Escrito por Infonortedigital
Sábado 22 de Julio de 2006
Se realizó este viernes.

Este viernes el Centro Cutural Guaires, lleno hasta la bandera, subió el telón un año más para recibir a la Compañía Teatral Gáldar que presentó un nuevo estreno con motivo de las fiestas de Santiago.

Este año el inicio del acto fue muy emotivo ya que los miembros de la Compañía, antes de representar su nueva obra, realizó un pequeño homenaje a Hernán Bolaños, compañero del Auto de Reyes, amigo y colaborador de la Compañía, fallecido hace unos meses.

En el transcurso del Homenaje se entregó un pequeño presente a la familia de Hernán y de voz de Roberto Tacoronte, se leyeron unas palabras en su recuerdo:

"Señoras y Señores, sean todos muy bienvenidos:

La Compañía Teatral Gáldar, quiere esta noche rendir un merecido homenaje a nuestro querido amigo y compañero, Hernán Bolaños, fallecido el pasado 9 de Febrero.

Hernán debutó en el Teatro, creo recordar que fue allá por el año 1964 en el escenario del Colegio Fernando Guanarteme, con la obra titulada "El Tío Cabezón". Formó parte del grupo de Teatro "Facaracas" bajo la dirección del también fallecido Celso Martín de Guzmán, del Grupo de Teatro "Ajodar" y a partir del año 1993, de la Compañía Teatral Gáldar. Actuando en muchos escenarios de la isla, así como en la vecina Fuerteventura.

Su última actuación, Auto de Los Reyes Magos el 5 Enero de 2005.

Alguien escribió un día: "Hernán era capaz de sacarnos una sonrisa, con su peculiar sentido del humor, socarrón e imaginativo”

Pero su caballo de batalla, lo que de verdad le entusiasmaba, era su participación durante muchos años en el Auto de Los Reyes Magos, llevar la ilusión a los niños y posteriormente a los mayores de la Residencia "Genoveva Pérez" de Barrial, era todo su afán. Hernán, tenía un gran corazón, lloraba de emoción cada tarde de Reyes, cuando visitaba la Residencia para compartir todo su cariño con las personas que allí se encontraban y decía, "con que poco se puede hacer feliz a esta gente que lo han dado todo por los demás”

Hernán vivió por y para el Teatro, como actor, carpintero, pintor, tramoyista... siempre estaba disponible, fuera festivo o no, ahí estaba para abrir y cerrar el Guaires a fin de que los compañeros pudieran ensayar.

Este Centro Cultural sabe muy bien de su callada labor.

Pero sí solo hablara de Hernán, en su faceta Teatral, sería un mal amigo.

Fue componente del cuadro de baile de la Agrupación Folclórica Princesa Tenesoya, que con tanto cariño dirigía el malogrado Maestro Ignacio Rodríguez. Los pueblos de la Isla y la romería de San Benito, en la Laguna, son testigos de lo que digo. Curiosamente si no estoy equivocado, pues nunca pensé que tuviera que hacer una recopilación de su vida, ella me dirá si no es así, en los ensayos de esta Agrupación conoció a Maruchi, la que luego fue su esposa durante casi treinta y seis años, siendo su pareja de baile y compartiendo con él, escenario en algunas representaciones teatrales.

Hernán, fue monaguillo, mancebo o ayudante de la farmacia de D. Luís Suárez, en la calle Larga.

Trabajaba sin descanso para hacer las alfombras del Corpus y del Corazón de Jesús.

Su dedicación a servir a su pueblo, le llevaba también en los años sesenta después de las horas de trabajo, a la construcción de las Carrozas de las fiestas patronales de Santiago, junto a Paco Bolaños, Vicente, Juan Moreno también fallecido y otros más. Y como no, formaba parte de la Comisión de dichas fiestas. No es que le sobrara tiempo, al contrario le faltaba, pues trabajaba en la carpintería de maestro Isidro y maestro Luís Vega, de Lunes a Sábado de 8 a 6 de la tarde, se levantaba a las 5 de la madrugada para ayudar a su madre, la buena de Lolita la de Chana, para elaborar el pan que luego salía a repartir antes de las ocho de la mañana.

Y encontraba hueco, no sé como, para sustituir en algunas ocasiones, a su padre D.Pedro Bolaños en su labor de conserje del Casino de Gáldar. Asistiendo a la Escuela Nocturna obtuvo el Certificado de Estudios Primarios, el día 30 de Noviembre de 1966, teniendo de maestro a D. Francisco Molinos, Pacuco como cariñosamente le llamamos los amigos.

Les comento lo ocupado que estaba siempre, porque el único premio que tenía el trabajar en la elaboración de las Carrozas, era salir en ellas. Pero una de esas tardes de un día de Santiago, Hernán no aparecía para participar en la Batalla de Flores, fuimos a buscarlo a su casa y no nos contestó, por lo que la carroza salió sin él. Era tanto el agotamiento, que se había quedado profundamente dormido y no despertó hasta el día siguiente, y ni los motores de la planta eléctrica de D. Juan Miranda, que estaban al otro lado de la acera consiguieron despertarlo.

La preparación de las carretas para la Romería del Pino, algunas de ellas con diseño propio, y del Belén Municipal, han sido otras de sus muchas actividades aún a costa de sacrificar el tiempo de estar con su familia.

Hernán y Maruchi, unieron sus vidas ante Dios, en la Iglesia de Ntra. de Fátima el día 8 de Julio de 1970, fruto de esa unión nacieron sus dos hijas, María Jesús y Rosa Delia, que a su vez le dieron 5 nietos, una niña y cuatro niños, alguno de ellos seguramente recogerá algún día el “testifo” que ha dejado su abuelo. A su dos nietos pequeños, los gemelos, hijos de Melquíades y María Jesús, no llegó a conocerlos.

De Hernán, de la dedicación a su pueblo de estar pendiente de los mínimos detalles, labor oscura pero eficaz, de eso podría estar toda la noche hablando.

Resumiendo la faceta humana de Hernán decirles: “que era el amigo que todos deseamos tener en la vida”

Me van a perdonar un momento, no quiero terminar sin antes transmitirles un pensamiento. Conociendo a Hernán como le conocía, creo que aquel anochecer del jueves 9 de Febrero, de no haber estado todos agobiados por el dolor de su pérdida, seguramente hubiéramos podido oir al coro de Ángeles que salió a su encuentro mientras él ya a las puertas del Cielo…

Hernán, siempre estarás con nosotros".

Infonortedigital

22 de Julio de 2006

Ampliar Imagen
Maruchi y Tito Santana
Ampliar Imagen
Emocionado recuerdo
Ampliar Imagen
Lleno hasta la bandera

En el transcurso del Homenaje se entregó un pequeño presente a la familia de Hernán y de voz de Roberto Tacoronte, se leyeron unas palabras en su recuerdo.