Agaete mi pasión: "El hundimiento del vapor agaetense San Carlos por el submarino alemán U-37"

El El "San Carlos" y el "Esperanto", cargando frutas en el puertode la Aldea década de 1930-40 (FEDAC)

El "San Carlos", un pequeño moto velero dedicado al tráfico de cabotaje entre las islas y las posesiones españolas en África occidental, con 223 toneladas de registro bruto, de unos cuarenta metros de eslora, construido en 1919, en Santander, tenía su base en el Puerto de Las Nieves, Agaete (Las Palmas de Gran Canaria).   

En 1940, el San Carlos era propiedad de una empresa familiar de Agaete (Las Palmas), llamada "Naviera Hermanos Trujillo", formada entre otros socios por los hermanos, "Pepe", "Lola", madre de "Toni" el "Machete", "Elvirita", madre del pintor Pepe Dámaso, “Moso" y "Paca", todos vecinos de Agaete, propietarios de fincas y almacenes dedicados al empaquetado y exportación de frutas, principalmente tomates y plátanos. Su tripulación formada por 17 marineros eran casi todos naturales y vecinos de Agaete, Gran Canaria, patroneado por D. Rafael Sosa Pino, padre de "Rafaelito el carpintero y Panchito el de Tití", entre otros (que en paz descansen).

El Patrón del San Carlos, D. Rafael Sosa Pino.  (foto gentileza de su nieto Benjamín)

 

 

 

 

El Patrón del San Carlos, D. Rafael Sosa Pino.

(foto gentileza de su nieto Benjamín)

 

 

 

 

 

 

 La tarde de 16 de diciembre de 1940, el "San Carlos" regresaba de la costa Africana donde había dejado pasaje, material de construcción, azúcar, frutas y otros alimentos, en el enclave español denominado "Cabeza de Playa del Aaiún", regresaba en lastre (vacio), con diez soldados que cumplían el servicio militar en África como pasajeros. 

Playa del Aaiún, África Occidental Española, años sesenta.Playa del Aaiún, África Occidental Española, años sesenta.

Por la zona se encuentra en su novena patrulla el submarino alemán U-37, al parecer en alguna misión secreta, tratando de localizar buques de cabotajes que avituallan a submarinos ingleses al igual que lo hacían otros a los alemanes.

El U-37(http://guerra-abierta.blogspot.com.es/)El U-37(http://guerra-abierta.blogspot.com.es/)

A las 19,50 horas, con oscuridad casi total ya que nos encontramos a mediados de diciembre, el vigía del U-37, pone en conocimiento del Capitán del sumergible la presencia del San Carlos. El Capitán Asmus Nikolai Clausen, de 29 años de edad, goza de un amplio historial en hundimientos de barcos aliados, condecorado con las máximas distinciones del Reich, con varias cruces de hierro.

El Capitán Asmus Nikolai Clausen

 

 

 

 

 

 

El Capitán Asmus Nikolai Clausen

        

El submarino se encuentra a unos 800 metros del "San Carlos" (http://uboat.net/allies/merchants/ships/722.html).

Zona de de patrulla del Submarino U-37, donde se encontraba, el día 16 de diciembre de 1942 (U-Boat Attack Logs, Daniel Morgan y Bruce Taylor  )Zona de de patrulla del Submarino U-37, donde se encontraba, el día 16 de diciembrede 1942 (U-Boat Attack Logs, Daniel Morgan y Bruce Taylor  )

A las 20,00 horas, el Capitán Clausen toma la decisión de hundir "El San Carlos", se desconoce por qué la toma, tratándose de un barco de una nación neutral en el conflicto y aliada políticamente de Alemania, el San Carlos lleva pintada una enorme bandera española en ambos costados del casco, parece que lo confundieron con un buque que avitualla a barcos aliados captado por la red de espionaje inglés de Las Palmas de Gran Canaria. 

Ordena armar un torpedo, según algunas informaciones lo lanza, afortunadamente erra el blanco por el escaso calado, ya que el vapor viene en lastre y se pierde. 

Los 280 kg de explosivos del torpedo hubieran hecho astillas al pequeño vapor.

La mar está en calma, el patrón del moto-velero, Rafael Sosa Pino, el segundo de a bordo, Francisco Álamo Vizcaíno y Cristóbal Martín Martín, el timonel, de 18 años de edad (DEP 3-9-2018), todos vecinos de Agaete, charlaban amigablemente en el puente mientras apuraban un café "del Valle", ajenos a las intenciones y movimientos del submarino amparado en la oscuridad. En la sala de máquinas, Manuel Sosa, "el Cabito", padre del poeta y cronista de la villa "Chano Sosa", echaba carbón a la caldera, el resto de la tripulación descansa.

