Menu

En torno a la Escuela Unitaria: "La Escuela vive en familia"

000_rafaEsta ponencia se expuso en las Jornadas celebradas en el CEIP Manuel Balbuena Pedraza de Fontanales con motivo del Centenario de su nacimiento.

LA ESCUELA VIVE EN FAMILIA

1. Para empezar

Quisiera aprovechar la oportunidad que me ofrecen al invitarme a estas jornadas como ponente, para comenzar con varios reconocimientos:

En primer lugar quiero mostrarlo al homenajeado, Don Manuel Balbuena Pedraza, así como mi admiración hacia su trayectoria docente. He tenido constancia de la misma a través de la publicación que ha realizado su hijo, Don Luis Balbuena Castellano, con fecha 13 marzo 2010 en la Revista Participación Educativa, editada por el Consejo Escolar del Estado y que he podido leer a través de Internet.

En segundo lugar quiero tener unas palabras de recuerdo, gratitud y respeto hacia todos aquellos docentes que tuvieron que trabajar en tiempos de muchas dificultades sociales, con grandes carencias de recursos y que, en muchas ocasiones, pagaron con sus vidas o tuvieron que contener sus ideales para sobrevivir en tiempos de intolerancia y opresión.

01_rafa

Tampoco quiero olvidarme en estos reconocimientos iniciales de esa gran cantidad de alumnos que vivieron en épocas de hambre, miseria y ausencia de libertades. Ese alumnado que actualmente conforma el grupo social que engloba a nuestros mayores. Unas personas que, en la mayoría de los casos, tras pasar toda una vida forzada al oscurantismo y al pensamiento único, sólo tomaron conciencia de ello casi al final de sus vidas para disfrutar de lo que significaba vivir en libertad.

Permítanme realizar un último de estos recordatorios a todos los enseñantes actuales. A todos los que se esfuerzan diariamente para transmitir a su alumnado el entusiasmo por el saber y por ayudarlos a crecer como personas. A todos esos docentes que ven cómo sus condiciones laborales son degradadas, como las de tantos otros trabajadores, a causa de la avaricia de unos y la mala gestión de otros y siguen preocupándose, jornada a jornada, de realizar su trabajo con la mayor dignidad y honestidad.

Seguidamente me dirijo a la organización de las Jornadas así como a la familia de Don Manuel Balbuena Pedraza, con la finalidad de expresarle mi más sincero agradecimiento por haberme invitado a estar presente en un evento tan relevante. Es muy enriquecedor participar en un acto en el que se rememora una trayectoria docente ejemplar y se pone en valor el modelo educativo que se desarrolla en las escuelas unitarias. Sólo espero que durante esta ponencia pueda aportarles algún argumento que les ayude a conocer un poco más este tipo de escuela al que he dedicado la mayor parte de mi vida profesional. Si además se les despierta o se les reafirma algún sentimiento  afectivo  hacia ellas, me sentiré muy satisfecho.

2. Mis “tropiezos” y “caídas” en Unitarias

Poco podía imaginar a mis cuatro añitos, cuando comencé en la clase de párvulos de la Agrupación Escolar Mixta José Sánchez y Sánchez de Agaete, así se llamaba entonces, que iba a dedicar mi vida profesional a estar dentro de aulas de enseñanza. Digo esto porque fui uno de esos tantos niños a los que le costó muchas perretas y pataletas acudir a la escuela. Esa primera aula a la que asistí estaba en una habitación en la planta baja del edificio que albergaba, y todavía lo hace, la sede principal del Ayuntamiento de Agaete.

Probablemente, mis llantos se acrecentaban para intentar pedir súplica a mi padre, que trabajaba como funcionario municipal justo en el despacho que estaba encima de mi aula, o para que me escuchara mi abuela materna que vivía algunas casas más arriba y viniera a rescatarme de aquel extraño lugar y de entre aquella desconocida gente. Ni que decir tiene que ninguna de mis argucias cuatroañeras causó efecto y seguí los estudios en el Sistema Educativo vigente durante mi infancia y juventud.

Gracias al empeño, la insistencia y al seguimiento de mis  padres estudié el bachiller en el Instituto Técnico de Santa María de Guía y magisterio en la Escuela Universitaria del Profesorado de EGB de Las Palmas, en aquel tiempo dependiente de la Universidad de La Laguna. Terminé en el año 1980 y comencé a impartir la docencia en el curso 1983-1984.

Mi primer destino fue el colegio Maspalomas I en San Fernando de Maspalomas. Es en el segundo destino, en el curso siguiente, cuando “tropiezo” con mi primera unitaria. Era el CEIP Puerto Rico, situada en el lugar del mismo nombre en el municipio de Mogán. Tenía tres unidades. Ahí sólo permanecí un curso y no tomé verdadera conciencia del trabajo en una escuela unitaria ya que únicamente me hice cargo del alumnado de Infantil, que en aquellos momentos sólo acogía a niños y niñas de cuatro y cinco años.

