Menu

D. Francisco Álamo Nuez

Se cumple en estos finales de octubre del 2006, cuarenta años del fallecimiento en Santa María de Guía, del agaetense Panchito Álamo como era conocido. Con tan triste motivo, en aquellos días me publicaron en Diario de Las Palmas el obituario, (como se dice ahora) o nota necrológica del amigo ya citado.

"En Santa María de Guía donde residió los últimos años de su vida, pero siempre ligado a su natal Agaete por lazos familiares y profundamente sentimentales, falleció días pasados, tras corta y fatal enfermedad, D. Francisco Álamo Nuez.

Pancho, como siempre le conocimos sus numerosos amigos, supo en todo momento cautivar con su bondad y simpatía. Odió la vulgaridad y la mentira. Fue un espíritu siempre optimista aún en los postreros días de su existencia, cuando presentía su inmediato paso a la eternidad. Conservador ameno y agradable servicial y no servil con todos.

Dotado de disposiciones nada comunes fue un verdadero maestro en las difíciles artes de la caza y pesca, fue respetado por su pericia y donde vertió a modo de enseñanza sus amplios conocimientos en tales deportes.

Amante fervoroso de la música, del teatro y de la poesía, que como aficionado practicó en sus años mozos y dentro de las circunstancias de aquellos tiempos muy lejanos, siguió como espectador y crítico personal privado a cuantas manifestaciones artísticas se le ofrecían y pudo. En veladas íntimas realizadas espontáneamente y sin profusión, Pancho era elemento esencial, entusiasta y animador. Su espíritu juvenil contagiaba a todos en un clima agradable de compañerismo.

Fue uno de esos hombres que rebosaban canariedad y cuya desaparición no se suple fácilmente, dejando un grato recuerdo y una huella imborrable de ternura. Socarrón, observador y con la adecuada respuesta era siempre bien recibido en todas partes. Tenía ese don que sólo Dios concede a pocos mortales de que donde él estuviera no reinaba la tristeza ni imperaba la dificultad.

En su vida particular primeramente fue un artesano pulcro y primoroso. Más tarde y por circunstancias de los tiempos se dedicó a la agricultura con desvelos y afanes. Muchos años sacó de la tierra sus frutos, no con la prodigalidad que mereció por su entrega.

Pancho, con su muerte, nos ha dejado sinceramente anonadados. Nos apreciábamos mutuamente y pensamos si el gran afecto que le teníamos nos hace aparecer excesivos en estas líneas trazadas con rapidez y salidas de lo más hondo de nuestro ser. Pero serenados creemos que cuanto queda escrito es un reflejo fiel de quién en vida se llamó Francisco Álamo Nuez, a cuya esposa, hijo y demás deudos unimos nuestra sincera condolencia, pidiendo al Creador les de resignación para sobrellevar el vacío tan sensible que ha dejado nuestro querido amigo Pancho".

(Publicado el 02/091966 en el Diario de Las Palmas)

A través de los años transcurridos su memoria es imborrable por su espontaneidad, sus ocurrencias, simpatía y socarronería; fue de verdad, un señor admirado, un hombre de bien, un caballero.

José Juan García Batista.

 

 Fotos: Gentileza de Sebastián Sosa Álamo. (Colección Privada)

Actualizado el Sábado, 17 Enero 2015 16:34

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento