Ramón María del Valle-Inclán, la actualidad del esperpento


Las imágenes más bellas de un espejo cóncavo son absurdas’
Luces de Bohemia. Ramón del Valle-Inclán

valleinclanFOTO 1 PORTADA

El objeto de cualquier casa-museo dedicada a homenajear la figura y obra de un escritor o escritora es, en mi opinión, ofrecer al visitante la singular oportunidad de profundizar en su legado literario, enfatizar cuál es el significado de su obra dentro de la historia de la literatura del país o de la historia universal. A veces, va más allá, e incluso, descubrir cuánto de actualidad tiene ese legado.

Sobre todo ello iba pensando cuando visité la casa-museo del novelista, poeta, ensayista, cuentista y periodista gallego Ramón María del Valle-Inclán Peña (1866-1936), una de las personalidades más influyentes de la denominada Generación del 98, y que ahora intento exponer a través de estos reportajes sobre ‘Las Casas-museos y sus moradores literarios. Un recorrido personal’.

Eran poco más de las once de la mañana de un soleado jueves de julio cuando crucé la puerta que me conducía a la casa-museo dedicada al autor de ‘Comedias bárbaras’ (1906-1922), ubicada en la ciudad marinera de Villanueva de Arosa, en Galicia. Lo primero que sorprende al visitante es la belleza exterior de la vivienda, una pequeña casa de piedra de arquitectura tradicional de tipología "pacega" o "casa grande urbana" que fue propiedad del priorato Benedictino de Vilanova de Arousa. Se trata, pues, de una vivienda en la que no vivió ni residió nuestro ilustre escritor aunque sí fue propiedad de los abuelos maternos. La vivienda estuvo habitada hasta los años 90 de siglo pasado hasta que un incendio la devoró casi por completo. Fue entonces cuando el ayuntamiento de Vilanova de Arousa la adquirió con la idea de restaurarla para ubicar en ella la Casa-Museo Ramón del Valle-Inclán.

Una vez cruzas el dintel de piedra que enmarca la entrada, enseguida percibes que te encuentras en un lugar mágico con el encanto de las viviendas gallegas de antaño, en la que no te cuesta nada imaginar a un maduro Valle-Inclán pasear lentamente por entre los naranjos, aspirando el suave olor de los jazmines del maravilloso jardín y disfrutando de su frescor debajo de la frondosa parra, en una tarde de verano cualquiera, o entregándose a una sosegada lectura junto al pozo de piedra. Y eso, incluso, a sabiendas de que el autor de ‘Ruedo ibérico’ nunca residió allí. Quizás el cariño y la fantástica conservación de las estancias de la vivienda, a la que han dotado de una cuidada colección de muebles y enseres propios de una casa gallega de clase media culta de mediados del siglo XIX, tratando de reproducir lo más fielmente posible la distribución que tenía la casa familiar de los abuelos de Valle-Inclán, es lo que dote de magia el lugar, o tal vez sean las múltiples riquezas documentales relativas al ilustre gallego que se albergan en su interior.

valleinclanFOTO 2 PLUS

valleinclanFOTO 2Hijo del galleguista Ramón Valle-Inclán Bermúdez, nuestro escritor vivió entre Vilanova y Puebla do Caramiñal, hasta que se trasladó a Pontevedra para cursar el bachillerato. En 1888 comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Santiago y publicó su primer relato, ‘Babel’, en la revista Café con gotas. Sin embargo, el fallecimiento de su padre hizo que tuviera abandonar la carrera y trasladarse a Madrid en 1890 para ‘buscarse la vida’. En la capital española comenzó a colaborar en diversas publicaciones, como El Globo o El Heraldo de Madrid, para posteriormente trasladarse a Cuba y a Méjico. A su regresó a España desarrolló una frenética labor como periodista, traductor y dramaturgo.

Pero sigamos con la casa-museo. Una vez recorrido el acceso de entrada, te recibe un espacio diáfano que acoge una amplia muestra de las obras del autor, algunas de ellas, singulares primeras ediciones de sus obras así como otros libros vinculados con su vida además de fotos familiares y de amistades (les traigo aquí la que tiene con el poeta granadino, Federico García Lorca), recortes de periódicos y libros de su biblioteca personal así como diverso material bibliográfico y documental sobre el autor. También cuenta con fondos documentales, documentos manuscritos originales como censos de población o administrativos que hablan de la relación de Valle-Inclán y de su familia con el ayuntamiento de Vilanova de Arousa.

valleinclanfoto345

En esta sala se encuentra, además, una figura de don Ramón junto a la cual el visitante más osado puede hacerse una instantánea posando al lado del autor de ‘Tirano banderas’ (1926). No soy muy osada pero les confieso que no pude resistirme a la tentación.

valleinclanFOTO 6

Sin embargo, uno de los documentos que más me llamó la atención – además de las primeras ediciones- , probablemente llevada por mi carácter novelero, fue un recorte de prensa en la que se recoge la publicación, en forma de acta y bajo el título de ‘Cuestión personal’, en el que se describe los pormenores relativos al enfrentamiento surgido entre Valle-Inclán y el también escritor Manuel Bueno Bengoechea, fechado en julio de 1899, y en el que se intentaba dar respuesta a la afrenta en su honor a uno de los afectados, en este caso Bueno, a través de un duelo (sí, ¡un duelo!, yo también me quedé ojiplática).

