Escrito por Infonortedigital
Viernes 03 de Agosto de 2007

Este viernes, tres de agosto, la villa marinera de Agaete se convertirá en punto de encuentro de todos los canarios.

Agaete huele ya a Rama , y los olores festivos se respiran en la villa con ganas de pasarlo bien y disfrutar de una fiesta que los es todo para los vecinos del municipio.

Las calles del casco lucen engalanadas con alegres banderas, fiel reflejo de la imagen de un pueblo que estos días es pura e intensa alegría.

Los puestos de turrones, de las típicas chucherías de los días de fiesta grande, están ya bien ubicados en las céntricas vías del casco.

Desde la media tarde de este viernes, en guagua , por barco o por vehículos particulares, comenzaran a llegar a la villa miles de visitantes, deseosos de participar en una de las fiestas más populares de Canarias.

Pero este viernes, tres de agosto, es crucial para los vecinos de Agaete. La mañana se pasará en las cocinas, preparando la rica gastronomía que ayudará a recuperar las fuerzas en los intensos días que se avecinan.

Por la tarde, habrá quien se eche una buena siesta ya que la noche se pasará totalmente en vela, y hay que tener el cuerpo en condiciones para disfrutar de lo lindo.

En el momento en que las sombras oscuras caigan sobre el pueblo, los bochinches abrirán sus puertas, las farolas iluminarán las calles y los vecinos saldrán a cumplir con su vigilia festiva anual.

No se sabe si la noche será larga o corta pero si será emotiva, ya que familias y amigos se reunirán para esperar juntos ese momento mágico de las cinco de la madrugada.

Será entonces cuando Agaete entero se levante para bailar su Diana, Rama y Retreta, una trilogía musical de permanente baile en la calle, que se prolongará sin descanso, durante cerca de 24 horas.

Agaete ya está dispuesto para la gran amanecida. Solo falta que suene el volador y que comience la fiesta.

Infonortedigital

03 de Agosto de 2007

Ampliar Imagen
Amanecida en Agaete.

Agaete ya está dispuesto para la gran amanecida. Solo falta que suene el volador y que comience la fiesta.