Escrito por Infonortedigital
Viernes 02 de Mayo de 2008

La Sala Insular de Teatro del Cabildo grancanario enfila su recta final de temporada. Su escenario, en el que han venido actuando una buena nómina de compañías canarias con propuestas teatrales y dancísticas, se repliega a finales del mes de junio hasta después del verano. Durante el mes de mayo, la cartelera de la antigua iglesia ubicada en la calle Primero de Mayo, ofrece al público una variada oferta de teatro, que incide en las propuestas amparadas en el universo de la infancia y la música.

Así, los días 10 y 11 de mayo, la compañía Cuentos con Encanto, ofrece en la mencionada sala su montaje infantil “La leyenda del hada”, un espectáculo de marionetas, inspirado en una antigua leyenda de los indios de Norteamérica, que de forma lúdica infunde valores como el amor a la naturaleza y el respeto a los animales. Esta historia sometida al calor de los cuentos de hadas románticos de la tradición europea, se representará a las 12.00 y a las 18.00 horas (10 de mayo) y a las 12.00 horas (11 de mayo).

Regresa también en mayo a la Sala Insular de Teatro el humor inteligente y ácido de la actriz canaria Antonia San Juan con su montaje “Hijos de su madre”, el primer montaje escrito y dirigido en su totalidad por ella misma. Será del 15 al 18, siempre en funciones que darán comienzo a las 21.00 horas. “Hijos de su madre” es una comedia aguda que combina humor, diálogos punzantes llenos de ironía y sarcasmo con un texto repleto de sorpresas en un viaje alrededor de la pareja (la amistad, la seducción, la familia), donde el espíritu de la directora se deja entrever en cada palabra, en cada gesto, incluso en cada silencio. Todo ello se combina a la perfección con canciones en directo que Antonia San Juan engarza de una manera acertada, interpretadas por el actor y cantante Félix Navarro. Una galería de personajes inigualables en los que, el público reconoce en ellos desde el principio a su cuñado, a su suegra, a su vecino, a su amiga íntima... Unos intérpretes eficaces a los que la directora por su condición de actriz consigue sacarles el mayor rendimiento logrando unos resultados realmente sorprendentes. Los tres actores se multiplican llenando el escenario con diez personajes diferentes.

Los días 24 (a las 12.00 y a las 18.00 horas) y 25 (a las 12.00 horas) de mayo, Clapso propone su particular versión musical de “El Mago de Oz”, el único que podrá ayudar a la pequeña niña huérfana Dorothy Gale. Teatralmente se han montado innumerables adaptaciones en todas partes del mundo, generalmente dirigidas a los niños y de carácter musical, que son el objetivo principal del libro escrito por Frank Baum.

“El mago de Oz” es la publicación infantil más editada de la historia, quizás sus personajes aúnan el espíritu de la aventura con una visión solidaria de un mundo mágico donde sin amigos es imposible salir. La realidad y la ficción se mezclan con los sentimientos de un león cobarde, un espantapájaros sin cerebro y un hombre de hojalata que desea un corazón. Los cinco actores de Clapso son María Vigo (Dorothy), Enrique Cordovés (El espantapájaros), José Manuel Trujillo (El hombre de hojalata), Manuel Ramos (el león) y Pino Luzardo (la Bruja del Este).

También regresa del 30 de mayo al 1 de junio a la Sala Insular de Teatro el acordeonista canario Miguel Afonso con su último montaje musical, “De vuelta al baile”. Siempre a las 21.00 horas, el espectáculo es una obra teatro musical dirigida e ideada por Miguel Afonso, que recorre un buen pedazo de la música de una época concreta a través de los recuerdos de los que han regresado a las islas en su vejez tras haber pasado la vida emigrados. Para Afonso, su montaje es “una historia de seres que han afrontado duras experiencias con sentido del humor y ganas de vivir y que, mediante la música, la ironía y la nostalgia, realizan un viaje a sus recuerdos en una fiesta improvisada de la cual harán partícipe al espectador”. Un acordeón como hilo conductor, un acordeón con sabor a sal, a esperanza y a libertad, y una excusa, la muerte de Borito, el Cambullonero, amigo de la infancia de todos ellos, es la causa que les reúne a Ca Yeyo, la tiendilla de aceite y vinagre que hay junto a la casa de aquél, donde se desarrolla el velatorio.

A Ca Yeyo van entrando, procedentes del velatorio, los amigos del extinto Borito el Cambullonero, y, así, vuelven a reunirse viejos amigos de toda la vida a quienes la emigración había separado. Uno tras otro, los retornados van entrando a CaYeyo, reencontrándose y contándose sus respectivas experiencias, al tiempo que cuentan chistes y anécdotas y se acuerdan de Borito y de sus canciones preferidas. Así, el paralelo velatorio que se desarrolla en Ca Yeyo va convertirse en el lugar de reencuentro de Pedro y Teresa, un amor de adolescentes que brotó una tarde de domingo en un Baile de Piñata y que los avatares de un periodo difícil y una guerra injusta había separado.

Infonortedigital

02 de Mayo de 2008


También regresa del 30 de mayo al 1 de junio a la Sala Insular de Teatro el acordeonista canario Miguel Afonso con su último montaje musical, “De vuelta al baile”.