valleinclanFOTO 7Rezan las biografías que Valle-Inclán gozaba de un fuerte carácter que lo llevó a ser protagonista más de una vez de enfrentamientos y reyertas. De hecho comenzó a ser muy conocido por ello en los círculos de tertulias en el Madrid de finales de siglo XIX, donde destacaba por su aspecto de dandy extravagante. El caso fue que allá por 1899 se enzarzó en una discusión con Manuel Bueno en el Café Nuevo de la Montaña, ubicado en la madrileña puerta del Sol. En el transcurso de la disputa, ambos contrincantes no dudaron en utilizar las ‘armas’ que tenían a mano para agredirse: Valle-Inclán una botella de cristal y Manuel Bueno, un bastón. Según parece, el resultado de la disputa terminó con un gemelo clavado en la muñeca izquierda del autor gallego, con resultado de fractura de los huesos del antebrazo izquierdo. La herida se gangrenó y el antebrazo fue amputado en agosto de 1899. Esta es la historia aunque parece que la amputación no se debió exactamente a la incrustación del gemelo, sino por la rotura ósea que no podía tratarse en la época. En fin. El esperpento llevado a su máxima expresión. ¿Cómo no permitírselo a su creador?

Y es que si en algo destacó Valle-Inclán fue en su capacidad de hacer de la ironía y el sarcasmo el leitmotiv de su obra y de su persona. De hecho, el autor de ‘Divinas palabras’ (1919) ha pasado a la historia de la literatura española por ser, entre otras cosas, el creador de ‘el esperpento’ que más que género literario, supone una forma de ver el mundo partir de la histriónica distorsión de la realidad.

Sin duda, el autor de ‘Luces de Bohemia’ (1920 y 1924) y ‘Martes de Carnaval’ (1930) fue un auténtico modernista que satirizó desde el pesimismo más amargo sobre la sociedad española de su época. Creo que en momentos como los actuales, nos haría bien, sería casi una bomba de oxígeno intelectual, contar con varios don Ramón María con sus elevadas dosis de ironía para enfrentar con humor el panorama político y social actual no solo de nuestro país sino del resto del mundo. Desde luego, de fantoches de pelo naranja y populistas de medio pelo empeñados en enarbolar las banderas del miedo para lograr el máximo número de escaños en el Congreso, andamos sobrados.

Pero sigamos con nuestro recorrido por la casa-museo. La parte alta del edificio cuenta con un conjunto de estancias que recrean una vivienda de la época, con sus dormitorios, salas de estar y cocina, una forma muy hermosa que permite que nos hagamos una idea de cómo se vivía en la época una familia de clase media como la de Valle-Inclán. Además, en esta planta, se incluye una proyección continua de un documental sobre la obra y figura del ilustre gallego que merece la pena ser visualizada.

valleinclanfoto89

Para terminar el periplo, tocaba el refrescante paseo bajo la parra cargada de uvas del jardín de la vivienda. Lástima que no hayan pensado instalar en una mini cafetería en este lugar. Tomarse un cortado a esa hora y en ese espacio, me hubiera venido de perlas.

valleinclanFOTO 10

Finalizada la visita a la casa-museo de Valle-Inclán, me dispuse a recorrer la villa y a darme un baño en familia en alguna de las extensas playas de arena blanca repleta de conchas de mar que recorren su costa. En la avenida marítima descubrí que la ciudad constituye todo un gran museo al aire libre en referencia a su vecino más ilustre, tal y como se refleja en esta composición escultórica que recoge una escena de los personajes protagonistas de ‘Luces de Bohemia’, en la que un miserable poeta Max Estrella (personaje inspirado en un escritor bohemio, Alejandro Sawa que murió pobre, ciego y loco) yace en el suelo, en brazos del canalla vendedor de mala literatura, Don Latino.

valleinclanFOTO 11Apostada frente a la estatua, casi pude escuchar a Max Estrella exclamar, gastando sus últimos momentos de aliento:

Latino, ya no puedo gritar… ¡Me muero de rabia! Estoy mascando ortigas. Este muerto sabía su fin… No le asustaba, pero temía el tormento… La Leyenda Negra en estos días menguados es la Historia de España. Nuestra vida es un círculo dantesco. Rabia y vergüenza. Me muero de hambre, satisfecho de no haber llevado una triste velilla en la trágica mojiganga. ¿Has oídos los comentarios de esa gente, viejo canalla? Tú eres como ellos. Peor que ellos, porque no tienes una peseta y propagas la mala literatura por entregas. Latino, vil corredor de aventuras insulsas, llévame al Viaducto. Te invito a regenerarte con un vuelo.”

A la hora de la comida, por supuesto sentada en una terraza frente al puerto marítimo, no pude dejar de preguntarme qué pensaría el creador del esperpento, aquel quien espetó a través de su personaje Max Estrella: ‘España es una deformación grotesca de la civilización europea’, sobre la España, la Europa y el mundo de este extraño 2020 . Sería interesante conocer su punto de vista. Tal vez en los últimos cien años el país, el mundo y sus gentes no hayamos cambiado mucho. ¿Qué opinaría, usted, don Ramón?

Para más información sobre la casa-museo, consultar en este enlace

Texto y fotos: Josefa Molina

Actualizado el Lunes, 26 Octubre 2020 08:38 horas.

2 comentarios

  • Josefa Molina Viernes, 30 Octubre 2020 09:58 Enlace al Comentario

    Gracias, Mapi, por pararte y leer este reportaje. Valle-Inclán es uno de nuestros grandes literatos y su voz hay que tenerla presente. Abrazos!!

  • Mapi de Prada Lunes, 26 Octubre 2020 22:21 Enlace al Comentario

    Me lo imaginé traspasando ese dintel mágico y regalándome una conversación. Gracias, Pepa.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento