Menu

El alfar de los recuerdos (2) Gáldar: noticias sobre las campanas de la iglesia.

 

CAMPANA_01

 

 

 

Campana de mi lugar,

tú me quieres bien de veras,

cantaste cuando nací,

llorarás cuando me muera.

                                                                                          ( Popular )

 Las numerosas construcciones de iglesias y ermitas que, desde las mismas postrimerías del siglo XV hasta los más recientes tiempos surgieron a lo largo y ancho del municipio de Gáldar, determina que nunca haya dejado de oírse, en cualquier rincón de su dilatada y religiosa jurisdicción, el inconfundible y sonoro eco de una campana.

CAMPANA_02A la espadaña de la primitiva iglesia del Señor Santiago pertenecieron los más antiguos repiques. Después y también en la misma plaza principal, los de las ermitas de San Pedro Mártir y la Santa Lucía de Pedro el Rey, que el prelado Judas José Romo donara para Consistorio y lamentablemente desaparecida, sin justificación alguna, a mediados del pasado siglo XX. Apenas unos cientos de metros más abajo, junto al viejo camino real, el histórico santuario de San Sebastián, cuya popular y antiquísima fiesta fuera patrocinada por la Heredad de aguas.

Pasada la orilla izquierda del barranco mayor, alegraban la feraz campiña las campanas del convento franciscano de San Antonio de Padua y de la pequeña ermita de la Encarnación, popularmente llamada de Ntra Sra de la Vega, con sus muros de seis varas de alto y edificada sobre la antigua capilla de San Juan Bautista a expensas de Francisco Castillo, el infortunado personaje que falleciera ahogado cuando pescaba en el roquete que luego llevó su nombre. Convento y ermita fueron demolidos en la primera mitad del XIX, enlosándose las tres naves y capillas de la Iglesia de Santiago con la venta del sitio de la Encarnación.

CAMPANA_03Al poniente de La Vega, frente a las cuevas de los Pineda, estuvo la ermita de San Antonio Abad o de La Grama, de la que fuera altruista valedor su mayordomo el capitán don Miguel de Meneses. Y más arriba, en tierras próximas al barranco de Anzo, perdura aún la ermita que a San Marcos Evangelista y Presentación de Ntra Sra o de las Maravillas mandara hacer el Canónigo Verde de Aguilar

En los años cuarenta del XVII, en paraje de las Rozas de la Cruz, a orillas del camino de Agaete, llamaba a romería la pequeña campana de San Isidro ( El Viejo ) que a su costa construyera el inefable don Marcos Verde de Aguilar y Trejo. Y camino ya de los mojones cumbreros, el adoratorio de San José que hiciera en Sidrón el capitán de corazas don José de Medina, compartía fiestas con San Matías y la Candelaria acusera.

Llegadas las últimas décadas del XIX y a lo largo de todo el siglo XX, tañeron campanas en las nuevas iglesias de San Isidro y San José del Caidero, San Pedro ( Fagagesto ), San Pedro González Telmo ( Sardina ), Santo Domingo de Guzmán ( Juncalillo ), San Antonio de Padua ( Hoya de Pineda ), Ntra Sra de Fátima ( La Montaña ) y Ntra Sra de los Desamparados ( Barrial ). A ellas se han ido sumando las celebraciones del Carmen ( Nido Cuervo ), Ntra Sra de Saucillo, del Mar ( Caleta de Arriba ), del Cobre ( La Furnia – Clavo ), Ntra Sra de Fátima ( Barrancohondo), del Sobradillo, Lourdes (Marmolejos ), San Fernando (Palma de Rojas), Santa Teresa de Jesús (Cañada Honda) y Santa Rosa de Lima ( Piso Firme ).

Decíamos en las líneas primeras que las campanas más antiguas fueron las de la iglesia de Santiago Apóstol. De ellas da noticias el inventario presentado al Maestrescuela don Juan Vivas en la Visita Pastoral que hizo en Diciembre de 1537 ( están perdidas las anteriores ) en la que se citan “ dos campanillas que tañen cuando el Santísimo. Item dos campanas grandes en el campanario. Item un esquilón y otra campanilla pequeña con que tañen a Sanctus “ Asimismo, en 1541 con motivo de la Visita del Obispo Virués se dice :

Item, en el campanario dos campanas grandes.

Item un esquilón e otra campanilla pequeña encima de la iglesia con que hacen señal cuando el preste dice el Sanctus “.

En Febrero de 1557, el Licenciado Fernán González de la Costa, Provisor y Vicario General del obispo Diego de Deza, concluía la Visita Pastoral que iniciara en 1556 no sin ordenar al entonces Beneficiado Felipe Báez realizara las obras oportunas para la reforma del templo primigenio, tarea que se hizo bajo la dirección de Diego Cabello, maestro mayor de la obra de la catedral de Las Palmas. Dada la baja altura de las paredes de la iglesia se mandó levantarlas con la piedra de la torre vieja que dieran a la misma el Cabildo, Justicia y Regimiento de la Ciudad. Se puso un techo nuevo por las malas condiciones del enmaderamiento que era de palma y se hizo la Capilla del Altar Mayor con la participación de los vecinos que regalaron un día y una noche del agua de la Heredad. En el campanario se colocan tres campanas y el esquilón que se había hecho en 1548, para lo cual se contrata a Sebastián de Rojas que labró los cantos para la colocación de las campanas.

