Escrito por Infonortedigital
Miércoles 01 de Agosto de 2007

Lo de los plenos en el Ayuntamiento de Agaete se está convirtiendo, peligrosamente, en un espectáculo bochornoso, con un alcalde que hace gala de un talante más bien propio de una época ya superada por la mayoría de este país, menos por aquellos que no creen en la Democracia. Sin venir a cuento, sin que medien graves situaciones de por medio, el alcalde utiliza las facultades que le otorga la Ley, para expulsar a miembros de la oposición o vecinos que asistan al pleno, según le de la ventolera. Al alcalde de Agaete no le gusta las discrepancias y en vez de rebatir con argumentos, tira por el camino más fácil, dejando claro que lo suyo es el ordeno y mando, sin que nadie rechiste. Por eso, cuando se embala y saca la consabida consigna de la mayoría que le ha dado el pueblo, causa vergüenza ajena, ya que para lo que le conviene si es buena la democracia, pero cuando no, se salta a la torera, los esenciales principios democráticos.

Infonortedigital

01 de Agosto de 2007