Menu

Juan María García Mederos "Sochantre" (Gáldar 1859-1921)

Hasta bien entrado el siglo XX un sochantre era una persona imprescindible en la parroquia. Tenía que conocer música, tener buena y timbrada voz y saber tocar el armonio y el órgano para dar brillantez a las solemnidades litúrgicas.

En entierros acompañaba al sacerdote en los cantos y salmos establecidos; se revestía con sotana, sobrepelliz y bonete. También tenía que asistir a toda procesión detrás de la cruz alzada y chirríales.

Don Juan María García Mederos, según consta en escrito del obispado de Canarias de 17 de mayo de 1886, fue nombrado Sochantre interino "confiado en su habilidad y suficiencia". Fue confirmado en el cargo el16 de junio de 1886, siendo soltero, en visita pastoral del Sr. Obispo.

En 18 de junio de 1894, ya casado, y el 29 de mayo de 1900 fue confirmado en el cargo en sendas visitas pastorales. A causa de la enfermedad que le llevó a la tumba, el 18 de diciembre de 1921, dejó su cometido.

Nació en ésta entonces villa el 14 de febrero de 1859, " contaba, pues, con 61 años de los cuales dedicó a la parroquia unos 35 años, que, en aquella época, era toda una vida sin las comodidades que hoy disfrutamos, ni agua corriente ni luz eléctrica, se cocinaba con leña, muchas viviendas tenían estercolero y aljibe, se vestía con austeridad...

En carta del párroco Don Domingo Hernández de 1 de julio le trata de "estimado sochantre y amigo" pidiéndole que si no puede realizar su cometido, que lo haga uno de sus hijos pues tenía presiones para ser sustituido y se veía obligado a prescindir de él. Eso era el primero de julio de 1921, el18 de diciembre del mismo año falleció.

El 27 de junio de 1884 se le concede, por el Gobernador Civil de la provincia de Matanzas (Cuba), "libre y seguro pasaporte" para dirigirse a las Islas Canarias. El 10 de febrero de 1889 se le concede licencia absoluta para separarse del servicio del batallón de Guía.

El primero de septiembre de 1895 es incluido en las listas de la Cruz Roja Internacional como socio de número y el 4 de diciembre de 1897 se le nombra por la alcaldía constitucional encargado del "reló" público con el haber anual de 150 pesetas. Dicha labor fue continuada por su hijo Roque y al fallecimiento de éste por su nieto Francisco García Padrón, hijo del anterior.

Según cuentan vecinos ya mayores y por haberlo oído a sus padres o abuelos, era alto de estatura, de voz potente como de bajo cantante, rígido, serio en sus tratos, puntual en sus obligaciones, esposo y padre cumplidor. Era de oficio carpintero y trabajaba en el taller que tenía su cuñado don Francisco Bethencourt Cabrera (Maestro Pancho "el inglés"), casado con su hermana Antonia, en la calle larga, donde años más tarde tuvo su hija Josefa un espléndido comercio de tejidos en un edificio moderno. Su canto llenaba totalmente el amplio templo de Santiago con pavimento empedrado con callaos, sin cristaleras y escasos bancos. A él se le debe la madera precisa que lleva cada campana para su funcionamiento. También salió de sus hábiles manos de carpintero varios retablos de los altares de las capillas.

Casó en únicas nupcias el 3 de diciembre de 1888, con 29 años, con Jacinta Castillo Santana, de 23 y tuvo su hogar en la calle Sacristía, hoy Faicán Guanache. Sus padres eran José García Moreno y Josefa Mederos Suárez. Los padres de su esposa fueron Pedro Castillo Perdomo y Cecilia Santana. Fruto de su matrimonio fueron sus hijos José (más de 40 años funcionario del Ayuntamiento), Roque (mecánico), Juan (depositario del Consistorio), Concha, Nieves, Antonio (Oficial del Ayuntamiento), Pedro (empleado en la Cooperativa Agrícola del Norte), Jacinta y Chana.

Murió habitando en casa de su propiedad en la calle Guaires 16, cuyo solar fue vendido por su tío el sacerdote don Ignacio Mederos Oliva que vivía en al vivienda adjunta con el n° 18 de la referida calle Guaires. Una de las condiciones de la compraventa le obligaba a dejar un paso, por su cuenta, entre ambas viviendas cuando construyera la nueva.

Fue enterrado en el cementerio de la Santa Cruz, hoy desaparecido, junto a la tapia izquierda según entramos. Todas las tumbas alineadas junto a dicha tapia estaban ocupadas por los restos de su hermana Antonia y las hijas de ésta. Actualmente ocupa nicho en el cementerio de San Isidro compartido con los restos de su esposa y sus hijos Jacinta, Pedro, Chana y Concha.

Sus hijos Juan y Antonio fueron desaparecidos en plena Guerra Civil el 1 de abril de 1937.

Puedes descargar la Semblanza en formato PDF en este enlace.

 

 

José Juan García Batista

 

Actualizado el Miércoles, 07 Enero 2015 19:05

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento