Agaete mi pasión: la Semana Santa agaetense

 Semana Santa Agaete

La Semana Santa en Agaete se viene celebrando desde tiempos inmemoriales, probablemente, los actos litúrgicos desde el momento de la evangelización del lugar, la llegada de los primeros religiosos y la suplantación de los ritos aborígenes por los cristianos a partir de 1481, si bien no es hasta mediados del siglo XVI, cuando la iglesia autoriza exteriorizar la fe y comienzan las primeras procesiones.

En los inventarios obrantes en el archivo parroquial ya en 1696, la parroquia contaba con una imagen de Cristo crucificado de medianas dimensiones y en 1752, una virgen de La Soledad de tamaño pequeño, aunque no podemos asegurar que salieran en procesión.

En las cuentas de fábrica de la parroquia de 1819, figura la compra de una Dolorosa por 400 reales.

En el inventario de  bienes de la parroquia y ermitas de Agaete de septiembre de 1861, se dice; Un Sepulcro recientemente hecho y pintado, con vidrieras, con su Cristo de medio cuerpo, y el otro medio de armadura para el Viernes Santo. 

En el inventario de 10 de febrero de 1862, se especifica la existencia  de "un Cristo crucificado nuevo para las procesiones de Semana Santa y en la misma  capilla, la imagen de N.S. de los Dolores". Todas estas imágenes quedaron destruidas en el incendio de la antigua iglesia el 28 de junio de 1874.

Semana Santa AgaeteCon la finalización de la construcción del nuevo santuario a finales del siglo XIX, por suscripción popular y la tenacidad del párroco, D. Juan Valls y Roca, llegado en 1878, se van comprando nuevas imágenes para el desolado nuevo templo.

En 1904, la iglesia cuenta con un altar de la pasión con un Cristo yacente de estilo neogótico, en el interior de un sepulcro de  cristal que sigue procesionando en la actualidad el viernes santo.
La mayoría de las imágenes que llegan en esta época proceden de Barcelona, encargadas por el párroco catalán  D. Juan Valls en sus viajes a su tierra natal.ç

Juan Valls llegó a Agaete en 1878, con 32 años de edad, permaneciendo como párroco hasta 1906, en que murió con 61 años de edad.

En 1914, llega la Santa Cruz de Jesús que procesiona  en la actualidad el viernes santo.

Semana Santa AgaeteLa imagen actual de la Virgen de los Dolores, según la tradición oral, fue traída por la familia de Armas, al parecer según los recuerdos familiares por Doña Leonor Merino, esposa de D. Santiago de Armas, en la segunda mitad del siglo XIX, para la capilla privada sita en su domicilio, actual ayuntamiento. 

Llegó procedente de Sevilla en un arcón lleno de juguetes y golosinas para los más pequeños de la familia. Procesionando por primera vez, posiblemente tras el incendio de 1874, que destruyó la antigua imagen de la Dolorosa, saliendo y regresando a su capilla privada después de cada acto de la Semana Santa. De ahí la costumbre de parar unos momentos la procesión de dicha Dolorosa cada vez que pasa delante del actual ayuntamiento, su casa.

La escritora inglesa de viajes, Olivia Stone, describe así su visita en 1883, a la casa de los Armas en Agaete; "... nos condujo a  una sala, donde esperamos unos momentitos en presencia de una imagen de tamaño natural de la Virgen de los Dolores, vestida de negro. Me dio una gran impresión al entrar por la puerta y ver esta figura enfrente. La habitación que estaba en la semi oscuridad ayudó a la impresión considerablemente."

Sobre 1920, con el traslado de la familia de Armas a Las Palmas, y el alquiler de la vivienda para ayuntamiento, la virgen es donada a la parroquia.

En el inventario realizado el 18 de noviembre de 1918, por el párroco, Virgilio Quesada Saavedra, figura una imagen de los Dolores en la ermita de San Pedro, comprada por dicho cura por suscripción popular y que procesiona en el Valle.

 Semana Santa Agaete

En 1965, el hijo predilecto de la villa, el imaginero José de Armas Medina, comienza el trabajo de una figura del Nazareno con la cruz acuesta, bellísima figura que finaliza y dona a la parroquia, procesionando por primera vez el 22 de marzo de 1967, desde la residencia del escultor en el Angosto, hasta la iglesia de la Concepción. Todo el pueblo fue a recibirlo a las "chisqueras", en medio de cánticos dirigidos por el párroco D. Teodoro Rodríguez, era ya oscureciendo y el recorrido fue jalonado de hogueras para alumbrar su llegada.

