Escrito por Infonortedigital
Miércoles 25 de Octubre de 2006
Una delegación gallega que logra entrar en los territorios del Sahara ocupados por Marruecos confirma la vulneración permanente de los derechos humanos

Las ciudades del Sahara Occidental ocupadas por Marruecos están viviendo estos últimos días numerosas manifestaciones de los ciudadanos saharauis, según informan activistas de derechos humanos en la zona. Centenares de saharauis reaccionan así a los nuevos acontecimientos que se han ido sucediendo en relación con el conflicto que padecen desde hace más de 30 años como el informe del Alto Comisionado de DD.HH. de Naciones Unidas pidiendo el ejercicio inmediato del derecho a la autodeterminación, la resolución de la Cuarta Comisión de Descolonización de la ONU, el último informe del Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, llamando a negociaciones entre las partes, y el primer aniversario de la muerte del ciudadano saharaui Hamdi Lembarki, primera víctima mortal de la Intifada de la Independencia Saharaui.

El Ministerio de los Territorios Ocupados del Gobierno de la RASD declaró ayer que más de 500 jóvenes saharauis han sido obligados a exiliarse del Sahara Occidental en periodo de solo un año como consecuencia de la represión marroquí, mientras que los que permanecen allí continúen siendo expuestos a la presión y a las torturas para que tomen el mismo camino, según informa SPS. Así, los jóvenes saharauis son forzados a abandonar el Sahara y tras las torturas a las que son sometidos se les “aconseja” huir hacia la zona que controla el Polisario o hacia España, con lo que algunos caen en las redes de las mafias de la inmigración arriesgando su vida en frágiles pateras, “si quieren salvar el pellejo”.

Desde el pasado viernes, la población saharaui, especialmente los jóvenes, está siendo sometida a una agresión generalizada por parte de los destacamentos de los distintos cuerpos de represión marroquí en ausencia de observadores internacionales. La intención es hacerlos desaparecer de las ciudades ocupadas y para ello las fuerzas marroquíes realizan cada noche decenas de detenciones. Los jóvenes detenidos “son golpeados con porras, palos y otros elementos en las partes más sensibles de su cuerpo, son violados con porras y otros materiales, orinan sobre ellos, son obligados a beber y se les inyectan sustancias que les producen delirios para que respondan a las preguntas de sus torturadores, que después utilizan sus palabras para elaborar falsos informes de culpabilidad”, según declaran fuentes cercanas a los hechos. Además, “son esposados con cadenas a las puertas, sillas y paredes, colgados por las manos y los pies, amenazados con ser enterrados vivos, quemados, como hicieron con el joven Saaidi Salek, y se les advierte que la próxima vez serán sometidos a torturas peores”.

Por otro lado. una delegación gallega compuesta por José María Permuy, del Fondo Gallego de Cooperación; Duarte Correa, del Consello Nacional del BNG, María Villar, Periodista, y María José Andrade, de la Asociación Solidaridade Galega co Poblo Saharaui, pudieron entrar en los territorios del Sahara Occidental ocupados por Marruecos para comprobar in situ la situación de los derechos humanos de la población civil saharaui. La represión y violación de los Derechos Humanos en las ciudades ocupadas del Sahara Occidental se han incrementado de manera brutal desde mayo de 2005, cuando comenzaron las manifestaciones pacíficas de lo que se denominó Intifada Saharaui por la Indpendencia. Desde entonces, dieciséis delegaciones procedentes de diferentes comunidades autónomas compuestas por cargos públicos, parlamentarios, periodistas y miembros de asociaciones de solidaridad han intentado una y otra vez sin conseguirlo entrar en El Aaiún para comprobar la situación de represión por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes en la que vive la población civil saharaui diariamente y que se traduce en detenciones, torturas y un sinfín de brutalidades.

El grupo que pudo entrar en el territorio este fin de semana comprobó en persona y según los testimonios de diversos activistas de derechos humanos con los que se pudieron entrevistar “las terribles condiciones en las que tiene que vivir diariamente la población saharaui y la violación sistemática de sus derechos fundamentales”.

Hace sólo unos días, una delegación del Parlamento Europeo tuvo que suspender una visita prevista a la zona por impedimentos de última hora del régimen marroquí. (SCSC)

Infonortedigital

25 de Octubre de 2006


Hace sólo unos días, una delegación del Parlamento Europeo tuvo que suspender una visita prevista a la zona por impedimentos de última hora del régimen marroquí. (SCSC)