Escrito por Infonortedigital
Lunes 30 de Julio de 2007

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha calificado esta tarde de “dramática” la situación del incendio que en la isla de Gran Canaria se estima de forma provisional que ha quemado ya cerca de 5.000 hectáreas en los municipios de San Bartolomé de Tirajana, Mogán, La Aldea y Tejeda.

Los fuertes vientos, de hasta 70 kilómetros por hora, y las altísimas temperaturas, que superan los cuarenta grados en las zonas del incendio, están dificultando la extinción de los aún seis focos activos, hasta el punto de que sólo puede operar un helicóptero de grandes dimensiones y el resto de medios aéreos disponibles están en tierra porque su seguridad peligra dado el viento existente.

Según detalló el consejero de Presidencia del Gobierno canario, José Miguel Ruano, una de las principales preocupaciones en estos momentos es la extinción del incendio en la zona de Cruz Grande, que se ha desplazado al paso de la Herradura, y por la fuerza y sentido del viento amenaza con subir hasta lo alto de la Cumbre, donde están importantes nodos de comunicaciones, civiles y militares, de importancia para la isla (la zona militar comúnmente conocida como Los Pechos cuenta con un retén de bomberos y el único helicóptero activo tratando de cortar el fuego. También se ha actuado especialmente para proteger el Pinar de Tamadaba, que ha llegado a estar seriamente amenazado.

Por el resto, quedan aún seis focos activos que no están controlados, después de que las condiciones climáticas los hayan ido agravando durante el día. Las zonas activas, según detalló Ruano, son en estos momentos las siguientes:

-De Cercado de Araña hacia el Cruce de la Herradura en la GC-60
-De Cruz Grande hacia Tunte (San Bartolomé de Tirajana) en dirección a El Sequero y La Plata
-La Cuenca de Pilancones hacia Ayagaures
-Veneguera (por la GC-200)
-El Hoyo-Tocodomán (La Aldea de San Nicolás)
-Barranco de Siberio (La Aldea), localizado ahora en la Presa de El Parralillo.

Ante la gravedad de estos incendios en Gran Canaria, que hasta el momento han provocado el desalojo de 2.065 personas (a las que queda por sumar habitantes de algunos barrios de San Bartolomé de Tirajana desalojados esta misma tarde), el Gobierno de Canarias y el Cabildo solicitaron a los ciudadanos que no se desplacen ni hoy ni mañana hacia la Cumbre, al haberse dado el caso de ciudadanos que subían para ver los incendios y que entorpecieron la labor de los equipos de extinción, que tienen cortada la zona.

Ante esta situación “dramática, de extrema gravedad y muy compleja”, el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, quiso lanzar un mensaje de tranquilidad y expresó que las administraciones están trabajando “de forma conjunta”. Por lo pronto, dijo el presidente, el Consejo de Gobierno aprobará mañana un decreto por el que se aprobarán las ayudas para los afectados una vez se pueda hacer balance de daños. Además, dijo Rivero, el consejo de Gobierno exigirá formalmente al Gobierno del Estado que apruebe un decreto ley como el que el año pasado aprobó el Ejecutivo central para Galicia, comunidad que fue también fuertemente afectada por los incendios el pasado verano.

Rivero deseó, de cara a la jornada de mañana, que el viento pueda bajar para que puedan incorporarse al trabajo de extinción todos los medios aéreos de que se disponen. Sin embargo, las previsiones meteorológicas para mañana no son muy halagüeñas, y se estima que haya también fuertes vientos con altas temperaturas, que durante todo el día no han bajado de los 40 grados en las zonas donde trabajan los servicios de extinción.

El Gobierno de Canarias, además, anunció que ha contratado los servicios de un helicóptero y un avión más para que trabajen en cuanto mejoren las condiciones del viento. Del Gobierno central, además, se espera que pueda incorporarse un helicóptero más del tipo Kanoff (rusos, que por su peso pueden trabajar con los fuertes vientos sin riesgo alguno).

El presidente insistió en lanzar un mensaje de tranquilidad, al decir que la prioridad está en salvar vidas humanas y en que las administraciones están trabajando “codo a codo” para poner a disposición de la extinción “todos los medios disponibles, sin escamotear ni un solo medio humano ni material”.

Infonortedigital

30 de Julio de 2007

Ampliar Imagen
Paulino Rivero

Los fuertes vientos, de hasta 70 kilómetros por hora, y las altísimas temperaturas, que superan los cuarenta grados en las zonas del incendio, están dificultando la extinción de los aún seis focos activos.