 Semana Santa Agaete

Era intención de D. José de Armas que la imagen procesionara con la madera vista, no vestida con una vestimenta de pesado terciopelo que le impuso la parroquia y que le resta la espectacularidad de la túnica labrada en la madera que pretendía el escultor. El desacuerdo quedó patente con el no firmado de la obra por parte del imaginero.

Semana Santa AgaeteLa Semana Santa de Agaete sortea las dificultades de la época republicana en los años treinta del pasado siglo, que impedía los actos religiosos en la vía pública y no deja de celebrarse con más o menos boato, algún año solo con procesiones dentro de la iglesia. 
Es a partir de la llegada del célebre párroco D, Manuel Alonso Luján en 1936, ya en plena Guerra Civil y posteriormente en la posguerra, cuando de forma deliberada, se pone en escena la eterna España del nacional-catolicismo.

 El clero y el régimen imperante aprovechan y convierte las celebraciones en actos masivos donde participa la mayoría de la población, el ayuntamiento colabora con el corte de calles, con los guardias municipales que se encargan de que se cumplan los bandos municipales y nacionales, el silencio absoluto, banderas a media asta y la banda municipal que ameniza la mayoría de las procesiones. 
Todo en la villa se convierte en un templo por unos días, no se puede hablar en alto, no se puede poner música, ni siquiera circular los coches por los alrededores de la iglesia, la villa arriba se transformaba en el "Calvario", lugar de encuentro de las procesiones, quizás para redimir su pasado más republicano y laico que la villa abajo. El "perdona a tu pueblo, perdónalo señor, no estés eternamente enojado....", es la única canción que suena esos días.

 Semana Santa Agaete

"Cuervito" y más tarde D. Alberto, se encargaban de traer al cine de la villa alguna película de contenido religioso para ir ambientando a la gente, así los culetos lloraron con "Balarrasa", "la túnica sagrada", "la Señora de Fátima", "Fray Escoba", "Rey de reyes", "Marcelino pan y vino" y muchas más, las emisoras de radio solo emiten música sacra.
La prensa en 1944, describe la Semana Santa agaetense, siendo esta descripción aplicable a todas las semanas magnas de al menos las dos décadas siguientes.

El párroco D. Manuel Alonso, preparaba la Semana  Santa con unos ejercicios espirituales y ya de madrugada con mucho fervor y cánticos del miserere, unos vía crucis por el centro del pueblo, ayudado por el misionero, padre Martín y el entusiasmo de un numeroso  grupo de jóvenes. 

La crónica del diario La Falange de 16 de abril de 1944, relata los actos de forma apasionada y detallada; el encuentro del miércoles santo de madrugada, alumbrado con hachones y acompañado por una cofradía de capuchinos con cirios y capirotes de luto, en medio, un nazareno presididos por la cruz. El periódico lo da como una agradable novedad pionera en toda la isla.

 Semana Santa AgaeteEl monumento del jueves santo, cuajado de jarras plateadas, nuevamente en uso por decisión del párroco, descolladas numerosos ramos de flores plateadas donadas por un distinguido caballero de Gáldar.
Ceremonia conmovedora del "Lavatorio" a doce pobres, por segunda vez en Agaete. Solemne Hora Santa a media noche, con sermón del párroco. Edificante adoración de la Cruz, sermón de las Siete Palabras por el P. Martín.

Santo Entierro con su correspondiente cofradía por calles alfombradas de flores, costumbre peculiar en este pueblo; también un joven, en cumplida promesa, vestido de nazareno con su Cruz desfila en medio de la multitud. La «Soledad» con su cofradía de penitentes enlutados. Todo ello bajo una lluvia de pétalos de flores desde ventanas y azoteas, rezos y cantos; bengalas y hachones y una gran multitud, jamás vista en Agaete, que con fervoroso recogimiento seguía el paso de la Dolorosa, en artístico trono con plateadas flores estrenadas este año y dominando el fervor los cánticos de hombres y mujeres.

El «Stabat Mater» (plegaria que medita sobre el sufrimiento de la madre de Jesús), como despedida final, resultó una cita conmovedora que cerraba el encanto de la hermosa procesión.

El sábado de gloria resucitaba Cristo en medio de cánticos del "aleluya", los chiquillos recorrían y gritaban por todo el pueblo en medio del repique de las campanas anunciando el domingo de resurrección.

Tras la misa de resurrección salía la procesión del resucitado y la tarde del domingo, la chiquillería recorría el pueblo con un "monigote" que representaba a Judas que terminaba ahorcado y quemado, previo juicio público en la plaza.

Semana Santa Agaete"Tomasito", preparando el monigote de Judas.

Más tarde con la llegada de la imagen del Señor en la burrita, las procesiones comienzan el Domingo de Ramos,  con una procesión mayoritariamente infantil, donde acompañábamos a la "burrita" como era popularmente conocida, con palmitos y ramos de olivo que recolectábamos unos días antes por los alrededores del pueblo.
En los años cincuenta se fueron añadiendo procesiones hasta completar todos los días de la semana. 

Semana Santa AgaeteEn los años sesenta y principios de los setenta del pasado siglo, en ausencia de imágenes para escenificar la pasión en procesiones diarias, recuerdo la del Lunes Santo, el Señor en el Huerto de los Olivos, donde la creatividad de los jóvenes de Agaete transformaban una cabeza de Cristo hecha de cartón como los papahuevos, con unos cajones y listones de madera, tapados con túnicas y colchas en un Jesús en el Huertos de los Olivos.

El martes salía el señor atado a la columna, que se dice que es obra del taller de Luján Pérez y que fue donado por Doña Luisa  Medina , abuela del político Jerónimo Saavedra.

Semana Santa AgaeteEl miércoles procesión del Encuentro, hasta 1967, se reciclaba la cabeza del lunes, transformándola en un Jesús con la Cruz a cuesta.

Si hay algo que recuerdo como momento no muy agradable de la Semana Santa de mi niñez, era el "tiro" que se daba al finalizar el sermón de las siete palabras el Viernes Santo en conmemoración del momento de la muerte de Cristo, una tremenda explosión de la bomba de un volador dentro de la iglesia, que sonaba aterrador y que cuando el sermón se iba terminando la gente empezaba a murmurar y a mirar para el coro que era donde habitualmente lo tiraban, hasta que se escuchaba la explosión que hacía brincar a más de uno, algunos optaban simplemente en salirse para la plaza a medio sermón.

A continuación salía la procesión "magna" del Santo Entierro que recorría las principales calles haciendo una parada  en el lugar conocido por El Calvario, final de la calle Guayarmina, donde se realizaba una espectacular y olorosa alfombra de flores que aún se sigue confeccionando por los vecinos. Por cierto es la única procesión que sube la cuesta Guayarmina, las demás la bajan.


Procesión del viernes santo, las autoridades subiendo la Procesión del viernes santo, las autoridades subiendo la "cuesta Guayarmina." 

 

Semana Santa AgaeteVídeo santo entierro.

A las once de la noche tenía lugar la ceremonia del entierro  en el interior de la iglesia, donde se concentra todo el pueblo, creyentes y no creyentes por lo espectacular del acto, en el que con acompañamiento de la banda de música bajo los sones de "la madrugá" y "pobre Marí" se escenifica el entierro en el sepulcro de Jesús. Tras este acto se acompaña a la Dolorosa en la procesión del silencio o de la soledad.

 Semana Santa Agaete

De aquellas primeras procesiones de la Dolorosa y el Cristo crucificado del siglo XIX, más tardes magnificadas y ampliadas durante el franquismo, en la actualidad solo quedan las procesiones del Domingo de Ramos, Miércoles Santo y Viernes Santo.

Hoy en día más que una "gran semana" como se llamaba antes, momento cumbre de la litúrgia cristina, ha cambiado su significado, se ha convertido en una semana de descanso y diversión para la mayoría, las pocas procesiones que van quedando tienen más un efecto teatral que de devoción.

Galería fotográfica:

 Semana Santa

 Semana Santa Semana Santa

 

   Semana Santa

Semana Santa

Semana Santa

 Semana Santa

Semana Santa

Semana Santa

 Semana Santa

 Semana Santa

 Semana Santa

Semana Santa

Semana Santa

28 Semana Santa

Semana Santa

Semana Santa

Bibliografía;
Diario la Falange 1944.
DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA DEL ARTE: LOS ARCHIVOS PARROQUIALES EN LA VILLA DE AGAETE,  Antonio Cruz y Saavedra.
Archivo Parroquial dela Villa de Agaete.
Tenerife y sus seis satélites, Olivia Stone.
El imaginero José de Armas, Javier Campos Oramas.


 

pdfPuedes descargar el trabajo completo en versión PDF imprimible en este enlace

También puedes ver el trabajo íntegro en formato libro digital pinchando en la siguiente imagen.


 José Ramón Santana Suárez
Actualizado el Domingo, 14 Abril 2019 16:23 horas.

2 comentarios

  • Guillermo Miércoles, 17 Abril 2019 00:31 Enlace al Comentario

    Una figura irrepetible... Guillermo de Armas Hernández.

  • artista Martes, 16 Abril 2019 15:50 Enlace al Comentario

    Magnífico trabajo José Ramón, verdaderas crónicas de la villa en las que destilas un enorme cariño por las historias de ese rincón del norte de la isla de Gran Canaria que no es otro que AGAETE y sus gentes

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento