Escrito por Infonortedigital
Martes 31 de Julio de 2007

Sin palabras y con rabia contenida. Ante la mayor catástrofe medioambiental sufrida en Gran Canaria, los isleños enmudecen ante esta tragedia que se ha llevado el pulmón verde de la isla por delante. La isla arde con una climatología adversa que impide la eficacia en las tareas de extinción, como si todos los fenómenos se hubiesen aliado para que el fuego campe a sus anchas. Tristeza y desolación se han adueñado de la isla, pero también, una vez más, surgen las cuestiones de siempre, las que se plantean cada verano, y que se olvidan fácilmente hasta que el fuego aparece de nuevo.

Infonortedigital

31 de Julio de 2007