Escrito por J.Araujo.
Jueves 11 de Mayo de 2006
La familia continúa angustiada y desesperada ante la falta de información.

Este miércoles, 10 de mayo se cumplió un año de la denuncia presentada ante el puesto de la Guardia Civil de La Aldea de la familia, García Ramos, por la desaparición del joven Carmelo García Ramos de 34 años de edad que desapareció en la playa de Las Arenas, Artenara, según la familia en extrañas circunstancias.

Su hermana Rosa García mostraba su desesperación y angustia, así como relataba el sin vivir de toda la familia ante la falta de información que permita traer un poco de luz y paz a su hogar.

Todas las investigaciones apuntan a que el joven, gran aficionado a la pesca y que se dedicaba a coger lapas y otros moluscos en la zona, podría haber sido arrastrado por el mar debido a las fuertes corrientes y el mal tiempo que asolaba, dado que algunos de sus objetos personales permanecían aún cerca de la orilla, en el momento que se realizó el rastreo.

Efectivos de la Guardia Civil de la Aldea, Agaete y Santa María de Guía, durante varios días realizaron una exhaustiva búsqueda y recogieron declaraciones a cuantas personas se encontraban en playa y que fueron los últimos en ver a Carmelo García.

La familia García Ramos se mantiene esperanzada y espera que el caso no se cierre por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad, “espero que sigan buscando a mi hijo, pido por favor que si alguien lo ha visto que nos llame y si Dios nos lo ha quitado que nos de una señal y podamos velarlo como él se merece”, manifiesta su madre.

Tras falsas alarmas surgidas varias semanas después de haber desaparecido Carmelo García, en la que unos vecinos del barrio de El Risco llamaron denunciando la aparición de restos que apuntaban al joven aldeano, a partir de ahí no ha habido ninguna otra noticia.

J.Araujo.

11 de Mayo de 2006

Ampliar Imagen
Carmelo García.

Su hermana Rosa García mostraba su desesperación y angustia, así como relataba el sin vivir de toda la familia ante la falta de información que permita traer un poco de luz y paz a su hogar.