Escrito por Juan Ruiz Tacoronte
Domingo 25 de Noviembre de 2007
Ha sido condenado con una multa e indemnización al agredido.

En el Juzgado de Instrucción nº 5 de Granadera Canaria, en Las Palmas de Gran Canaria, se celebró el juicio por agresión de un jugador del Rayco (Tamaraceite) a otro del Barrial (Gáldar), cuando ése se encontraba en el suelo, propinándole patadas en todo el cuerpo, de lo cual presenta lesiones, esto en categoría juvenil de nuestro fútbol regional.

La denuncia habia sido presentada hace unos meses por el padre del jugador agredido, por ser entonces menor de edad, para lo cual el Club (Barrial) dispuso de un abogado, que ha sido que ha llevado a cabo las gestiones para que se celebrase el juicio oral.

Los hechos se remontan a mayo cuando la guagua del equipo galdense tuvo que salir escoltada por la Policía Nacional desde el campo de fútbol Juan Guedes de Tamaraceite hasta la salida de los túneles Julio Luengo. Afortunadamente el árbitro hizo constar estos hechos en el anexo del acta, que ha sido esencial, junto a la clara exposición del jugador totalmente coincidente, para que el Juez dictase sentencia favorable al jugador del Barrial, condenando al dorsal nº 2 del Rayco -que acudió sin abogado-, con una simbólica pena y otra simbólica cantidad económica como indemnización al agredido, que el acusado reconoció haber golpeado cuando se encontraba en el suelo, pero que no fue él sólo, "lo cual no le exime de responsabilidad", según respondieron tanto la Juez como la Fiscal, que desde el principio tenía muy claro el tema.

El Barrial y el padre del jugador agredido han tratado que hechos de ésta naturaleza no sucedan en los campos de fútbol, máxime de la cantera, y exigir la máxima justicia a los que buscan la violencia. En este caso concreto pudo haber sucedido de todo, pero afortunadamente ha habido suerte, en cuanto a heridos o lesionados graves.

Juan Ruiz Tacoronte

25 de Noviembre de 2007

Ampliar Imagen
Estadio Barrial

El Barrial y el padre del jugador agredido han tratado que hechos de ésta naturaleza no sucedan en los campos de fútbol, máxime de la cantera, y exigir la máxima justicia a los que buscan la violencia.