El timonel, Cristóbal Martín Martín en su juventud.

 

 

 

 

 

 

 

 

El timonel, Cristobal Martín Martín en su juventud.

Ante el fallo del torpedo, Clausen ordena preparar el cañón y la ametralladora antiaérea, disparan un primer proyectil que da en un costado del "San Carlos", haciendo dar un bandazo al barco, pero los casi 20 cm. de las traviesas de madera del casco del viejo moto-velero aguanta bien el cañonazo  de 88 mm del U-37.

Maqueta cañón de 88 mm del U-37Maqueta cañón de 88 mm del U-37

El patrón "Rafaelito Sosa", ordena parar la maquina y comienza a tocar la bocina,  es la señal de sumisión a quienes le atacaban, tiró con tanto ímpetu que rompió la liña, según cuenta D. Cristóbal Martín, el timonel en aquel entonces. Seguidamente sonaron varios cañonazos más, uno dio directamente en la chimenea destrozando la caldera e inundando de agua la cubierta. No había duda de quien quiera que fuera estaban decididos a mandarlos al fondo de la marea. El San Carlos comenzó a hundirse de popa, dando el patrón la orden de abandonar el barco por el lado contrario de donde venían los cañonazos, arriando los dos botes salvavidas. 

Lugar del hundimiento y lugar del rescate.Lugar del hundimiento y lugar del rescate.

 Los rezos y peticiones de salvación a la Virgen de las Nieves de aquellos hombre dieron resultados y si bien hubieron varios heridos, uno de los cuales falleció posteriormente a consecuencias de las lesiones, los 27 hombres pudieron contarlo. Ya en el bote,  remando se alejaron del "vapor", observando como en medio de la oscuridad aparecía el submarino que seguía cañoneando al San Carlos, ya que el viejo casco de madera, con casi 20 cm. de grosor, resistía los pepinazos del pequeño cañón del submarino y los torpedos eran demasiado caros para tan pocas toneladas. 

Submarino

Hicieron 21 disparos hasta que se averió el cañón, los mismos que las salvas que por aquellas fechas hacían los cañones de "Las Peñas", para recibir a la virgen de Las Nieves en Agaete cada cinco de agosto. Al final tuvieron que acercarse en un bote neumático marinos del U-37 y colocar una carga explosiva para terminar de echar a pique al valiente "San Carlos". 

El ataque apenas duró unos quince minutos, lo que debió de ser una eternidad para los 27 supervivientes. Ya alejados y desaparecido de la escena el submarino, remaron durante toda la noche en dirección a Fuerteventura.

Los supervivientes en el momento del rescate por el correíllo Los supervivientes en el momento del rescate por el correíllo "La Palma",http://www.mundohistoria.org/

   Durante la noche avistaron un velero en la lejanía, el "Adán", los soldados que iban de pasajeros se quitaron las camisas y les prendieron fuego para ver si les veían, pero el "Adán" pasó de largo. Sin víveres, sin agua y con el susto en el cuerpo, pasaron una noche terrible. Al amanecer ya comenzaron a ver el faro de la Entallada de Jandía, Fuerteventura, lo que supuso un alivio, estaban a unas ocho millas, unos quince kilómetros, por lo que solo tuvieron que esperar a que el correíllo "La Palma", que pasaba por el lugar en su viaje desde Lanzarote a Las Palmas, se encontrara con ellos. 

Correíllo Correíllo "La Palma"

A las doce del mediodía del 17 de diciembre, fueron rescatados y una vez a bordo del "La Palma", les ofrecieron ropa, comida, y atendieron a los heridos, Sebastián Álamo Álamo, Manuel Sosa González, José Álamo Martín, Juan Rodríguez Suárez, Francisco Expósito Hernández, Manuel Pérez Paz y Agustín González Jiménez,  que habían sido alcanzados por la metralla de los proyectiles. El herido Agustín González fallecería a los pocos días.

Días después, cuando llegaron a Agaete, cuenta la tradición oral, que lo primero que hicieron fue visitar a la Virgen de las Nieves, patrona de los hombres de la mar de la villa, acompañados de las familias, para darle las gracias de su salvación, haciendo algunos de los marineros el kilómetro que separa la ermita del pueblo, de rodillas.

Los hechos fueron puestos en conocimiento de la Comandancia de Marina, que nombró instructor de las diligencias que  se instruyeron,  al   Comandante  Francisco 

Bernal, la censura militar imperante ordena el silencio informativo del suceso por tratarse Alemania de un aliado.

El "San Carlos" estaba asegurado con la compañía  británica Lloyds, que procedió a indemnizar a los propietarios, además recibieron una compensación del  gobierno alemán tras la guerra.

Registro del seguro en Lloyd´s del San Carlos, a nombre de D. José Trujillo..Registro del seguro en Lloyd´s del San Carlos, a nombre de D. José Trujillo..

Con este suceso y la paralización de la economía por el conflicto mundial, entró en declive la naviera "Hermanos Trujillo", de la que dependían muchos puestos de trabajo de Agaete, terminaron vendiendo todos los barcos. Con las indemnizaciones los hermanos Trujillo compraron tierras en el Risco de Agaete y la Aldea, convirtiéndose en uno de los mayores propietarios y productores de tomates de la localidad en los años cincuenta.

Vivienda familiar de la familia Trujillo, en la actualidad, propietaria del San Carlos. en la calle León y Castillo, Agaete.

 

 

 

 

 

 

 

 Vivienda familiar de la familia Trujillo, en la actualidad, propietaria del San Carlos. en la calle León y Castillo, Agaete.

En julio de 1942, el capitán Clausen pasó a comandar el U-182, un submarino superior, del Tipo IXD. En su primera patrulla en el Océano Índico, hundió cinco barcos, con un total de 30.071 toneladas. Durante el viaje de regreso el U-182 fue localizado y hundido el 16 de mayo de 1943, por dos destructores americanos, falleciendo toda la tripulación.

El Capitán Clausen recibido por el Almirante Doenitz, Jefe de la Fuerza Submarina, tras finalizar una patrulla .El Capitán Clausen recibido por el Almirante Doenitz, Jefe de la Fuerza Submarina, tras finalizar una patrulla .

     El Mariscal DOENITZ; de 1932 a 1945, Comandante en jefe de la flota de submarinos, comandante en jefe del Arma Submarina, contraalmirante, almirante, Gran Almirante y comandante en jefe de la Marina de Guerra alemana, fue acusado en el proceso de  Núremberg  por el hundimiento del San Carlos y otros buques neutrales de crímenes de guerra: Responsable del hundimiento de barcos neutrales sin advertencia previa, lo cual era una violación del Acuerdo naval de 1936, así como de incumplir la obligación de salvar a los náufragos. Sin embargo, al ser la guerra submarina una actividad realizada por todas las potencias, el Tribunal no lo tuvo en cuenta en la acusación. Si tuvo en cuenta, sin embargo, el conocimiento por parte del acusado de la existencia de campos de concentración.

Fue considerado culpable y condenado a diez años de prisión.
El U-37 fue hundido por su propia tripulación al terminar la guerra en la bahía de Sonderborg (Dinamarca), el 5 de mayo de 1945, más tarde fue reflotado y desguazado. El U-37 fue el segundo submarino en cosechar más toneladas de hundimiento durante toda la segunda Guerra Mundial, incluida las 223 toneladas de nuestro San Carlos, el primero fue el U-48.

Submarino


 

 Puedes ver el trabajo íntegro en formato libro digital pinchando en la imagen inferior

 
 
José Ramón Santana Suárez - https://agaetemipasion.blogspot.com 

 

Actualizado el Miércoles, 13 Marzo 2019 17:02 horas.

3 comentarios

  • Maria de los Ángeles Rivero Álamo Sábado, 06 Febrero 2021 18:37 Enlace al Comentario

    Buenas tardes mi nombre es María de los Ángeles Rivero Álamo y soy la biznieta de Manuel Álamo Vizcaíno. En el artículo se habla que el patrón era Rafael Sosa Pino y no es cierto, era mi bisabuelo Manuel el patrón y tengo documentación que así lo acredita. Ruego procedan a subsanar dicho error en honor a la verdadera memoria de lo acontecido,

  • Manuel Álamo Sábado, 01 Agosto 2020 20:55 Enlace al Comentario

    Muchas gracias por el artículo. Soy nieto de Francisco Álamo Vizcaíno al que nunca conocí. Recuerdo la historia contada por mi padre Francisco Manuel Álamo Trujillo. Recuerdo ir de pequeño a ver a mi tía Carmela en la casa de la C/León y Castillo. Uno de los marinos manifestaba que sí hubo señales de aviso y que, por eso, tuvieron tiempo de arriar los botes.Sí el barco se hundió de popa.

  • Juan Dávila-García Miércoles, 06 Marzo 2019 09:23 Enlace al Comentario

    Excelente trabajo relacionado con el hundimiento del SS San Carlos de la familia Trujillo. Recuerdo a maestro Paco Trujillo, motorista naval, que fue tripulante de unos de los barcos de sus primos, casado en Guía, que me hablaba de su tiempo en el mar. Siempre lo recuerdo con verdadero afecto. Gracias al autor.-

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento