Agaete mi pasión: "Crimen sin castigo, Guayedra 1986"

 Crimen de Guayedra

Aquel domingo 2 de febrero de 1986, un grupo de vecinos se dirigían por el barranquillo de Sandico a la Hoya de las Higueras, en el barranco de Guayedra de Agaete. Los días anteriores, finales de enero, habían sido lluviosos y por el barranco corría abundante agua. Las aguas se habían desbordado del cauce habitual y habían arrastrado mucha tierra.

A unos 150 metros de la carretera de La Aldea de San Nicolás, junto a una gran piedra, cercana a una palmera, los vecinos se toparon de frente con los restos de un cadáver enterrado y que las aguas habían dejado en parte al aire, asomando una mano y parte de una pierna. De inmediato dieron cuenta a la Guardia Civil que se trasladó al lugar.

La noticia corrió como la pólvora por la villa y por toda la isla, pasamos lista y en Agaete estábamos todos, no faltaba ningún vecino, lo mismo por toda la comarca, por lo que el desgraciado que yacía en aquel barranquillo tuvo que venir de lejos.

Personado el Juez de Instrucción de Santa María de Guía, Manuel Conde Núñez, el forense y los componentes de Policía Judicial de la entonces 152 Comandancia de la Guardia Civil, se procedió al levantamiento del cadáver. 

Aquel domingo 2 de febrero de 1986, un grupo de vecinos se dirigían por el barranquillo de Sandico a la Hoya de las Higueras, en el barranco de Guayedra de Agaete. Los días anteriores, finales de enero, habían sido lluviosos y por el barranco corría abundante agua. Las aguas se habían desbordado del cauce habitual y habían arrastrado mucha tierra.

A unos 150 metros de la carretera de La Aldea de San Nicolás, junto a una gran piedra, cercana a una palmera, los vecinos se toparon de frente con los restos de un cadáver enterrado y que las aguas habían dejado en parte al aire, asomando una mano y parte de una pierna. De inmediato dieron cuenta a la Guardia Civil que se trasladó al lugar.

La noticia corrió como la pólvora por la villa y por toda la isla, pasamos lista y en Agaete estábamos todos, no faltaba ningún vecino, lo mismo por toda la comarca, por lo que el desgraciado que yacía en aquel barranquillo tuvo que venir de lejos.

Personado el Juez de Instrucción de Santa María de Guía, Manuel Conde Núñez, el forense y los componentes de Policía Judicial de la entonces 152 Comandancia de la Guardia Civil, se procedió al levantamiento del cadáver. 

La provincia, 11 de febrero de 1986.La provincia, 11 de febrero de 1986.

El cuerpo se encontraba atado de pies y manos, envuelto en un edredón, por lo que se supuso que lo habían asesinado lejos y transportado al lugar del hallazgo.

El cadáver fue trasladado al instituto anatómico forense, sito en aquella época en el cementerio de San Lázaro de Las Palmas, para la realización de la autopsia.

La Provincia 9 de febrero de 1986.La Provincia 9 de febrero de 1986.

La prensa local empezó a especular con la identificación del cadáver, adjudicándosela a un  periodista que llevaba semanas en paradero desconocido llamado Paco Díaz, que estaba realizando una investigación sobre la corrupción urbanística en la zona sur de la isla y había sido amenazado por la mafia turística alemana, dándolo por muerto.

El avanzado estado de descomposición del cuerpo dificultaba su identificación en primera instancia, la única huella aprovechable no coincidía con ninguna de las archivadas en la Guardia Civil, por lo que se solicitó su cotejo al gabinete de identificación de la Policía Nacional de la Comisaría de Las Palmas y a Madrid.

En cinco días la identificación dactilar no dejaba duda, el misterio quedó aclarado y el periodista Paco Díaz resucitado, se trataba de un ciudadano gallego, Gerardo López Ladra, empleado de hostelería, de 44 años de edad. Fue identificado por una hermana, la cual manifestó que hacia un tiempo que no sabía nada de él. 

La Provincia 9 de febrero de 1986.La Provincia, 9 de febrero de 1986.

La investigación partía de cero, pero habían suficientes pruebas para dar pronto con los presuntos autores. El cadáver portaba reloj, anillo con la inscripción "Delfina 65" y alianza con la inscripción "hasta la muerte 85", los principales vestigios con que contaban los investigadores eran las cuerdas con que lo ataron y el edredón en que estaba envuelto el cuerpo entre otras.

El 11 de febrero, nueve días después del hallazgo del cadáver, las investigaciones llevan a la detención de la esposa del fallecido, Delfina Fernández Martínez, de 42 años de edad, Gerardo López Fernández, de 21 años, hijo del difunto y Delfina y el súbdito de origen hindú Juan Maheubani Melwani, de 26 años de edad, comerciante y amante de Delfina. Los tres se niegan a declarar ante la Guardia Civil. 


El 14 de febrero, día de los enamorados, los amantes lo pasan en prisión, y el difunto en una nevera en el cementerio de San Lázaro, el juez ordena la prisión preventiva de los tres sospechosos, debido a la gravedad de los hechos y la transcendencia que empieza a tener el caso en la opinión pública de la isla. 

Los tres sospechosos detenidos.Los tres sospechosos detenidos.

Las investigaciones giran hacia un crimen pasional por envenenamiento. 

Se descubre un pleito familiar; unos meses antes del asesinato Gerardo y Delfina hicieron separación de bienes, él recibió 500.000 pesetas y ella se quedó con un chiringuito que tenían en la playa de Tauro, camping Guantánamo. Delfina, una vez puesto a su nombre el negocio, intenta echarlo del establecimiento, negándose Gerardo a marcharse, continuando regentándolo con la oposición de la familia y del hindú que había aportado el dinero.

Por la Guardia Civil y el juzgado van desfilando decenas de testigos.

A principios de marzo el Instituto Nacional de toxicología de Sevilla  remite los resultados de los análisis  de las vísceras de la  víctima, confirmándose la muerte por envenenamiento.

El 28 de febrero aparece en la escena la amante del asesinado, Georgina Ramos Saavedra, a la que se le toma declaración, afirma que llevaba nueve meses separado de él, porque había decidido volver a vivir con su esposa Delfina y sus hijos, en un piso en la avenida de Escaleritas que pagaba el hindú. Georgina manifestó que le había comprado un coche y le ayudó en la compra del chiringuito de Tauro, se sentía muy dolida y despechada.

El triángulo amoroso se convierte en un cuadrado amoroso donde todos son sospechosos.

06 Crimen de Guayedra

El número de sospechosos aumenta, pero en la cárcel siguen como imputados los tres primeros detenidos, la mujer, el hijo y el hindú.

El sumario finalizó en abril de 1986, con el procesamiento de los tres detenidos como presuntos autores del asesinato de Gerardo López, por envenenamiento con metanfetamina, basándose en un alud de pruebas e indicios más o menos racionales. Los forenses sitúan la fecha de la muerte un mes antes de la aparición del cadáver en Guayedra. 

El fiscal pide un total de noventa años de cárcel, para los tres. 

En marzo de 1987, durante tres días se celebró el esperado juicio.

El hindú declaró haber conocido a Delfina en una casa de citas, donde ejercía la prostitución por su precaria situación económica, tras el abandono de su esposo. 

Diario de Las Palmas, 19 de febrero de 1987.Diario de Las Palmas, 19 de febrero de 1987.

La familia del hindú, comerciantes, no escatimaron dinero y contrataron un buen equipo de abogados penalistas para la defensa de los acusados, corrieron rumores de que compraron testigos falsos. Los letrados hicieron una buena defensa de sus clientes, José María Palomino, Josefina Navarrete y otros que estaban detrás en el mismo despacho, en especial el abogado Juan Betancor González, miembro del Cuerpo Nacional de Policía en excedencia y que aportaba su experiencia, sabía cómo pensaban los investigadores  y siempre iba por delante de ellos, llegó a ser acusado por algún mando de la Guardia Civil de ocultar y destruir pruebas.

Delfina declaró que se había casado con Gerardo en Alemania en 1965, que en 1978, Gerardo viajó a Las Palmas en busca de trabajo, abandonándola a ella y sus hijos. La relación fue tormentosa por la adicción de Gerardo al alcohol, separándose y volviendo en varias ocasiones, en una de ellas le denunció por abandono de hogar y de los hijos menores. Fue detenido, esa fue la salvación de los investigadores ya que gracias a la ficha policial de esa detención se pudo cotejar la huella de uno de los dedos e identificarlo.

El último día que vieron a Gerardo con vida fue el 2 de enero, ese día según los tres procesados, se despidió de ellos porque regresaba a Alemania.

 Según la prensa las pruebas encontradas por la Guardia Civil en el registro del coche del hindú eran concluyentes, se había encontrado un edredón similar, una piqueta y restos de cuerda igual a la que apareció en las ataduras del cadáver encontrado en Guayedra. 

A pesar de que los detenidos negaron conocer el sitio donde apareció el cuerpo, los hijos menores del matrimonio testificaron que lo frecuentaban en compañía de su madre y el hindú, así mismo declaró el propietario de un restaurante de Las Nieves, manifestando; que le había llevado paellas al lugar en varias ocasiones.

El fiscal del caso Manuel Marchena Gómez, hoy  en día en el Tribunal Supremo, presidiendo el tribunal que juzga el "proces catalá", apretó las clavijas de los procesados y presentó una prueba sólida, unas cartas que Delfina había enviado a su amante, encontradas en el domicilio del hindú.

Una de las notas más elocuentes que Delfina Fernández envió a su amante Juan Mahbubani decía literalmente: "Mi amor, él no está dormido (...). Me acusó de querer envenenarlo. Tiene un ojo rojo, que echa algo blanco como si fuera pus. Antes no lo tenía. Mi vida, yo por la mañana, cuando hable conmigo, le diré y le mantendré aunque no me crea que las ampollas eran para mí y lo echo al "camping". Después hablaremos, y te diré lo que él me haya dicho para ver cómo podemos hacerlo. Quizás mañana vuelva bebido del camping. Mañana lo vemos, mi vida. Ahora mismo estoy temblando mucho. Me llevé un susto enorme cuando me acusó". Otra de las notas decía: "Gerardo está muy despierto y no bebió nada más. Cerró la puerta, le pregunté qué quería y él me dijo: yo nada, tú no sé, y me enseñó dos jeringuillas. Una estaba llena y la otra vacía. Yo las había dejado en un cubo de plástico en la cocina, cerca del cubo de la basura. Me dijo que esto no iba a quedar así y que averiguaría lo que estaba pasando. Mi amor, yo me quedé de piedra y le contesté que pensara lo que quisiera".

Los abogados de la defensa desmotaron la prueba alegando que esas ampollas y jeringuillas encontradas eran para inyectarse nolotil Delfina, y las frases sospechosas que eran simplemente para tratar de arreglar la situación familiar.

La piqueta, las cuerdas y el edredón encontrado en el coche del hindú, fueron cayendo con las explicaciones de la defensa de que eran del local donde se encontraba el chiringuito y que si hubieran sido empleadas en el crimen no hubieran estado cuarenta días en el maletero del coche del hindú hasta que las encontró la Guardia Civil.

A pesar de los múltiples indicios, más de doscientos folios de atestado y el testimonio de 34 testigos, no había ninguna prueba concluyente, para desesperación del fiscal Marchena y los investigadores.

El 25 de marzo de 1987, sorpresa para todos, los tres acusados fueron puestos en libertad, sin conocerse la sentencia, por lo que se intuía que era absolutoria, como así sucedió al hacerse pública horas después. 

Los abogados defensores , los inculpados una vez absueltos y sus hijos menores.Los abogados defensores , los inculpados una vez absueltos y sus hijos menores.

El ministerio Fiscal presentó recurso de casación ante el Supremo por no estar de acuerdo con la sentencia absolutoria.

En septiembre de 1990, la sala segunda del Tribunal Supremo ratifica la sentencia absolutoria de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Los jueces debieron apreciar el principio jurídico de "in dubio pro reo", en caso de duda a favor del reo y que en cristiano quiere decir; que es mejor que se escape un delincuente que condenar a unos inocentes, las conjeturas y pruebas dudosas fueron interpretadas a favor de los acusados.

El súbdito de origen hindú  Juan Maheubani Melwani, falleció el 15 de octubre de 1993, a los 33 años de edad, tras una larga enfermedad. Delfina fue desahuciada del piso donde vivía en la avenida de Escaleritas en abril de 1987, padecía cáncer.

El crimen de Guayedra pasó a ser uno más de las decenas de crímenes y desapariciones que  hay en la isla sin resolver, un crimen más sin castigo, ya prescrito.

Treinta y tres años después, el o los asesinos siguen sueltos.

 

Imágenes de la prensa de la época relacionadas con el suceso.

Crimen de Guayedra

14 Crimen de Guayedra


pdfPuedes descargar el documento completo en versión PDF imprimible en este enlace

También puedes ver el trabajo completo en formato libro digital pinchando en la siguiente imagen


José Ramón Santana Suárez
Actualizado el Lunes, 13 Mayo 2019 20:45 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento