Escrito por Infonortedigital
Viernes 22 de Junio de 2007

La Mesa de Contratación Permanente del Cabildo de Gran Canaria propuso la adjudicación para el arrendamiento de la Fonda de San Matías, en Teror, integrada en la nueva Red de Fondas de Gran Canaria, a la oferta presentada por Pedro Ojeda Suárez, uno de los tres profesionales capacitados para la realización del objeto del contrato que se invitó, tras la apertura de un procedimiento de negociado sin publicidad, al haberse declarado desierto el Concurso Público convocado inicialmente por falta de licitadores, en una primera fase del proceso promovido desde la Consejería insular de Medio Ambiente y Aguas.

Según los informes de los técnicos insulares encargados de valorar objetivamente las diferentes ofertas presentadas ante la Mesa de Contratación Permanente del Cabildo Insular, la oferta que finalmente ha alcanzado la mayor puntuación, con respecto al baremo técnicamente recogido y concretamente estipulado en los correspondientes Pliegos de Prescripciones Técnicas Particulares y de Cláusulas Administrativas, pone en valor en su proyecto de inversión el compromiso de su promotor a realizar inversiones por un importe total de 1.186.220,96 euros; de esta cantidad, se señala que invertirá 1.093.531,16 euros en la obra civil (acondicionamiento y reforma, así como construcción de seis habitaciones para su posterior explotación como oferta complementaria de hotel rural, mobiliario y enseres y jardinería), y el resto, 92.689,80 euros en maquinaria y utillaje de hostelería. Estas inversiones se detallan de manera exhaustiva en la oferta, indicando características y precios, considerándose tanto por su volumen presupuestario como por características técnicas, apropiadas e ideales para el funcionamiento inicial de la Fonda a pleno rendimiento.

En cuanto al proyecto de viabilidad económica y la oferta de precios, el promotor finalmente adjudicatario presenta una oferta donde –según el informe técnico de propuesta de adjudicación final- se especifica un amplio plan de actividades a realizar en la Fonda, entre las que sobresalen la prestación de servicios de turismo rural como oferta complementaria de la Fonda, a través de la creación de un Hotel Rural; la creación de un Aula Gastronómica, la realización de exposiciones itinerantes de artistas canarios, cine al aire libre y otros eventos. Estas actividades van dirigidas a diferentes colectivos, valorándose positivamente. Además, presenta una Carta de Precios que se consideran asequibles, oscilando entre los 4,20 y los 14,50 euros, según productos. Prevé un volumen mínimo de facturación -el primer año de explotación- de 720.000 euros para hacer rentable el fuerte esfuerzo inversor que se pretende, sin incluir método alguno de determinación de ingresos; a partir del segundo ejercicio, con la Fonda a pleno rendimiento, espera facturar 1.110.000 euros, lo que implicaría unos niveles de rentabilidad de los capitales invertidos bastante elevados desde el principio.

Por último, la oferta propuesta como finalmente adjudicataria presentó una mejora del canon mensual a percibir por el Cabildo de Gran Canaria, y que se fija en 600 euros mensuales, lo que supone un 140% de incremento sobre la renta mínima establecida en el Pliego de Cláusulas Administrativas.

Con esta iniciativa, el Cabildo de Gran Canaria continúa con su apuesta de crear y poner en marcha una marca única que cataloga, unifica y estandariza, con altos niveles de exigencia en la calidad y modernidad de los servicios prestados, la imagen, las cartas y la atención al cliente en la hasta ahora antigua, obsoleta e inoperativa Red Insular de Miradores-Paradores-Restaurantes en Gran Canaria.

Hasta el momento, la hasta ahora mal denominada Red Insular de Miradores-Paradores-Restaurantes en Gran Canaria, casi no existía, dado que el 70% de los locales (es decir, al menos ocho de los once existentes) no prestaban sus servicios al público, al encontrarse completamente cerrados y en mal estado de conservación.

A través de esta iniciativa, se destaca también el carácter que, a medio camino entre el simple servicio de Restauración que se prestaría en un Mirador tradicional, y el que se presta y exige hoy en día, con altos niveles de exigencia, en la Red de Paradores Nacionales, se pretende que tengan las Fondas de Gran Canaria, a modo de una especie de franquicia insular (para ello el Cabildo ha registrado la marca y los contenidos que la homologan e identifican) dado que en ellas se podrá recibir un servicio unificado de calidad en la atención al cliente, en las cartas y menús disponibles y hasta en la propia imagen exterior, con señales que identificarán claramente que se trata de un servicio insular homologado y de calidad, otorgado individual y singularmente a cada una de ellas, por concesión administrativa, por parte del Cabildo de Gran Canaria.

Tres claves son así las que resumen la baraja de ofertas en el servicio que se presta ya en las Fondas de Gran Canaria: comer, acoger, e incluso si se quiere (en la mayor parte de ellas) dormir, ya que muchas de ellas estarán preparadas para ofrecer estos servicios a los clientes en los casos en los que sus instalaciones se lo permitan y estén preparadas óptimamente para ello.

Infonortedigital

22 de Junio de 2007

Ampliar Imagen
Teror.

A través de esta iniciativa, se destaca también el carácter que, a medio camino entre el simple servicio de Restauración que se prestaría en un Mirador tradicional, y el que se presta y exige hoy en día.