Acabadas en 1564 las obras de reforma, se ordena hacer la sacristía y un nuevo campanario que no se hará hasta 1599, siendo Beneficiado Juan de Figueredo Mujica que contrata al maestro albañil y cantero Luis de Morales, a quien en 1608 se le pagan 723 reales y tres cuartos En 1614 está ya terminado y el Visitador Espino Brito manda sea encalado. Es anecdótico reseñar que en este tiempo se hacían los toques o repiques de campanas por medio de las cadenas que pendían de los badajos.

En 1621 se ordena enladrillar el techo de la sacristía porque “ el campanario está sobre la sacristía y por la gente que sube a tocar las campana se maltrata el techo, por cuya causa se llueve y cae mucha tierra sobre los ornamentos “.

Siendo Mayordomo de la iglesia en 1655 el Canónigo Verde de Aguilar, se le puso al campanario una escalera de cantería que costó 101 reales. Esta escalera la hicieron el pedrero Manuel González y un esclavo de Dña Argenta de Betancor, de nombre Diego, que son los que tornearon la balaustrada de cantería en el nuevo coro bajo de la iglesia.

En Junio de 1802 se le pagan a Miguel Ruíz, vecino de Gáldar, ochocientos reales de vellón por una campana “ que era precisa en esta parroquia para tocar a misa “. Costó su colocación en el campanario cincuenta y tres reales y veintiséis maravedíes, cuatro pesos de herrero y uno de carpintero.

En Febrero de 1860 se venden dos campanas inútiles para comprar las veletas de las torres del nuevo templo. Fueron encargadas en Londres de donde llegaron el día 21 de Octubre y colocadas en Noviembre del mismo año. Su coste fue de 101 pesos y dos reales, aportados por los vecinos y la parroquia.

El 26 de Mayo de 1863 se daba cuenta, en el pleno celebrado por la Corporación Municipal que presidía don Manuel Rodríguez Miranda, de las gestiones realizadas para la adquisición de unas campanas nuevas para el suntuoso templo parroquial de Santiago Apóstol, “ pues las que estaban eran muy antiguas, ya casi inútiles. Una de ellas se encuentra rajada y disuena horriblemente y ninguna es propia para el lugar que ocupan por pertenecer a la antigua iglesia demolida que era muy pequeña. Y resultando de la noticia suministrada por don Severino Lorenzo Betancurt que ha negociado y adquirido por la Casa de Comercio de Las Palmas de don Tomás Millar el encargo para la compra de las mismas y no disponiéndose de las cantidades necesarias, se acuerda se tome dinero prestado de los vecinos “.

El importe de las campanas es de 15.685 reales con 50 céntimos y el de las viejas que se han de dar a cambio, cuyo peso ascendió a doce quintales y setenta libras, es 4.092 reales con 67 céntimos. Esta cantidad, unida a los 7.871 reales con 73 céntimos existentes del fondo de la Cuarta de Agua, suman 11.964 reales con 40 céntimos, faltando para cubrir aquel, 3.721 reales con 10 céntimos.

El 12 de Septiembre de 1863, a las ocho de la mañana, llegaban las campanas a la playa de Sardina en el barco La Estrella, muy conocido en los puertos del Archipiélago y cuyo célebre patrón, Juan Ruíz Ramos, que era natural de Gáldar, hizo gratuito el traslado desde Las Palmas, aportando además los materiales y la dirección de los trabajos para que en ese mismo día quedaran colocadas en la torre Sur de la iglesia.

Al siguiente día, 13 de Septiembre y festividad del Dulce Nombre de Ntra Señora, empezase a hacer uso de ellas. De tan señalado acontecimiento quedaron las palabras pronunciadas por el Regidor Síndico en la sesión plenaria celebrada ese mismo día: “ El presente día es memorable para esta Villa porque en él se consumado un hecho que debe consignarse para transmitirlo a la posteridad. El hecho es, aunque demasiado público y al alcance de todos los individuos de esta Corporación el haberse colocado en la Torre del Sur de esta iglesia Parroquial, tres famosas campanas traídas de una fábrica de Londres a expensas del pueblo en reemplazo de las antiguas que habían servido por espacio de más de trescientos años y para acompañar a otra que resta de éstas, la cual sirvió en el Convento de San Antonio de esta Villa y fue cedida a la Parroquia por el Obispo Judas José Romo. De las nuevas campanas, la mayor, que pesa once quintales y diez y siete libras inglesas, está en Tono de Sol. La segunda en tamaño, de peso de siete quintales y ocho libras, en Tono de Si. Y la tercera, o sea, el esquilón, de un quintal, tres arrobas y catorce y media libra, igualmente inglesas, en Tono de Sol, octava alta. Su adquisición se deba al Sr. Alcalde, que patriótica y generosamente secundado por la Cuarta de Agua, cedió sus fondos para comprarlas. Costaron las campanas 15.685 reales con 50 céntimos, más 4.092 reales que dieron por las viejas. Pide se nombre a D. Juan Ruíz Ramos, patrón del buque – correo La Estrella, hijo de Gáldar, que las trajo desde Las Palmas a Gáldar, a su costa particular. Trajo todos los útiles para la colocación y dirigió la maniobra. “ Hemos de añadir que a fin de que fuesen proporcionados los badajos para las campanas, se pidieron también a la misma fábrica de Londres.

El día 14 del mismo mes y año, el Tesorero de la Junta Económica de la Cuarta de Agua entregaba al CAMPANA_06, la cantidad de 7.871 reales y 13 céntimos para que con otra suma que ha negociado bajo la garantía de estos mismos fondos, cubra el valor de las tres campanas traídas de Londres. Con esta operación quedaba, una vez más, en déficit la benemérita institución de la Cuarta.

En Abril de 1915, el entonces párroco de la iglesia de Santiago, don Domingo Hernández Romero, que sustituía a su tío el siempre recordado don José Romero, expone al Ayuntamiento que la campana mayor del templo se halla en mal estado y es necesario sustituirla. Se le conceden 800 reales para la compra de una campana nueva, con el ruego de se grabe en ella el nombre de Santiago o de otro santo del vecindario.

El 7 de Diciembre de 1918, “don Juan María García cobraba veintidós pesetas y cincuenta céntimos por la hechura de carpintería y herrería y la colocación del cepo de la campana mayor”, llamada de Santiago y que según notas de don Francisco Rodríguez Batllori, había sido fundida por el artífice Moisés Díez Palencia.

Por lo confuso de los datos, ignoramos la fecha en que fuera colocada en la torre Sur de la iglesia. Sin embargo es posible que tal evento ocurriera en la festividad de San Miguel de 1922, con la masiva asistencia ciudadana al acto solemne de su bendición y a la hermosa plática del padre franciscano fray Juan José Fernández. Durante la subida de la campana, recuerda Rodríguez Batllori, se produjo el trágico accidente que mutiló la mano de Juan María Ruíz, “participante en la tarea de alzar hasta la torre la nueva campana

Además del uso exclusivamente litúrgico para el que fueron colocadas, prestaron las campanas de la iglesia de Santiago los más diversos y prácticos servicios al vecindario. Con ellas se convocaba a públicas asambleas o cabildos y se alertaba con sus toques a rebato de peligrosas circunstancias. Pero sobre todo fue el uso horario que hizo la población de los repique en determinados instantes del día o de la noche. La carencia de un reloj público, visible o audible su campana desde los más alejados entornos, hizo que los toques a misa, al Ángelus o Animas marcaran el tiempo del trabajo y del descanso, y de modo especial, el reparto y uso de las aguas.

Ya en 1649, estando en Visita Pastoral, mandó don Marcos Verde de Aguilar que “ el sacristán de la Villa de Gáldar que es o fuere, toque a Animas todas las noches a las ocho “. Y el obispo Juan Bautista Cervera, en 1772, dice: “ que hacer señal con las campanas a las doce del día y por la noche a las ocho, al toque que llaman de ánimas, es costumbre inmemorial y manda que se siga tocando a las doce para que se rijan las aguas y que Guía y el Convento toquen también a ánimas cuando oigan las campanas de Santiago “.

CAMPANA_07De la señalada importancia que los toques de campanas tenían entre los labradores, da testimonio la siguiente anécdota: “ El 26 de Abril de 1838, una nutrida Comisión de vecinos presentaron en el Ayuntamiento varias quejas contra determinados comportamientos del párroco, especialmente contra su incorregible impuntualidad en el horario de los oficios religiosos, pues “ no tiene horas para las misas, ya que unas veces las dice a las once, otras a las doce y como hay costumbre de no tocarse las campanas mientras duren las celebraciones, hace perjuicios a quien le toca el agua, debido a que se guía por las campanas de la iglesia”.

De las campanas de Santiago escribió don Francisco Rodríguez Batllori: “ El tañido de las campanas de Gáldar se distingue del de las demás campanas de la isla. Es un tañido grave, denso. Utilizando otros términos podía añadirse que es, incluso, digno, solemne, reverencial, circunspecto. Los artífices que fundieron su bronce debieron de tener conciencia de que estas campanas estaban destinadas a un templo cuya grandeza arquitectónica responde a las exigencias de una ciudad con historia, rango y alcurnia.

Puedes descargar el artículo completo en formato PDF aquí

Sebastián Monzón Suárez

Actualizado el Jueves, 29 Enero 2015 17:16

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento