Escrito por Santiago Ramírez
Jueves 07 de Diciembre de 2006
El equipo de Las Nieves mereció mejor suerte, y se vió perjudicado entre otras circunstancias, por el desproporcionado alargue de la primera mitad

El María de Las Nieves visitó La Atalaya para jugar con el líder provisional de la categoría, y una vez más abrió el tarro de sus mejores esencias futbolísticas de un equipo debutante en la competición y con un plantel de jugadores jóvenes y con una gran progresión, poniendo contra las cuerdas en la primera mitad a un Atalaya B, que no demostró el que ocupe ese puesto de privilegio, con un juego poco efectivo y descoordinado en el centro del campo, con poca profundidad, con mucha improvisación, y viéndose su defensa de forma contínua desbordada y superada por la calidad de los atacantes contrarios, que tuvieron varias oportunidades de adelantarse en el marcador, y que se concretaría con un penalti en el minuto 14 sobre la internada de Héctor Bermudez, que sería anotado por el capitán, Anyelo. El gol de Las Nieves vino a animar y despertar algo el insulso juego de los locales, que bien pudieron observar como el equipo visitante estuvo de nuevo a punto de incrementar el marcador con el buen remate de Jonay Valencia en el minuto 41 que se fue al larguero de la portería, y beneficiados por un descuento bastante desproporcionado, hacía que al lanzar una falta por el lado izquierdo de su ataque en el minuto 51, el golpeo se fuese al interior de la portería defendida por Victor.

En el momento de acabar la primera mitad, y al acercarse sobre la grada algunos aficionados/as del María de Las Nieves a protestar al árbitro lo que ellos consideraban un tiempo de descuento anormal, se encontraron con la actitud chulesca, prepotente y encendida del delegado de campo del Atalaya B, José Saavedra ; quien acompañado de otro auxiliar que demostró las mismas maneras, y del que se preguntaban si tendría la correspondiente ficha federativa para estar en el banquillo local, demostraron lo lejano que algunos están de procurar que el deporte transcurra por los cauces adecuados.

En la segunda mitad, que resultó algo más igualada, el María de Las Nieves tuvo algunas oportunidades para adelantarse de nuevo en el marcador, como el buen golpeo de una falta desde el borde del área en el minuto 32 de Alberto, que salió a escasos centimetros del poste derecho defendido por el portero del Atalaya B, que ya se encontraba batido. Sin embargo serían los locales quienes aprovecharon una jugada, en la que el remate de Nauzet favorecido por el rechace de un defensa de Las Nieves sirvió para despistar al guardameta visitante, Victor, que se vió sorprendido al intentar atajar el balón, y que tuvo en general una brillante intervención a lo largo del segundo partido que disputaba en la actual temporada, sustituyendo a Migue, que se recupera de una lesión en el pie.

ATALAYA B U.D.
Once inicial: Francisco, Exuerdo, Rayco, Cristian, Josué, Ruymán ( capitán ), Jorge, Carlos, Magai, Dailos y Jose.
Banquillo: Juan, Nauzet, Carlos, Pedro y Adrián.
Entrenador: Juan M. Tacoronte

Cambios:
- Minuto 46: Adrián por Magai
- Minuto 46: Nauzet por Jose
- Minuto 69 Carlos por Carlos
- Minuto 78 Juan por Exuerdo

Tarjetas amarillas:
- Para Rayco, por zancadillear a un contrario

MARÍA DE LAS NIEVES C.D.
Once inicial: Victor, Cristo, Alberto, Anyelo ( capitán ), Jóse, Jonatan, Moisés, Héctor Bermudez, Aarón Ramos, Jonay Valencia y Hugo.
Banquillo: Héctor Suárez, Isi, Andrés y Jonay Jiménez.
Entrenador: Aday González

Cambios:
- Minuto 46: Jonay Jiménez por Hugo
- Minuto 64: Héctor Suárez por Moisés
- Minuto 76: Isi por Jonay Valencia
- Minuto 88: Andrés por Aarón Ramos.


Tarjetas amarillas:
- Para Aarón Ramos, por sujetar a un contrario por la camiseta
- Para Jonay Valencia, por sujetar a un adversario por la camiseta
- Para Victor, por llevar puesto un collar.

Arbitro: Sr. Luis Javier Diez Castro
Auxiliares: Sr.Juan F. García Jiménez y Sr. Edgar Santana León

Santiago Ramírez

07 de Diciembre de 2006

Ampliar Imagen
María de Las Nieves

Un Atalaya B, que no demostró el que ocupe ese puesto de privilegio, con un juego poco efectivo y descoordinado en el centro del campo, con poca profundidad, con mucha improvisación