Pasaron varios cursos que me hicieron conocer diferentes colegios grandes hasta que volví a “tropezar” con las unitarias. Esta vez fue como maestro de apoyo en Compensatoria de Medianías del Noroeste de Gran Canaria durante el curso 1989-1990. El trabajo de apoyo consistía en dar clases de Educación Física y Educación Musical en las unitarias de Gáldar, Guía y Agaete.

En ese momento los docentes de estas escuelas impartían todas las asignaturas. Aún no se habían creado las especialidades itinerantes, por lo que me tocó a mí ser el primer maestro que itinerara por las unitarias de estos tres municipios.

En aquel curso las unitarias que había en los tres municipios del noroeste grancanario eran nueve: El Palmital, Santa Cristina y Tres Cruces en Santa María de Guía; Fagagesto, El Tablado, Barranco Hondo de Abajo, Saucillo y Hoya de Pineda en Gáldar; y El Risco en Agaete. La escuela de Caideros aún funcionaba como un colegio grande; se incorporaría al colectivo de unitarias muchos años después debido al descenso de matrícula.

Redimensionado03Todas estas unitarias se agrupaban en dos colectivos que funcionaban de manera independiente. Esto era así porque en aquellos momentos, los colectivos de unitarias lo formaban los docentes de forma voluntaria, tal era su afán de unir experiencias y esfuerzos, y con el único fin de mejorar la calidad educativa de su alumnado. De esta manera, se daban casos en los que existían colectivos distintos que trabajaban en la misma zona pero que se agrupaban por afinidad del profesorado.

Al recorrer semanalmente las unitarias de la zona, comencé a reconocer, apreciar, valorar y querer  ese modelo de escuela. Una escuela arraigada a su entorno en la que los maestros desplegaban todas sus estrategias educativas para ofrecer al alumnado una enseñanza de calidad. Unos maestros que se reunían semanalmente y de forma voluntaria para diseñar actividades y compartir experiencias, muchas de ellas en la vanguardia metodológica. También lo hacían para organizar encuentros entre el alumnado y las familias de sus escuelas, para que fuera conformando un sentimiento de pertenencia a un grupo más amplio que el de su propia aula. De esta forma se enriquecía la sociabilidad del alumnado y se forjaban lazos de amistad que se acrecentarían con el discurrir de los cursos y etapas educativas posteriores. Estos primeros encuentros fueron el germen de unas de las prioridades de las unitarias de hoy en día: los Encuentros de Unitarias que comenzaron a realizarse sin ningún tipo de ayuda económica. Posteriormente se vincularon a los Proyectos de Mejora convocados por la Consejería de Educación, y actualmente se siguen llevando a cabo, a pesar de no contar con la ayuda que suponían los citados Proyectos de Mejora.

Tras la experiencia de ese año, volví a ser destinado nuevamente a varios colegios del sur de la isla. En el curso 1994-1995 “caigo” en la Escuela Unitaria del El Risco en la que permanezco hasta hoy.

Paradójicamente, en esta escuela a la que yo venía a enseñar, y a lo largo de los años que llevo en ella, he aprendido multitud de cosas como docente y como persona.

Redimensionado04Hecho curioso es también que en la Escuela Unitaria de El Risco hemos impartido clases cuatro de los cinco hermanos maestros que hay en mi familia. De las charlas y actividades compartidas con ellos, y con mi esposa Margot, también maestra, he adquirido una buena parte de mi formación y aprendizaje profesional, así como el conocimiento de distintas realidades escolares.

Algunas de estas experiencias y otras, que en todos estos años de docencia han ido forjando en mí una opinión acerca de la enseñanza en las unitarias, son las que quiero compartir en esta ponencia de una manera bastante subjetiva.

Quiero justificar este apartado tan personal porque creo que mi generación ha sido testigo de unos cambios sociales, económicos y políticos que han tenido una enorme incidencia en la historia educativa, cultural y profesional de nuestro país. Vivimos una infancia y adolescencia en plena dictadura. Nuestra juventud se desarrolló en un período de transición lleno de incertidumbre y esperanza. Nuestra madurez coincidió con el asentamiento de la democracia y momentos de prosperidad. Y en los últimos años, volvemos a tiempos de incertidumbre en los parecen desmoronarse muchos de esos principios democráticos y logros sociales adquiridos con tanto sacrificio por muchos ciudadanos.

3. Qué son las Escuelas Unitarias

En primer lugar y desde mi punto de vista, considero que la escuela unitaria es la gran desconocida de nuestro sistema educativo, no sólo en la generalidad de la población, sino también entre los docentes que no han tenido la fortuna de pasar por ellas. Es difícil encontrar a alguien que haya pasado por este tipo de escuelas, ya sea como alumno o como docente, que no tenga motivos para valorarla positivamente.

No obstante, el primer calificativo que nos vendría a la cabeza al tratar de definir a la escuela unitaria sería pequeña.

Indudablemente no careceríamos de razón, pero considero que el uso del calificativo sería correcto si nos referimos a la escuela en términos cuantitativos: es pequeño su edificio, es pequeña en el número de alumnos, es pequeña en el número de maestros (aunque esto en la actualidad no es tan cierto ya que intervienen muchos itinerantes) y suele estar enclavada en un barrio pequeño.

IMG_3028Tratando de seguir caracterizando a la escuela unitaria, se me ocurre destacar su variabilidad. De un curso a otro pueden darse cambios muy significativos: se puede pasar de tener dos Etapas Educativas a una o viceversa, de tener los tres Ciclos de Primaria a sólo dos o uno y se puede pasar de tener tres, cuatro, cinco… niveles ¡a tener los nueve que abarcan las dos etapas! Pensemos que cuando se incorpora o abandona la escuela aunque sólo sea un  alumno, lo puede hacer con él un nivel de enseñanza.

La escuela unitaria tiene la misma entidad administrativa que cualquier otro centro y el mismo nombre: Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP). Su representante es el Director o Directora, que casi siempre coincide con el único maestro que tiene. También, el reconocimiento a los directores de unitarias, en cuanto a méritos y a nivel económico, es más pequeño que el de los otros centros. Esto se debe a los diferentes tipos de dirección que establece  la normativa, basada únicamente en el número de alumnos de los centros y que no tiene en cuenta el hecho de que al reducirse el tamaño de los centros se reducen los equipos directivos, hasta quedar toda la labor de gestión, que no por ser de unitaria es más reducida, en manos de una sola persona.

Las escuelas unitarias están actualmente englobadas en Colectivos de Escuelas Rurales (CER) que incluyen a las que están localizadas en una zona más o menos cercana. En el CER nos encargamos de elaborar las líneas generales de los Documentos Institucionales, de coordinar los horarios de los maestros itinerantes, de compartir recursos, de organizar actividades conjuntas a lo largo del curso y de realizar actividades de formación docente.

Otra cuestión que caracteriza a las escuelas unitarias es que ¡todas son públicas!

Pero, también, desde mi punto de vista, lo que verdaderamente es significativo en la escuela unitaria es su grandeza humana. Esta grandeza se manifiesta:

·      En el profesorado que, consciente de las dificultades que entraña el trabajo diario, es capaz de entusiasmarse y afrontarlo para que su alumnado disfrute de una enseñanza de calidad.

·       En su alumnado, unos niños en los que se crean unas relaciones de grupo y unos valores tan favorecedores para su desarrollo personal como: la solidaridad, la autonomía, el compartir, el cariño, la responsabilidad…

·       En las familias, que acuden a la escuela con la confianza de sentirse parte de ella y aportan su ayuda para que sus hijos y los de los demás tengan las oportunidades que da una buena formación.

·       Y también, la grandeza de las unitarias es palpable en todo el vecindario. Los vecinos acuden a compartir sus experiencias, nos abren sus puertas o nos dan su apoyo cuando la escuela lo necesita. Todos son conscientes de que las escuelas son parte esencial en la vida del barrio.

Redimensionado05Para terminar y según lo expuesto anteriormente, la calificaría también de familiar. Si algo caracteriza a nuestras escuelas es esa cercanía entre los miembros de la Comunidad Escolar y los vecinos del barrio. Todos se ven partícipes de cuanto acontece alrededor de las mismas. Pues tal y como refleja el título de la presente ponencia, en las escuelas unitarias, verdaderamente, “La Escuela Vive en Familia”.

4. Un poco de memoria

Sin pretender realizar un desarrollo exhaustivo de nuestra historia educativa, sí me gustaría llamar la atención sobre algunos momentos de la misma.

Si nos preguntáramos cuáles pudieron ser los inicios de la escolarización en nuestro país, seguramente a muchos nos vendrían las imágenes de esas fotografías en blanco y negro en las que se ve a un maestro con un montón de niños a su cargo, o a una maestra con un montón de niñas. Observaremos también que esos niños y niñas eran de diferentes edades. Probablemente, ésa pudo ser la realidad escolar inicial para la mayoría de nuestros pueblos y ciudades si exceptuamos la existencia de algún que otro colegio de mayores dimensiones en las grandes poblaciones.

No es descabellado afirmar que al principio la gran mayoría de las escuelas comenzaron siendo escuelas unitarias. Unas escuelas que supusieron una gran liberación para muchos niños, que en esos tiempos eran obligados a trabajar desde edades muy tempranas.

El primer gran impulso que se da a la escolarización en España, se realiza en los comienzos de la II República. Se intenta acabar con el enorme índice de analfabetismo de la población. Se inicia un plan para la construcción de 27.000 escuelas en quince años (en esos momentos ya existían unas 32.000) y para formar adecuadamente a los maestros. Además, se comienza a desarrollar la legislación para crear una escuela pública, obligatoria, laica y mixta.

Redimensionado06Maestra con sus alumnas en Agaete a finales de la década de 1930.

Muchas de las escuelas construidas en este período fueron escuelas unitarias. Escuelas que se diseminaron por todo el territorio, acercando la enseñanza a lugares y personas que nunca habían tenido la oportunidad de ejercer este derecho fundamental que sienta las bases de la libertad e igualdad.

Aunque aún no lo he podido constatar, tengo razones para pensar  que la escuela de El Risco pudo tener su origen a partir de estos planes. Esto se puede deducir de las conversaciones mantenidas con los vecinos que aportaron la información que se refiere a los comienzos de la escolarización en este barrio de Agaete.

Los planes educativos de la II República, no se pudieron llevar a cabo en su totalidad. El golpe de estado, la Guerra Civil y la posterior dictadura supusieron una vuelta a la escuela de pensamiento único nacional-católico, a la depuración de muchos enseñantes, a la separación sexista y a todo un modelo educativo “en gris” como la España de la época.

En un apartado anterior les mencioné el nombre de la escuela  de Agaete a la que fui de niño en esa época gris: “Agrupación Escolar Mixta José Sánchez  y Sánchez”. Y sí, era mixta porque en la escuela había niños y niñas, pero bien separaditos por un muro intermedio que subdividía el edificio y sus patios de recreo. También en estos tiempos, se designaba a los maestros para los niños y a las maestras para las niñas, fomentándose incluso la diferenciación de juegos y actividades por sexo. Es fácil imaginar los problemas relacionales y sociales que produjeron este modelo educativo sexista para multitud de niños y niñas de la época.

5. Algo de Actualidad

Con la vuelta a la Democracia se renueva el Sistema Educativo. Se introduce la enseñanza básica obligatoria y gratuita. Se han desarrollado diferentes leyes educativas en los últimos años, demasiadas, con toda seguridad. La actualmente vigente, la Ley Orgánica de Educación (LOE), garantiza entre otros: el acceso a la educación para todo el alumnado y la igualdad de oportunidades, la transmisión de valores que favorezcan la libertad, responsabilidad, tolerancia, igualdad, respeto y la justicia.

07_rafaEn este período democrático se han conseguido varios logros: el traspaso de competencias educativas a Canarias, una gran modernización y creación de centros de enseñanza, avances en la formación del profesorado, implicación de las familias en la vida escolar y  dotaciones a los centros de recursos humanos y materiales que han redundado en el mayor avance en calidad educativa que jamás ha tenido la enseñanza en nuestro país.

Las escuelas unitarias no han estado a la zaga en estos avances. Como he comentado anteriormente, muchos de sus docentes formaron colectivos voluntarios de trabajo, asistieron a formación en Movimientos de Renovación Pedagógica, crearon propuestas metodológicas innovadoras y acercaron a su alumnado a actividades culturales y a otras realidades lejanas a su entorno. Gracias a esto, muchos alumnos y familiares asistieron por primera vez a un cine, a un teatro, a un museo o a un concierto; escucharon a una persona que había escrito libros; visitaron un pueblo de nuestra isla; visitaron otra isla; subieron por primera vez a un barco o a un avión; viajaron por primera vez a La Península…

En este período se produce también un momento de inflexión para las unitarias. Pasan de depender de los colegios grandes más cercanos, a los que iba el alumnado que finalizaba el cuarto nivel, a convertirse en Colegios con entidad y autonomía administrativa propia en los que se imparte Educación Infantil y toda la Primaria.

Redimensionado07Se crean los Servicios de Educación Compensatoria para apoyar el trabajo en las Unitarias. Estos servicios serían sustituidos por los Centros de Apoyo y Recursos (CAR) que estuvieron en funcionamiento muy pocos cursos y fueron reemplazados, en el año 1995, por los actuales Colectivos de Escuelas Rurales (CER).

Con la institucionalización de los colectivos se ha ido regulando normativamente el funcionamiento de los mismos y de las unitarias. En muchos casos hemos sido testigos de cómo la normativa se redactaba sin tener en cuenta las especificidades de nuestras escuelas.

Nuestras unitarias  han desarrollado multitud de proyectos que han puesto en marcha bibliotecas y espacios de recursos didácticos en las aulas. Se han acogido a planes para implantar las Tecnologías de la Información y de la Comunicación y de esa manera acceder y conectar con el mundo a través de Internet. Han ampliado el ámbito de sus escuelas del barrio a las comarcas que abarcan sus CER. Han gestionado de manera admirable y eficaz los recursos que les son proporcionados por la Administración. Todo esto ha sido posible gracias al entusiasmo y ganas de hacer de uno o dos docentes que se encuentran al frente de cada Unitaria.

6. Un mucho de Esperanza

Aunque hay personas que tienden a no significar algunos momentos importantes de sus vidas relacionados con la enseñanza, la cultura, la naturaleza… hay otra gente, mucha, que valora de manera determinante acontecimientos como: cuándo empecé a leer, quién despertó mi vocación, quién me contaba cuentos, quién me enseñó a nadar…; también hay mucha gente dispuesta a creer y a defender un modelo de enseñanza porque lo conoció, le fue válido, le ayudó a crecer… Un modelo de enseñanza que ofrecen las escuelas unitarias con sus ventajas e inconvenientes. Ventajas e inconvenientes de un tipo u otro que son inherentes a cualquier centro educativo sean cuales sean sus características.

Redimensionado08De igual manera que pienso que el cierre de tantas escuelas  unitarias en las últimas décadas, ha ido asociado al abandono del campo, creo que su permanencia y futuro va ineludiblemente ligado a la reactivación económica y social del mismo. Este impulso se podría producir fomentando una economía verdaderamente sostenible en nuestras islas. Se debería aprovechar el gran acierto que supone, desde mi punto de vista, la unificación de la Educación y de la Sostenibilidad en una misma Consejería, para dotarnos de un sistema productivo que fortalezca y dignifique a nuestro sector primario, para ofrecer oportunidades de formación, capacitación y progreso a quienes trabajan en el sector y para fomentar la creación de pequeñas empresas, en los barrios, que exploten los recursos paisajísticos y etnográficos de cada lugar.

Si ponemos en valor el trabajo más íntimamente ligado a la naturaleza, estaremos valorando la vida en nuestros campos y, muy directamente, estaremos potenciando las escuelas unitarias.

Por otra parte, quisiera manifestar mi esperanza de que en las unitarias estén presentes al menos dos maestros en todo momento, tanto por razones de mejora de la calidad de enseñanza como por seguridad. Para ello, podría ofertarse un trabajo compartido en nuestras escuelas a los maestros que inician su profesión. Se adquiriría una experiencia muy enriquecedora que sería realmente positiva para el futuro profesional de cada docente. Además aportarían su reciente formación, energía y vitalidad como revulsivo en las unitarias y en los colectivos, manteniendo una interesante dinámica entre juventud y experiencia en las aulas.

7. La Escuela Unitaria de El Risco: una unitaria tipo

La Escuela está situada en el barrio de El Risco a catorce kilómetros de la capital municipal, Agaete,  y al noroeste de la isla de Gran Canaria. Un precioso valle, enclavado entre las montañas de Tirma y el Roque de Faneque a las faldas  del Parque Natural de Tamadaba. Un lugar de una belleza paisajística sublime, con unas posibilidades agrícolas y ganaderas que fueron explotadas en otras épocas y que, en la actualidad, precisa de una reactivación que daría a los habitantes de El Risco una necesaria estabilidad económica.

Redimensionado09Se halla a medio camino entre Agaete y la Aldea de San Nicolás. Se llega al mismo por la muy sinuosa carretera comarcal 810, que se cuelga de manera espectacular por los acantilados, lo que da lugar a paisajes de una singular belleza.

El barrio se localiza a un kilómetro de la costa y al margen derecho del barranco que lleva su nombre a las faldas del pinar y Parque Natural de Tamadaba.

La población se encuentra concentrada y habita en viviendas unifamiliares de autoconstrucción.

A pesar de que el barrio está relativamente cerca de la costa, la relación de sus habitantes con el mar es prácticamente inexistente. Ésta se limita a la utilización de la playa que forma la desembocadura del barranco como lugar de pesca y de baño por algunos vecinos.

La principal ocupación de los aquí residentes es el trabajo en el campo, tanto en la ganadería de cabras como en la agricultura (millo y algunas hortalizas). Antiguamente el pinar también generaba puestos de trabajo, cuando se explotaba económicamente.

Desde la Escuela se disfruta de un paisaje muy peculiar: Tamadaba, la Montaña de Tirma, el barranco de El Risco, el mar, con la isla de Tenerife enfrente, acantilados, saltos de agua, palmerales y zonas de cultivos.

Redimensionado10Su flora, casi toda autóctona, es variada y pintoresca: cardonal, tabaibal, palmeral y pinar.

La diversidad faunística natural es importante, sobre todo en el campo de los invertebrados. En la fauna vertebrada destacan los reptiles y las aves.

Todo ello constituye una fuente de recursos didácticos de observación y estudio del entorno.

El Risco también es un lugar de importantes yacimientos arqueológicos de nuestros aborígenes. Los márgenes del barranco, dada su fertilidad, fueron zona de establecimiento de considerables poblaciones prehispánicas.

La Escuela se encuentra casi en el centro de El Risco, en medio del núcleo más habitado del barrio. Se sitúa junto a una zona de equipamiento social que construyó el Ayuntamiento y que se inauguró en mayo de 2003.

En todo el paraje se da una tranquilidad muy apacible, lejos del tráfico de vehículos, maquinarias industriales y ruidos desagradables.

El edificio  actual de la Escuela se comienza a construir en octubre del año 1998. Las clases comenzaron en el nuevo Centro el día 16 de febrero de 2000.

Hasta el día del traslado al Colegio actual, las clases se impartían en la escuela construida al pie de la carretera a la entrada del Barrio desde Agaete. Ese Centro fue edificado por la Junta Provincial de Construcciones Escolares en el año 1956.

Dicho edificio compartió la escolaridad de los alumnos de El Risco, a partir del curso 1993-1994, con un aula que se habilitó en el local social del Teleclub, a raíz de crearse, con carácter definitivo, una segunda unidad en el Centro debido al aumento de matrícula.

IMG_3028La primera escuela que se abre en El Risco, estaba situada en La Ladera, un poco más arriba del lugar conocido como El Puente. Era un edificio construido a finales del siglo XIX, por unos indianos emigrados a Cuba.

13_rafaRedimensionado11

 

 La primera maestra destinada a la Escuela llega a comienzos de la década de 1930. Su nombre era Doña Adela y procedía de Bañaderos. Impartió clases durante uno o dos años y fue sustituida por Doña Paca, que venía de Las Palmas y dio clases durante cinco o seis años. Tras doña Paca se incorporó a la escuela Doña María que residía en San Mateo. Estas primeras maestras vivían en unas habitaciones que tenía la escuela para tal fin. El agua necesaria para la escuela y la vivienda iban a buscarla los alumnos a la Fuente de La Zarza, en El Solapón, situada en el barranco.

Los pupitres y el material para esta primera escuela, fueron traídos con mulos y a hombros desde Guayedra, porque allí acababa el camino hasta donde llegaban los carros.

Los alumnos solían permanecer en la escuela hasta los catorce años; esos eran los que más duraban, y luego se marchaban a trabajar. En un principio había 10 ó 12 alumnos que se sentaban separados: los niños en una fila y las niñas en otra. Algunos de estos primeros alumnos y alumnas fueron: Juan Suárez, Juan Nieves, Perdomo, Bruno, Manuel Boza, José Medina, Lita, Isabel, Leandra y Herminia.

Ellos, ya muy mayores, fueron los que aportaron, mediante transmisión oral, los datos referentes a esta primera Escuela.

En el curso 1993-1994 se crea, por primera vez,  una segunda unidad e imparten clase en ese año dos maestras: Teresa Sosa Cruz y Milagrosa Salgado Ramos.

A partir del curso 1995-1996 se incorpora el sexto nivel de Primaria que hasta entonces se estudiaba en Agaete a donde los alumnos se tenían que desplazar. El alumnado que en ese año cursó sexto nivel fue: Mahica, Montse, Daniel, Nayra y Estefanía.

En el curso 1996-1997 se inicia la escolarización de alumnos de tres años con la matrícula de un solo niño: Pedro Jesús Rosario Martín.

A partir de ese curso y hasta la actualidad, el Centro abarca las enseñanzas comprendidas desde Infantil de tres años hasta sexto nivel de Primaria.

En el curso 2009-2010 la Escuela vuelve a tener sólo un maestro ya que el número de alumnos  se reduce a 11.

En el curso actual 2012-2013 hay un total de 10 alumnos.

Nuestra Escuela se ubica en un edificio de una planta rectangular que está rodeado de una amplia zona ajardinada con una charca, una mesa bajo pérgola, un huerto escolar y un tagoror de reuniones.

La escuela posee una biblioteca con unos buenos fondos bibliográficos. Estos se han incrementado gracias a las dotaciones económicas de los proyectos de animación a la lectura que se han desarrollado en el Centro y a las ayudas para libros solicitadas en diferentes cursos.

En cuanto a Tecnologías de la Información y Comunicación, existe conexión a Internet desde octubre de 2004 por vía satélite (VSAT)

En enero de 2006 se termina la instalación del aula Medusa. Se dota con cuatro ordenadores para el alumnado y un ordenador con impresora para el profesorado.

En diciembre de 2006 se presenta un proyecto para dotar al Centro de pizarras digitales. Estas son  adquiridas (una para cada aula) en el mes de marzo de 2007.

Durante estos últimos cursos se ha incrementado el número de ordenadores para el alumnado, disponiendo en la actualidad de nueve.

En el curso 2011-2012, la escuela se incorpora al Proyecto Clic Escuela 2.0

8. Proyectos Familia Escuela

16_rafa8.1. Desde el CER

Nuestra escuela está integrada en el CER Gáldar-Guía-Agaete. Anteriormente cité las unitarias que existían en estos tres municipios en los años 80. Actualmente sólo forman parte del CER las escuelas de Caideros, Saucillo, Hoya de Pineda y El Risco.

En apartados anteriores también hice referencia a los comienzos de los colectivos de unitarias. Desde esos inicios el profesorado tuvo presente la participación de las familias en la vida escolar. Durante estos cursos se han llevado a cabo proyectos para compensar el aislamiento propio del alumnado de nuestras escuelas y el acercamiento de las familias a las actividades que se proponen.

17_rafaEntre los proyectos llevados a cabo desde el colectivo se deben destacar los Encuentros. Son actividades que se realizan durante cada curso, con ocasión de alguna conmemoración: otoño, Navidad, Día de La Paz, carnaval, primavera, Día del Libro, Día de Canarias, final de curso… Se suelen realizar talleres, representaciones, cuentos, canciones alusivas a cada ocasión, comidas compartidas… Se desarrollan en una de las escuelas, que actúa como anfitriona del evento. Estos encuentros de los últimos quince años reciben el nombre de “Compartiendo Vivencias en el Medio Rural”.

Otro de los proyectos que se ha realizado es el que llamamos “Conocemos Otra Isla”. Éste ha permitido a una buena parte del alumnado y de las familias, visitar y conocer las islas de nuestro Archipiélago, o viajar por primera vez en avión o en barco.

“Acampada en Nuestra Isla” ha sido una actividad que nos ha permitido convivir durante varios días con el alumnado y las familias en albergues y aulas de la naturaleza de Gran Canaria como: Osorio, La Palmita o El Garañón.

En compañía de las unitarias que componen nuestro CER, también asistimos a conciertos escolares, visitamos otros municipios, exposiciones, museos…

18_rafaComo se puede deducir, la apuesta por las actividades complementarias y extraescolares desde nuestras escuelas es clara. Con ellas nuestro alumnado y sus familias toman conciencia de pertenencia no sólo a su escuela sino a un ámbito más amplio. En él  van forjándose relaciones de amistad que se afianzan durante su escolarización y que en muchas ocasiones acaban trasladándose más allá de la escuela.

8.2. Desde nuestra Escuela

La escuela de El Risco, además de participar en las actividades del CER anteriormente citadas, desarrolla también acciones dirigidas a su Comunidad Escolar en particular. En este curso hemos puesto en marcha un proyecto denominado, igual que esta ponencia, “La Escuela Vive en Familia”, en el cual pretendemos canalizar todas las actividades en las que se produce una participación directa de las familias.

19_rafa20_rafa

Desde hace muchos cursos las familias y vecinos de El Risco han colaborado en innumerables ocasiones con la escuela: nos han abierto sus casas y sus negocios, hemos visitado sus ganados y terrenos agrícolas, han acudido a contarnos sus experiencias y vivencias, nos han realizado talleres de elaboración de quesos, de comidas y repostería, de manualidades, de objetos y juegos tradicionales, han redactado y contado cuentos junto a sus  hijos, nos han acompañado en visitas para estudiar el entorno…

Redimensionado14Redimensionado15Redimensionado16Redimensionado17

Algunos de los trabajos llevados a cabo en nuestra escuela en los últimos años, han tenido el reconocimiento de la Consejería de Educación. Son los siguientes:

 

  • 25_rafa1er Premio de Educación e Inventiva y Accésit en Contenidos Canarios en el curso 1998-1999, al trabajo titulado: “El Cuidado de las Cabras en El Risco: Una Forma de Vida”.
  • 1er Premio de Educación e Inventiva y Accésit en Contenidos Canarios en el curso 1999-2000, al trabajo titulado: “El Trabajo de la Loza en Hoya de Pineda”.
  • Accésit en el Concurso de Contenidos Canarios en el curso 2003-2004 por el trabajo titulado: “La Palmera Canaria en Agaete”.

 

  • Accésit en el IV Concurso de Fomento de la Lectura y Dinamización de Bibliotecas Escolares por el trabajo titulado: “Cuentos en Familia y Libro Viajero”.

 

  • 1ª Distinción en el Concurso de Fomento de la Lectura: La Biblioteca y la Lectura en la Era Digital “Mi E-Biblioteca Certamen de Cortos y Spots Audiovisuales”, en el curso 2009-2010, por el spot titulado: “Al Leer”.
  •  

En lo que llevamos transcurrido de este curso, gracias a la inestimable ayuda y colaboración de las familias, hemos vuelto a poner en marcha el huerto escolar, se ha realizado un taller de repostería, los niños son ayudados en clase con la lectura, se ha comenzado a impartir un taller de baile y nos han venido a contar cuentos y vivencias personales de hace muchos años en el barrio.

Muchas de estas actividades están recogidas en el Blog de la Escuela que se puede visitar en la siguiente dirección:

http://www.ceipelrisco.blogspot.com.es/

9. Oportunidades que ofrece

9.1 Para los maestros

Redimensionado18Es indudable el reto que supone para cualquier docente impartir clases en una escuela unitaria. Si este reto se afronta con el deseo de superar las dificultades que conlleva la diversidad de niveles y etapas en una misma aula y si se mira como una oportunidad en la que se puede adquirir una experiencia para abordar la enseñanza desde múltiples realidades, la madurez profesional que se adquiere al pasar por una unitaria, compensará el esfuerzo realizado y será mucho más intensa que en un colegio de otro tipo.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es el conocimiento en la gestión de centros que se adquiere. Hay que tener en cuenta que el maestro de la escuela unitaria debe hacerse cargo, además de sus tareas de docencia, de la administración de la  misma. La dirección conlleva realizar un trabajo que en otros centros comparten un equipo directivo y un claustro de maestros, y ese trabajo es el mismo en líneas generales. Al atender toda esa gestión personalmente, el enriquecimiento adquirido en el conocimiento del funcionamiento de los centros es considerable.

La gestión directa de los recursos económicos y materiales, supone otra actividad inherente a la labor en nuestras escuelas. Otorga una autonomía sumamente positiva y ayuda en la toma de conciencia para un aprovechamiento riguroso de los mismos.

Estas razones me llevan a pensar que se podrían encontrar argumentaciones de peso para el apoyo de las unitarias ya que suponen un lugar inmejorable para la formación del profesorado. Eso me incita también a plantear, como hice anteriormente, que sea paso de los docentes en los primeros años de su profesión. Las unitarias son un lugar ideal para conocer de primera mano el funcionamiento, en todos los sentidos, de una escuela.

9.2. Para el barrio

Nuestras escuelas son punto de encuentro cada día, al salir y al entrar a clase, no sólo para las familias sino para algunos vecinos que disfrutan del jolgorio de los niños. Son también un lugar al que se acude en busca de ayuda para realizar una fotocopia, enviar un fax o correo electrónico.

Redimensionado19Las unitarias son, en la mayoría de los barrios, las auténticas dinamizadoras de la vida social y cultural de sus vecinos. Hemos visto en anteriores apartados la cantidad de actividades que se generan a lo largo de un curso y que muchas de ellas se comparten con el vecindario.

Nuestras escuelas ofrecen un lugar de formación cercano y de calidad para la infancia de nuestros barrios.

La geografía canaria está salpicada de paisajes maravillosos. Junto a esos parajes se desarrolló, a lo largo de siglos, una actividad económica que, en pocas décadas, se ha degradado en beneficio de otras meramente especulativas. Como consecuencia, estos comportamientos nos han llevado a la desastrosa situación económica actual. Esta coyuntura desmanteló nuestro sector primario y no le brindó la oportunidad de modernizarse y progresar en sus actividades. La situación de abandono de nuestros campos y costas llevó consigo el cierre de innumerables escuelas unitarias.

Desde las administraciones se debería tratar de evitar, con todo el empeño posible, el cierre de las mismas, si realmente se apuesta por modos de vida sostenible para nuestras islas y por modelos de enseñanza cercanos y de calidad. Pensemos que cuando una Escuela Unitaria cierra, un barrio muere.

9.3. Para los niños

Redimensionado20En nuestras escuelas podemos observar cómo se desarrollan una serie de valores que engrandecen la personalidad de los que se forman en ellas. Entre otros, me gustaría señalar los siguientes:

·      Los niños de las unitarias adquieren una solidaridad, a medida que avanzan en los cursos, que se va afianzando cuando son conscientes de lo valiosa que es su ayuda a los más pequeños.

·    La autonomía se manifiesta en nuestro alumnado con mayor rapidez, por la imitación que llevan a cabo loRedimensionado21s pequeños de los comportamientos de los mayores.

·     El alumnado de mayor edad aprende a ponerse en el lugar del otro. Los niños de las unitarias observan continuamente a los menores de la clase con las limitaciones propias de su edad. Esto les lleva a ser respetuosos con las capacidades de cada uno.

 

·     Compartir es un valor consustancial al modelo de escuela unitaria. Se  coopera en las situaciones de aprendizaje, de juegos y de relaciones. Esto supone un fortalecimiento de la importancia del trabajo en equipo.

 ·      La responsabilidad que se crea en los mayores hacia los menores, les ayuda a asumir roles que van forjando su madurez y compromiso para afrontar tareas. 

·      El cariño con el que la mayoría del alumnado se trata, es una de las relaciones que más llama la atención en las unitarias. Seguramente se va arraigando desde que, de pequeños, notan cómo son atendidos y ayudados por los de cursos superiores y ellos le corresponden con su respeto y admiración.

Redimensionado23

Como conclusión a estas reflexiones personales que he manifestado a favor de las escuelas unitarias, quisiera proponer una manera objetiva de calibrar la Redimensionado24calidad del alumnado que estudia en ellas. Se trata de observar su progreso en las etapas educativas posteriores. Con toda seguridad se comprobaría que este alumnado no se diferencia en nada del resto. No se podría hacer ninguna distinción de resultados escolares en base a la procedencia del alumnado desde las unitarias o desde otros centros. Al alumno que le fue bien en las escuelas unitarias le irá bien en las etapas educativas posteriores.

En definitiva, las oportunidades que ofrece una escuela unitaria a su alumnado son, cuando menos, las mismas que cualquier otro tipo de centro.

 

Si las escuelas unitarias siguen funcionando, es porque la diversidad económica y social de nuestras islas sigue existiendo y hemos sido capaces de mantener los valores que nos caracterizan como pueblo. Es obligación de los poderes públicos apostar por la conservación de la riqueza patrimonial cultural y natural de Canarias y nuestras escuelas son un exponente claro de esa riqueza a conservar y potenciar.

pdf Puedes descargar la ponencia en formato PDF en este enlace.

En la siguiente imagen puedes ver la ponencia en formato libro digital.

 

 

 

Rafael Sosa Cruz 

Actualizado el Domingo, 18 Enero 2015 16:48

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento