Agaete mi pasión: tragedia en el Roque Partido (Dedo de Dios), Agaete, 8 de diciembre de 1976.

Cara por la que se intentó escalar el

Cara por la que se intentó escalar el "Roque partido", en 1971.

Para la gente de Agaete, nuestro "Roque partido", rebautizado "Dedo de Dios", siempre fue nuestro mejor patrimonio natural con el que el creador dotó  a este privilegiado Valle. Nunca nos gustó que le hirieran clavándole  pitones de escalada, por eso  nunca se permitió su ascensión de forma legal, quizás ya intuíamos su fragilidad.

En  octubre de 1971, una cordada formada por un grupo de experimentados escaladores de la Federación de Montaña de Las Palmas intentaron abrir una vía de escalada por la cara norte de la roca, la que da al mar, con  la protesta de los vecinos y pescadores.

Apenas habían clavado las primeras clavijas en la piel de nuestro "dedo de Dios", cuando a bordo de una falúa se personó el Cabo Jefe de la Guardia Municipal, D. Manuel García, con la orden del Alcalde de descender de la pared y abandonar el lugar, bajo la amenaza de pasar la noche en el calabozo municipal,  cosa que hicieron sobre la marcha. No les quedó más recursos ante la negativa del Alcalde, que abandonar sus pretensiones, marcharse con los trastos de escalada para Las Palmas y realizar multitud de críticas a la gente de la villa y a la autoridad en la prensa local. 

D. Manuel García, Cabo Jefe de la Guardia Municipal de Agaete, 1976.  (Historias y Personajes de Agaete)

Manuel García, Cabo Jefe de la Guardia Municipal de Agaete, 1976.

 (Historias y Personajes de Agaete)

Parece que hubo varios intentos más de escalarlo, pero ante la opinión de los vecinos de Agaete, de que aquello no se tocaba, pues era solo patrimonio de las gaviotas, algún lagarto atrevido y solitarias pardelas, desistían. 

En Diciembre de 1976, un par de escaladores profesionales germanos, hermanos gemelos, naturales de Dresde, en la región de Sajonia, pasaban unas vacaciones en compañía de sus respectivas esposas en el sur de la isla, apartamentos "Florida", de Playa del Inglés. Eran los hermanos Siegert y Peter Hons Heinz, de 35 años, experimentados y tenaces escaladores. 

Estos hermanos habían intentado el año anterior escalar el Dedo de Dios, intento del que desistieron por indicaciones de los pescadores que les informaron de lo peligroso y los numerosos desprendimiento que había en la zona. En esta ocasión deciden dar el asalto a lo que para ellos se había convertido en una obsesión, el "Dedo de Dios".

El día 8 de diciembre de 1976, los hermanos Hons Heinze se presentan a primera hora en Agaete con sus trajes de neopreno y material de escalada. El día está soleado pero el mar esta picado, la marea comenzaba a subir, los pescadores ya les habían advertido de lo peligroso de acceder al lugar en esas circunstancias. Sobre las 11,30 de la mañana intentan acceder a la zona del "Dedo de Dios" caminando por la orilla, mientras sus esposas permanecen tomando el sol en el muelle viejo. 
Entre las rocas de "las Merinas" y el "Roque Partido", el reflujo de una gran ola inesperada los arrastra mar adentro, una sucesión de olas posteriores los voltea y los golpea contra el acantilado. 

Foto del suceso publicadas en http://pellagofio.es/ fotógrafo Tato Gonçalvez

Foto del suceso publicadas en http://pellagofio.es/ fotógrafo Tato Gonçalvez

Uno de ellos, Siegert, debió sufrir un fuerte golpe que le hace perder el conocimiento y desaparecer en las profundidades, Peter a duras penas y lleno de magulladuras logró llegar a la orilla próxima, entre la Roca y el acantilado.

La escena fue observada desde el muelle por sus esposas que alertaron a los pescadores. Los marineros Sebastián Expósito y Juan Valencia, echaron rápidamente un bote al agua y trataron de socorrerlos junto con otros, pero la bravura del mar les impidió acercarse al lugar. 

Foto del suceso publicada en http://pellagofio.es/ fotógrafo Tato Gonçalvez

Foto del suceso publicada en http://pellagofio.es/ fotógrafo Tato Gonçalvez

Sobre la 13,30 h. apareció el cadáver de Siegert flotando en las aguas próximas, siendo recogido por los pescadores, certificando el médico local, D. Lorenzo Arbelo, su fallecimiento.

Rápidamente se montó un dispositivo de rescate con los escasos medios de la época.

Foto del suceso publicada en http://pellagofio.es/ fotógrafo Tato Gonçalvez

Foto del suceso publicada en http://pellagofio.es/ fotógrafo Tato Gonçalvez

Como era norma en aquellos años, los hechos  fueron puestos en conocimiento del teniente coronel, juez permanente de Marina, don Luis Pazos García, que acudió a Las Nieves haciéndose cargo, junto con la Guardia Civil, de las diligencias e investigación  del trágico suceso. El cadáver del joven alemán fallecido fue trasladado al cementerio de San Lázaro de Las Palmas, donde se le practicó la autopsia. 

La prioridad ahora era el rescate de Peter, al que se tenía localizado en una playa  aislada, próxima al Dedo de Dios.

Se intentó desembarcar para rescatarlo con ayuda de los pescadores conocedores del lugar, pero el fuerte oleaje ponía en peligro sus vidas y se desistió. Se solicitó ayuda de un helicóptero que tras ver el lugar,  se retiró ante la imposibilidad de acercarse por el fuerte viento y lo imponente del oleaje. 

Se solicitó  ayuda a los bomberos de Las Palmas, personándose un equipo de cuatro hombres que intentaron descolgarse con ayuda de cuerdas, desde los acantilados sobre el Dedo de Dios, hasta la cala donde se encontraba Peter, desistiendo por la constante caída de piedras que los ponía en peligro.

Llegó la fría noche y se observó que Peter, a pesar de tener algunas heridas, se había refugiado en una cueva natural existente en la cala contigua a la roca, por lo que se decidió suspender las operaciones de rescate y esperar al día siguiente.

Llegó la fría noche y se observó que Peter, a pesar de tener algunas heridas, se había refugiado en una cueva natural existente en la cala contigua a la roca, por lo que se decidió suspender las operaciones de rescate y esperar al día siguiente

Lugar de la tragedia y cueva donde pasó la noche el superviviente.

Lugar de la tragedia y cueva donde pasó la noche el superviviente.

Afortunadamente, en todo puerto de mar siempre hay hombres decididos a darlo todo por salvar una vida, incluso arriesgando la suya propia, cuestión que tuve la ocasión de comprobarlo en mi etapa profesional en Agaete. 

Al amanecer, el incombustible Clemente Matías Saavedra Armas, conocido por "Matías el de Manoalejo", que contaba con 48 años de edad, con permiso de la autoridad, a pesar del fuerte oleaje y mal tiempo reinante, echó su falúa al agua en compañía entre otros de su hermano José, Juan Herrera Méndez y Francisco Saavedra Ramos, desafiando a los adversos elementos, se dirigieron a la cala donde se refugiaba el alemán.

Matías al timón de la pequeña embarcación que el fuerte oleaje mecía a su antojo, con gran pericia se acercó lo más que pudo a la orilla, lanzándole una soga y un salvavidas a Peter que ya se había introducido algo en el mar, siendo rescatado y trasladado al muelle viejo donde le esperaban los servicios sanitarios y como  era costumbre culeta, un "genterio". 

Tras un breve reconocimiento por el médico de la localidad y primeras curas,  a las múltiples heridas sufridas, Peter fue trasladado en una ambulancia al hospital "Queen Victory" de Las Palmas, para su recuperación y observación.
Peter tuvo un detalle digno de mencionar, una vez dado de alta, ya recuperado volvió al Puerto de Las Nieves para dar agradecimiento a todos los que participaron en su rescate, en especial a su salvador, "Matías el de Manoalejo", al que le regaló su traje de buceo.

Parece que años después Peter regresó y junto con unos amigos de su hermano fallecido, de incógnito escalaron la roca, colocando una pequeña  cruz de plata en su cima. Los hermanos Siegert y Peter, tentaron a la roca, no  debieron  darse cuenta que el dedo de la piedra apunta hacia el cielo, como queriendo indicar el camino hacia Dios.

Muchos años después, el 28 de noviembre de 2005, como cruel venganza, la tormenta tropical "Delta" y sus vientos huracanados de más de 140 km/h, amputaron para siempre el "Roque Partido". La pequeña cruz cayó con "el dedo", siendo encontrada en el fondo del mar por el joven Pablo Bermejo que la entregó en el ayuntamiento, donde parece que sigue.

TRAGEDIA EN EL ROQUE


 

pdfDescarga el trabajo completo en formato PDF imprimible desde este enlace

Puedes ver el trabajo completo en formato libro digital pinchando en la imagen siguiente:

 
José Ramón Santana Suárez
Actualizado el Martes, 07 Mayo 2019 10:29 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento