Menu

Gáldar: a propósito de la restauración del órgano.

  •   SEBASTIáN MONZóN SUáREZ
  • 1 COMENTARIO

El monumental órgano alemán de la iglesia de Santiago Apóstol estará muy pronto en condiciones de devolver su pasado esplendor a las celebraciones litúrgicas del templo jacobeo. Después de una prolongada inactividad, cuyo origen no es debido solo a la acción de las termitas y a las desafortunadas reparaciones anteriores, según se dice, sino también a la falta de medios de la propia parroquia y a la sordera de las instituciones públicas, responsables de la salvaguardia del importante tesoro patrimonial isleño, el órgano de Gáldar, a juicio de muchos entendidos, de extraordinaria calidad musical y por sus dimensiones posiblemente el más grande del archipiélago en su género, será sometido a minuciosa restauración por uno de los prestigiosos organeros que optan a la misma. Sobre tan notable y oportuno acontecimiento, no sería justo silenciar el meritorio empeño de doña Rosa María Martinón y la generosa aportación acordada, nunca es tarde si la dicha llega, por la anterior corporación del Cabildo Insular y mantenida por los actuales gestores, que han hecho posible el rescate de tan valioso instrumento.

Aunque con diferencia, sí el más importante, no ha sido este órgano el único que ha tenido la iglesia de Santiago. Ya, en la Visita Pastoral que en 1534 realiza don Juan de Alarcón y en las cuentas que se le presentan, primeras de las que hay constancia por no conservarse las referidas al año 1513, encontramos inventariado : Item unos hórganos con sus fuelles y puertas de cerrado. Asimismo, en posteriores visitas, figura en los descargos de los mayordomos los salarios, bien en dinero o bien en fanegas de trigo o cebada, de los organistas, fuellistas y mozos del coro, así como las cantidades abonadas por reparaciones y afinado.

En la relación de objetos propios de la iglesia se cita en 1608 un órgano grande y en el inventario de 1696 figura un órgano de fuelle con la imagen de Santiago pintada en la puerta. Este órgano parece ser el mismo que en 1707 repara el organista de la Catedral don Fernando Guanarteme, que trajo en camellos algunos caños que se hicieron nuevos y otros que se remendaron con ocho libras de plomo, además de unos fuelles nuevos. En 1793 se pagaron mil cinco reales al Rvdo P. Román por la composición que hizo del órgano durante los diez y nueve días que permaneció en Gáldar. Mencionado entre los diversos restauradores, figura también el herrero de esta localidad, Juan Martín.

Para la nueva iglesia, acabada en 1826, la Fábrica de la misma adquiere un órgano, comprado en la Ciudad a don Agustín José Bethencourt, que fue quien lo hizo. Sin embargo, en la década de los años cuarenta del XIX, este órgano no se halla en condiciones, por lo que en 1849, con motivo de la primera misa de pontifical en el templo nuevo, oficiada por el obispo don Buenaventura Codina, fue preciso que los vecinos llevasen un piano para la misma.

En Marzo de 1864, por encontrarse viejo y desafinado el existente, se solicita al Cabildo Catedralicio la cesión de uno de los dos órganos en desuso que tiene la Catedral. Su generosa donación, comunicada el día 22 de Abril, es recibida en Gáldar jubilosamente y con repiques de campanas. Dos meses después, el 16 de Junio, llegaba a Sardina en un barco de la Casa Armas de Agaete, el órgano expresivo que por mediación de la misma naviera se trajo de Marsella.. Su precio de ochenta y dos duros, cinco reales y ochenta y ocho céntimos fue costeado por el párroco don Pedro Regalado Hernández y el sacristán don José Galindo, que ayudó con veinte duros a condición de que se llevase a la ermita de San Sebastián para solemnizar el novenario y la festividad. Este órgano fue vendido en doscientos cincuenta pesos a la parroquia de Ntra Sra de la Concepción de Agaete, cuyos vecinos, el 7 de Mayo de 1865, domingo, lo llevaron a hombros durante las tres horas del recorrido para que fuera estrenado en la solemne misa de las once.

En Noviembre de 1864, el barco La Estrella, del célebre patrón galdense Juan Ruíz, dejaba en Sardina el órgano grande cedido por el Cabildo de la Catedral. Costó traerlo catorce pesos y su reparación ciento ochenta pesos, siendo estrenado el 15 de Abril de 1865. Este órgano fue vendido a la iglesia de Teguise al llegar en 1912 el órgano actual

D. José Romero RodríguezVenido a Gáldar en Septiembre de 1877 para sustituir a don Santiago Sánchez Dávila y nombrado, por oposición, cura ecónomo en Marzo de 1878, el agüimense y licenciado en Sagrada Teología don José Romero Rodríguez, culminaba en Junio de 1912, sus treinta y cinco años de brillante gestión, con la altruista donación a la iglesia de Santiago Apóstol del órgano, verdadera joya de la organería, para orgullo de los hijos de Gáldar y de los canarios todos.

Ignoramos cómo supo el celoso sacerdote la existencia del magnífico órgano, construido en Alemania en 1892 por la famosa y artesanal Casa E. F. Walker & Co. Ludwigsbur- Württ, con el número 1.686 y destinado, se dice, a una iglesia de Cuba. Bien porque renunciaran al compromiso los compradores cubanos o porque fuera desembarcado en el Puerto de La Luz por desconocidas circunstancias, lo cierto es que el 2 de Abril de 1912, Blas Guedes, en nombre del Cura Romero, solicitaba en la Secretaría de Cámara y Gobierno la licencia para la compra del órgano que en los primeros días de Junio estaba ya en la ciudad de los guanartemes, probablemente desembarcado en el entonces activo puerto de Sardina, pagados los seis mil duros de su coste.

El experto montador de la Casa, huésped en la fonda de Juan Pedro, y su ayudante el galdense Roque García Castillo, comenzaron la instalación a principios de Julio, una vez que el renombrado maestro carpintero y a la sazón Juez de Paz, don Francisco Betancor Cabrera, el Inglés, diseñara y construyera la tribuna del coro hasta alcanzar los quince metros. El 8 de Diciembre de 1912, festividad de la Inmaculada Concepción, fue solemnemente inaugurado. Sin embargo, tan extraordinario evento quedó en gran manera empañado por la más sentida de las ausencias. Tres días antes, con un multitudinario acompañamiento que presidía el mismo obispo don Adolfo Pérez Muñoz, recibían cristiana sepultura, en la capilla del cementerio de la Santa Cruz, los restos mortales del benemérito don José Romero.

Del valioso y complejo mecanismo del órgano puede dar clara idea la siguiente descripción:

Primer Teclado “ Gran Órgano Libre “ de 58 notas Do a La

1.- Bordón ……………….......... 16 Pies

2.- Flautado ………………......... 8 id.

3.- Violón……………………… 8 id.

4.- Dulzaina .…………………… 8 id.

5.- Octava …………………….. 4 id.

6.- Corneta, 4-8 Hilera

7.- Lleno, 3 Hileras

8.- Trompeta …………………… 8 id.

Segundo Teclado “ Expresivo “ de 58 notas Do a La

9.- Viola de Gamba ………………… 8 Pies

10.- Voz Celeste ……………………. 8 id.

11.- Flauta Armónica ………………… 8 id.

12.- Principal …………………………. 8 id.

13.- Flauta Octaviante ………………… 4 id.

14.- Fagot – Oboe …………………….. 8 id.

Pedalier independiente de 30 notas Do a Fa

15.- Contrabajo ………………………… 16 Pies, 30 Notas

16.- Subajo …………………………….. 16 id, 30 id.

17.- Violón Bajo…………………………. 8 id, 30 id.

18.- Flauta Baja …………………………. 8 id, 30 id.

19.- Bombarda……………………………16 id, 30 id

Pedales de enganche.

20.- Enganche del Primer teclado al Pedal

21.- id del Segundo id. Id.

22.- Unión del segundo teclado al primero

23.- Suboctavas del segundo teclado al primero

24.- Superoctavas del primer teclado al primero

Combinaciones fijas por Botones

25.- Piano

26.- Medio Fuerte

27.- Fuerte

28.- Fortísimo

29.- Tutti

30.- Anulador

31.- Exclusión de lengüetería

32.- Trémolo

Posee el órgano dos teclados manuales y uno de pies que ponen en acción diez y nueve juegos del más variado colorido instrumental. Tres juegos de lengüetería, uno de expresión de lengüetería, tres juegos de diez y seis pies, once de ocho pies, uno de cuatro pies, tres de madera, trece de metal, una corneta de cuatro a ocho filas, un lleno de tres filas, una flauta de diez y seis pies, haciendo en total un conjunto de mil quinientos tubos, el mayor de seis metros y el menor de un centímetro, todo ello complementado con cinco combinaciones fijas para todos los teclados y para combinaciones particulares.

Dotado de una gran sonoridad por conservarse en su estado original, el órgano ha sido objeto de varias reparaciones con desigual fortuna. Tuvo lugar la primera en 1938 y luego en 1954, 1960 y 1975, dirigida esta última por don Juan Dourte, de la fábrica de Grandes Órganos Ntra Sra de Begoña, de Bilbao. Asimismo ha experimentado algunas modificaciones, destacando la instalación de una turbina movida por un motor eléctrico.

Muchos son los consumados maestros que, bien en la primitiva iglesia o bien en el suntuoso templo de ahora, han deleitado a propios y extraños con la interpretación de las más variadas partituras, sacras o no, escritas para tan especial instrumento. Desde los laboriosos religiosos del convento franciscano de La Vega y el Licenciado Carrillo, Esteban Sambrano, Pedro Toledo y Perera o Eusebio Artiles a los entrañables don Pedro Acedo, Amorcito Molina y Rosa María Martinón, amén de los virtuosos Padre Uranga., don Conrado Bonilla, organista de la Catedral Primada de Toledo y nuestro universal Pedro Espinosa.

Puedes descargar el artículo completo en formato PDF aquí

Sebastián Monzón Suárez

Actualizado el Jueves, 29 Enero 2015 17:20

1 comentario

  • Manuel
    Manuel Domingo, 12 Agosto 2012 16:07 Enlace al Comentario

    Conozco a familiares del parroco romero residen en aguimes , telefono 655919739
    Saludos

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento