo vigoroso y ágil, que se constituyo en el héroe principal, en una luchada que se celebro en Guía, en 1868, donde compitieron luchadores de Guía, Gáldar y Agaete, contra los de Arucas, Moya y Costa de Lairaga, Nuestro paisano tumbo a once contrarios, quedándose solo en el terrero. Mariano hubiera hoy podido presumir de haber sido el primer campeón de Gran Canaria. Su rival más enconado y que acabo con su imbatibilidad, fue Matías Jiménez, mozo de mediana estatura pero bastante vigoroso, que nació en Telde, el 2 de febrero de 1840 y fallecido el 7 de marzo de 1916.

Aproximadamente en el año 1885, del siglo XIX, aparece en Guía un excelente equipo de Lucha Canaria, que se acredito de forma muy brillante en todos los terreros donde compitió, la mayoría de sus miembros, eran jóvenes de mediana estatura aunque eso si muy fornidos y vigorosos, con la única excepción de Antoñito Estévez más conocido como el Pollo Reina, que era bastante corpulento y muy fuerte, se decía que era capaz de tronchar una mata de platanera con su potente burra. En este equipo militaban; Antoñito Estévez, ya citado, los hermanos, Manolo (el guajiro), Severo y Siso González, Manuel González Álamo, conocido como Manuel Vitorino, Basilio y Bernardo Ramírez, Juan Ossorio, herrero, conocido por Juan Pina, más tarde se incorporo Chano Padrón, conocido por el Pollo de Guía. De este se cuenta la siguiente anécdota; Un día venía Chano de Moya hacía Guía, montado en su caballo, cuando observó que en un estanque de tierra vacio había varios jóvenes practicando la lucha, nuestro paisano se acercó, y les preguntó, que para que se entrenaban, contestándole los jóvenes moyenses, -queremos ir a Guía a acabar con la imbatibilidad de Chano Padrón- diciéndoles a Chano, que se quería agarrar que se pusiera la lucha de brega, cosa que hizo, se fue para el centro del improvisado terrero, y agarrando con todos los llevó a tierra sin recibir ni una lucha, y dirigiendo a los jóvenes les dijo –yo soy Chano Padrón- contestando estos bastantes impresionados –a que vamos a Guía entonces-. A casi todos les caracterizaba la condición de ser excelsos estilistas, y como tales dominaban todas las mañas existentes en tan noble deporte, las cuales aplicaban con total maestría en toda las competiciones donde participaron, constituyéndose en un equipo casi invencible.

Este citado equipo de luchas, se enfrento a los mejores de la provincia y en buena lid a todos ellos derroto. Siempre oí decir que Juan Pina, le tomo de tal manera la medida al gran Mandarrias, que en cuantas agarradas llevaron a cabo siempre venció nuestro paisano. Al respecto hacer constar que el mencionado Juan Pina, era bajito, pero debido a su profesión de herrero tenía una constitución muy recia, con un enorme poder en sus brazos y piernas, Mandarrias por el contrario, era alto y muy fuerte, pero la forma de luchar de ambos era muy encontrada, el guíense luchaba bajo y Mandarrias alto, de ahí que para Juan Pina fuera fácil derribar a este atleta, utilizando para ello mañas tales como, cogida de tobillo, desvíos, toques para atrás, agachadillas y otras de bella factura, no obstante decir al respecto que Mandarrias a pesar de sus caídas a manos de este estilista guíense, ha sido sin lugar a dudas uno de los mejores luchadores que han existido en Canarias en todos los tiempos.

Hace algunos años, me comentaban, Basilio Ramírez, mi tío Manuel González Álamo, hermano de mi abuela Petra, ya citado, y Tomás Guerra también exitoso luchador guíense, con los cuales iba todos los domingos a ver las luchadas que se celebraban en el López Socas, de las excelencias luchisticas de Siso González (tío de Lito el Guajiro), que este era una excelente estilista y que por aquellos tiempos llevo a tierra, a los mejores luchadores de las islas, al parecer tenía una forma muy peculiar de pegar, y a la voz de ya pronunciada por parte el árbitro de la contienda, iniciaba está haciendo uso de las abundantes mañas que conocía, que hacía imposible que su rival se mantuviera en pie. Siempre les oí comentar que Siso había sido unos de los mejores luchadores de los nacidos en Guía.


Para poder destacar la inestimable catalogación de Lito el Guajiro, como insigne estilista, quizás uno de los más grandes que haya habido en Canarias, se hace necesario recordar a Manuel Caballero Cabrera, conocido en el argot luchistico como “el bicho”, que nació en el barrio de San José de Las Palmas en 1907, y que en año 1921 con solo 14 años ya destacaba en todos los terreros de las islas. “El bicho”, medía 1,65 y pesaba 65 kilos. Siempre formo en el bando del Sur, terminada la guerra civil se incorporo al CL Adargoma, de Juanito Mujica, Lorenzo Andueza y Calderin entre otros. En el año 1945, con motivo de una luchada que se celebro en el Campo de España de Las Palmas, “el bicho” derroto a varios luchadores de constatada categoría, entre ellos a Manuel Alemán, cayendo ante Lito el guajiro que le dio las dos seguidas, nuestro paisano iniciaba así su gloriosa singladura dentro de nuestro vernáculo deporte, constituyéndose con el paso de los años en uno de los más grandes luchadores de Canarias dentro de su peso. Se dio la circunstancia que en esa luchada, Pepe Araña, Pollo de Arucas derroto a José Rodríguez Franco, Faro de Maspalomas.


En la década de los años cuarenta, don Francisco León Padrón, fundó en Guía un equipo de luchas, que se reveló como uno de los más punteros de la provincia y de la región canaria, su nombre fue, CL Ajodar, donde figuraron una pléyade de destacados guíenses y algún que otro galdense, citar entre estos a; Víctor Almeida, conocido como el Artillero, Salvador Díaz o Pollo de Anzo, Lito el Guajiro, José Álamo, conocido por Seito, Juan Cruz (que le gano en la llamada plaza, del General Franco de Guía en aquellos años un desafío a Alfredo Martín llamado El Palmero, bregando mano arriba), Valentín Cruz, Bartolo Oliva, El Meña, Santiago Moreno o Cubanito I, Santiago Almeida conocido por Cubanito II, los hermanos Tacoronte más conocidos por los Caleros de Gáldar, el Pollo de la Atalaya, más tarde se incorporaron, Pancho Castellanos, Calixto Miranda, el Sucuruco, etcétera. Todos ellos no eran gente de peso, pero si unos excelentes estilistas, y así lo acreditaron tumbando a los más grandes luchadores existentes en el archipiélago, tales como; Camurria, Carampin, Pollo de San Andrés, Pollo de las Canteras, Capitanito, Ramallo de la isla de Tenerife, a; Heraclio Niz, Pollo de Arrecife, a los más significados de Las Palmas, tales como; Lorenzo Andueza, Juanito Mujica, El Palmero (natural de la isla de la Palma), Marón, Hermenegildo Ramírez conocido por Brazo de Hierro, Candido Matoso, El Panadero, Abel Cardenes, Manolin y Lito Suarez, Orlando Sánchez, conocido por el Estudiante, Camurrita, etcétera, y en algunas ocasiones a los eximios luchadores galdenses, tales como; Domingo Mederos, Pedro Delgado, José Pérez, Faro de Gáldar y otros.

Recuerdo que con motivo de las fiestas de la Virgen de Guía, aproximadamente en el año 1945, se celebraron dos luchadas en un terrero habilitado en la finca de la Huertas, una el 15 de agosto y otra el 16, donde compitieron el equipo local contra el potente campeón de Canarias, título que ostentaba el Real Hesperides de Laguna, que contaba en sus filas con los mejores luchadores de la isla tinerfeña. El Ajodar había fichado por aquellas fechas a Manuel Marrero, Pollo de Buenlugar y a Pepe Araña, Pollo de Arucas. En la primera nuestro equipo venció limpiamente al lagunero, erigiéndose como figura destacada Víctor Almeida el Artillero que derroto a Carampin, en la segunda también gano el equipo guíense, teniendo que intervenir Manuel Marrero para eliminar al citado Carampin, que había barrido literalmente con todo el equipo de Guía.

Otra anécdota que recuerdo, fue protagonizada por Camurria, ese extraordinario luchador de Arico, Tenerife, y la misma consistió en lo siguiente; tendría yo apenas ocho años por lo que calculo que sería aproximadamente en el año 1945, con motivo de las fiestas de las Marías, se celebro una luchada en el campo de futbol de la Atalaya, donde compitieron nuestro Ajodar contra el Tumbador de Las Palmas reforzado por tan laureado luchador tinerfeño, las cosas no pintaban bien para los de Guía, ya que entre Marón y este luchador citado, habían llevado a tierra a casi la totalidad de los componentes del club guíense, de pronto aparece por la puerta del campo Lito el guajiro, algo bebido y bastante transnochado y observando la situación de nuestro equipo representativo, le pide a Vicente Román, que lo deje participar, el mandador guíense en un principio se mostro reticente a que el Guajiro se pusiera la ropa de brega y a que participase en la contienda, pero pensando que estaba todo perdido, le permitió a Lito equiparse y participar, lo que constituyo todo un éxito como se verá; el Guajiro entro en el terrero y derribo a siete, entre ellos a Marón, Candido Matoso y al propia Camurria, el cual después de cenar y con la intención de irse a dormir a la fonda de Forteza, le dijo a don Francisco León y a mi padre en mi presencia, con lagrimas en los ojos, -pero si Lito estaba totalmente borracho y con un empujón se iba al suelo, sin embargo me derribo con toda justicia-, esta anécdota se quedo grabada en mi memoria así el afecto y la admiración que siempre había sentido por el Guajiro se agrando mucho más, y desde ese mismo momento siempre que pude fui a verlo luchar.

Es interesante resaltar, las épicas agarradas que llevaron a cabo en el Campo de España, Alfredo Martín, El Palmero y Santiago Almeida, Cubanito II, del cual me dice Juan Serrano eximio estilista de la lucha canaria de no hace muchos años, que Cubanito II ha sido con diferencia el mejor luchador nacido en nuestro pueblo. También son dignas de mención los enfrentamientos entre Abel Cardenes y Salvador Díaz, Pollo de Anzo, los cuales en más de una ocasión bregando echaron al suelo la tarima donde se celebraran las agarradas, dado el gran peso que ambos atletas ostentaban.

Una vez desaparecido el Ajodar, la lucha canaria en nuestro pueblo sufrió un fuerte revés como consecuencia de la poca proliferación y aparición de insignes luchadores, del aquel mítico equipo solo seguían practicando la misma, Pancho Castellanos, Calixto Miranda y Manuel Silva conocido por el Sucuruco.

Pero este mal no podía ser endémico, y unos años después aparecieron unos jóvenes guíenses con ganas de rememorar hazañas pasadas, y a fe mía que lo consiguieron. Destacar entre estos a;Juan Serrano ya citado, Cayetano González conocido por el Troya, Manolo González, el gitano, Jacobo Roque, los primos Onofre y Honorio Sosa, Juan León, Francisco Rodríguez conocido por Paquillo de la Cruz, Francisco Padrón llamado Panchote,Paco Hernández, Juan Santana, etcétera. Todos estos jóvenes atletas citados, acreditaron una sapiencia luchistica extraordinaria y se manifestaron como excelsos estilistas.

Pasado algunos años, hizo su aparición en la Atalaya otro grupo de muchachos con una gran ilusión por practicar nuestro vernáculo deporte, estos fueron, Borillo Vega conocido por el Mamea, El mudo, Eduardo Rodríguez Pollo de las Lechugas, José Luís y Pedro Hernández, Manolo Benítez, Juan Padrón conocido por Bonanza y otros, todos ellos entrenados y mandados por el ex luchador y ex finísimo estilista Pancho Castellanos. Ambos grupos citados brillaron esplendorosamente en cuantas competiciones intervinieron, convirtiéndose en la base fundamental de otro gran equipo como fue o es el CL Ramón Jiménez.

Otra anécdota que quiero citar por su contenido no falto de cierta ironía, ocurrió durante un entrenamiento de algunos de estos jóvenes. Juan Cruz ya mayor era un fiel asistente a los mismos y conocedor de los entresijos de la lucha canaria orientaba a estos en su forma de bregar, un día explicándole a Juan León la forma de llevar adelante la maña denominada toque para atrás, agarro con este que e intentando defenderse con una contra de tal maña, puso en práctica una pardelera atravesada, lo que hizo que Juan Cruz saliera casi volando, y al incorporarse el caído aplaudió verdaderamente emocionado la forma en que procedió el joven Juan León, sin embargo este con unas excelentes condiciones para llegar a convertirse en extraordinario luchador opto por abandonar la misma, lo que produjo cierto desencanto entre sus compañeros.

Que Santa María de Guía ha sido un verdadero vivero de grandes luchadores, eso nadie lo pone en tela de juicio, -hasta su actual alcalde Fernando Bañolas practico la misma- pero el poco apoyo que la lucha canaria recibe de los gobernantes especialmente en la isla de Gran Canaria es más que evidente, -no ocurre lo mismo en la de Tenerife- ha erosionado la supervivencia de tan noble deporte, la gente ya no asiste como en antaño a presenciar estos espectáculos llenos de nobleza y arte, como dicen algunos aficionados, no merece la pena, la complicidad que siempre existió entre el luchador y el espectador ha dejado de existir, el atleta no se involucra lo que motiva que el desenlace del espectáculo acabe como el rosario de la aurora. José Manuel Piti, con su programa televisivo “la luchada”, consiguió que la lucha canaria volviera a reverdecer y la gente seguía desde su casa este tipo de eventos y se decidió asistir a los mismos, hoy con la desaparición de tan singular programa, los aficionados a la lucha hemos caído en una atonía que hace que no sigamos como debiéramos el desarrollo de este hermoso deporte, que si alguien no lo remedia pasara a mejor vida.


Bibliografía: Las fotos que aparecen en el presente trabajo, han sido copiadas del libro publicado por Salvador Sánchez García, (conocido en el argot luchistico por Borito), en Edirca SL, sobre la Lucha Canaria, en 1988, así como algunos datos más dada su importancia bibliográfica.

Puedes descargar el artículo completo en formato PDF aquí


Juan Dávila García

Actualizado el Viernes, 19 Noviembre 2010 18:04

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento