Menu

José Batista Martin, Maestro de Música

El 30 de diciembre de 1.942 falleció en nuestra ciudad el Director de la Banda de Música don José Batista Martín, hijo de Francisco Batista Henríquez y Carlota Martín Batista, que había llegado a ésta en el año 1.903 procedente de su natal Arucas.

A finales del siglo XIX, cuando nuestro viejo maestro, como así le conocían sus músicos, aún residía en su natal Arucas (en el Terrero), había dos bandas, una de ellas conocida como la banda de la democracia, fue músico de las dos, y tocaba el bombardino, alternaba en una u otra, según le dictaba sus "arrebatos" y también dirigió a las dos. En su vida privada era carpintero y trabajaba en casa de un pariente suyo, hombre de cierto poder económico: don Pantaleón Quevedo. 

Cuando a Las Palmas llegaba la temporada de zarzuela en el Circo Cuyás, o de ópera en el Tirso de Molina (hoy Gabinete Literario), asistía a ellas desde Arucas caminando y regresaba también a pie (aún el Pérez Galdós no existía). Ya establecido en Gáldar asesoraba a la empresa "La Unión", que regentaba el viejo Teatro Municipal, en sus habituales temporadas de zarzuela o revistas.

Llegó con su esposa doña Pino Falcón Armas (Pinito la del músico) con cinco hijos (Elisa, Carmen, Pepe, Pancho y Micaela), aquí en 1.905 le nació Juan.

Volvió a Arucas porque su esposa en este parto quedó algo delicada y allí, con su gente, se recuperó y tuvo un nuevo hijo, Víctor en marzo de 1.908. La primera vez vino a sustituir al tinerfeño don Francisco Martín Reyes, que casó en ésta con doña Encarnación Betancort García en octubre de 1.900, la cual murió en febrero de 1.905, de cuyo matrimonio tuvo a su hija Herminia que dejó a cargo de sus tías, pues logró plaza como músico en Santa Cruz de Tenerife.

El maestro Batista volvió a Gáldar el mismo día que se colocó la primera piedra de la Iglesia de San Juan Bautista y en mayo de 1.910 le nació el último de sus hijos, Antonio. Estuvo pues al frente de la Banda Municipal unos treinta y cinco años entre su primera y segunda etapa. Sus hijos varones formaron en  la década de los treinta y hasta 1.942 la famosa Orquesta Hermanos Batista y Pancho (violín), Juan (clarinete) y Víctor (trombón y más tarde contrabajo)  fueron componentes de la Orquesta Filarmónica de Las Palmas durante años  hasta sus prematuras muertes.

 Su primera vivienda es la número 3 de la actual calle Santiago de los Caballeros; también vivió en la casa que está frente a la que más tarde sería la antigua Fábrica Eléctrica, en la calle Reina Arminda, en la casa que era del Sr. Medina y en la misma calle donde está hoy la Ferretería Padrón, en la calle Doramas donde hoy vive don José Quico Pérez. Volvió a la calle Reina Arminda n° 1 donde falleció a los setenta y cinco años.

Era hombre alto, de constitución y carácter fuerte, distribuía su trabajo así: mañana a escribir música; a instrumentar partituras, de tal forma que según el número y calidad de los músicos tenía papeles de las diferentes obras para quince, veinte o veinticinco músicos. Es decir, tenía de cada obra tres o cuatro, y hasta cinco colecciones; las partes difíciles se las ponía a aquellos que eran capaces de resolverlas y al resto tocaba lo fácil y así le sonaba siempre la banda. Las tardes las dedicaba a los educandos y los anocheceres a los ensayos y realizar pruebas para sacar rendimiento a las partituras, táctica que le dio muy buenos resultados según relatábamos anteriormente.

Su sistema para enseñar música era muy peculiar. Los educandos recogían en su domicilio, en papel pautado las lecciones por él escritas para ser estudiadas en sus respectivas casas. Al caer la tarde a los futuros músicos, en la academia, se les tomaba la lección, se corregía y explicaba la lección siguiente. No quería implantar el método de solfeo en boga de Eslava para evitarles gastos.

En la década de los años veinte y principios de los treinta se celebraron en Las Palmas certámenes de bandas. Consiguió numerosas distinciones y premios. Al regreso paraban en Arucas y a su hija Elisa, su preferida, que vivía allí casada joven con Ceferino Pitti Santana, le repetía el concierto que había dado en la capital.

La Banda de Gáldar por él dirigida participó en ocasiones en las fiestas de San Juan en Arucas, de tal forma que en el año 1.925 en todos los actos fue la que intervino.

En cierta ocasión el alcalde de Arucas y varios concejales, entre ellos don Gabriel Mejías Fernández, prohombre de Arucas, casado con doña Carmen Mendoza Domínguez, dama galdense, comentaban que la banda, a laque iban a recibir, era más de Arucas que de Gáldar. Don Gabriel, que conocía el tema, dijo que cuando llegara preguntaran a Batista y a sus hijos de dónde eran. Así lo hicieron y la respuesta fue unánime: de Gáldar, y el "viejo" añadió: "con una banda de chiquillos voy a dejar en ridículo a mi pueblo".

Fue un entusiasta colaborador y activo monitor de los boys scouts y ferviente monárquico. Cuando se implantó la II República en abril de 1.931 y estando sentado conversando con sus amigos en un banco exterior de la plaza, frente al viejo ayuntamiento, se abrió una de las ventanas del consistorio y varios republicanos lanzaron a la calle el cuadro del rey Alfonso XIII. El viejo maestro de música visiblemente enojado les espetó que tiraran también las monedas que traían la efigie del monarca dimitido.

Murió a los setenta y cinco años, tiempo de escasez y penurias; su entierro fue una verdadera manifestación de duelo. Su banda asistió al evento y sonó como en sus mejores tiempos.

A su muerte le sucedió su hijo Pepe, compositor de sus Cantos Canarios y de música bailable (Flor Canaria, Noviecita, Colacho, etc), que venía de dirigir la banda de Telde a ocupar la plaza que dejó vacante su padre con su óbito. 
De sus ocho hijos, tres casaron en Gáldar, Carmen con José García Castillo, funcionario muchos años del Ayuntamiento, Pepe con Josefa Rodríguez Ruiz, una de las seis hijas del conocidísimo Papá Las, y Juan con Micaelita Rodríguez Rodríguez. 
Sólo dos de sus nietos, fueron músicos José Batista, hijo de Pepe, componente de la famosa Orquesta del Hotel Parque y Manolo Pitti, hijo de Elisa, que llegó incluso a Nápoles a estudiar canto. Fue efímera su estancia en Italia. Añoraba a su familia y se volvió pero no abandonó su afición.

 

José Juan García Batista 

 

 

 

 

 

Actualizado el Sábado, 17 Enero 2015 17:26

2 comentarios

  • javier
    javier Sábado, 20 Abril 2013 17:43 Enlace al Comentario

    curioso, me acabo de enterar que este señor era primo hermano de mi abuela, que por cierto.todavia vive, casada con mi abuelo que fue guardia civil, fundador de la banda de musica de vecindario y dio durante muchos años clases de musica, por cierto mi abuela se pasa todo el dia cantando, entre casualidades y algo de genetica estuvo toda la vida relacionada con la musica

  • Ceferino Pitti
    Ceferino Pitti Jueves, 19 Julio 2012 00:17 Enlace al Comentario

    Hola Pepe Juan.....Muy bueno el artículo pero decirte que el teatro Tirso de Molina es el actual Perez Galdós y no el Gabinete y otra cosa, Manolo Pitti fué a Milán a perfeccionar los estudios de canto que comenzó en Las Palmas de GC con Dña Lola de la Torre y no a Napoles.Saludos

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento