La casa-museo de los poetas románticos: John Keats y Percy Shelley

01Fachada Casa Museo Keats Shelley en Roma

 Fachada Casa- Museo Keats-Shelley en Roma

¿Puede la Muerte estar dormida, si la vida es solo un sueño,
Y las escenas de dicha pasan como un fantasma?
Los efímeros placeres a visiones se asemejan,
Y aun creemos que el dolor más grande es morir.
(Sobre la muerte. John Keats)

Por favor, no me digan que no se les remueve algo por dentro al leer los versos anteriores. Y, ¿estos?

Esta mano viviente, ahora tibia y capaz
De agarrar firmemente, si estuviera fría
Y en el silencio helado de la tumba,
De tal modo hechizaría tus días y congelaría tus sueños
Que desearías tu propio corazón secar de sangre
Para que en mis venas roja vida corriera otra vez,
Y tú aquietar tu consciencia —la ves, aquí esta—
La sostengo frente a ti.
(Esta mano viviente. John Keats)

Es que es leerlos y se me eriza la piel. Lo sé, en el fondo, soy una romántica, pero solo en el sentido poético, no se vayan a creer. El caso fue que cuando descubrí que Roma contaba con una casa-museo dedicada a John Keats y a Percy Shelley, no lo dudé ni un momento y fui corriendo a visitarla. De aquella visita nace esta nueva entrega de ‘Las Casas-Museos y sus moradores literarios: un recorrido personal’.

¿Qué decir de los románticos? Oh, ¡los románticos! Nacidos en el centro de aquel movimiento cultural surgido por allá a finales del siglo XVIII como reacción a la Ilustración, dejaron inscritos en sangre que los sentimientos y sus conflictos eran el alma de cualquier expresión artística.

El británico John Keats (Londres, 1795) fue uno de sus principales exponentes en el ámbito literario, junto a los también poetas Percy Shelley y Lord Byron.

3completakeits

¿Y qué decir de Percy Shelley? Bueno, reconozco, sin pretender ofender al autor de ‘Alastor, o el espíritu de la soledad’, que me interesa mucho más la figura y obra de la mujer que tomó su apellido, Mary Shelley (1797-1851) que la suya. Por cierto que, la verdad sea dicha, con la madre que tuvo, la activista feminista y filósofa, autora de la Vindicación de los Derechos de la Mujer (1792), Mary Wollstonecraft, quien falleció poco después de darla a luz, y el padre, el abogado, político y editor William Godwin, yo hubiera preferido tomar como apellido el de su madre, pero claro, ¡el amor romántico es lo que tiene!

5keatsComo saben, Mary Shelley es la autora de la mítica novela gótica, universal en su género, ‘Frankenstein o el moderno Prometeo’ (1818). El germen de la novela obtuvo su fecundación en una terrible noche de tormenta (otra escena de lo más romántica, ¿no es verdad?) Era un día del verano de 1816, cuando Mary junto a su hermanastra Claire Clairmont y a su futuro esposo visitaron al carismático poeta británico, Lord Byron, que pasaba el periodo estival refugiado en una villa en Suiza. El tiempo hostil no permitía amables paseos por la villa (parece que le erupción del volcán Tambora, en Indonesia, cubría con un denso manto de cenizas el cielo de Europa), por lo que los escritores idearon una apuesta creativa para entretenerse: escribir una historia de terror. Al final, solo Mary y el médico personal de Byron, John William Polidori, autor de uno de los primeros libros sobre vampiros, anterior incluso al clásico ‘Drácula’ del irlandés Bram Stoker publicado en 1897, ‘El vampiro’ (1819) cuya autoría le fue en un primer momento ‘robada’ por el mismo Byron, fueron los únicos capaces de culminar la obra de algo que merecía la pena ser leído y, en el caso del personaje de Frankenstein, incluso ‘ensombrecer’ a su propia autora.

01ultima

Todos ellos son los protagonistas moradores de esta Casa-museo, propiedad de una asociación privada estadounidense, ubicada en la vivienda que constituyó la última morada del poeta inglés John Keats. El romántico se trasladó a Roma en noviembre de 1820 aquejado por una tuberculosis, buscando alivio en el cálido clima italiano, pero no pudo ser. Falleció entre las paredes de una pequeña vivienda ubicada justo al lado de las turísticas escaleras de la Piazza di Spagna, cuatro meses después, en febrero de 1821. El autor de ‘Endymion: un romance poético’ (1817) contaba tan solo con 25 años de edad.

01esta

En 1903 residían en el inmueble dos escritoras americanas, que abrían la casa a todo aquel amante de la poesía que quisiera visitar la habitación donde falleciera Keats. Entonces surgió la idea de convertir la vivienda en un espacio dedicado a los poetas románticos. Fue el embajador en Italia tras la Primera Guerra Mundial y escritor norteamericano Robert Underwood Johnson (1853-1937) quien finalmente impulsó la campaña. Según parece, durante la Segunda Guerra Mundial la casa tuvo que ser ‘escondida’ para evitar que fuera destruida y los objetos que se conservaban fueron enviados a una abadía, donde permanecieron ocultos hasta 1944.

Por su parte, el poeta inglés, esposo de Mary Shelley, Percy Bysshe Shelley (1792-1822), falleció un año después de Keats, en 1822, durante un naufragio frente a las costas italianas. Desafiando a Neptuno y a su poder, se fue a navegar un día terrible de tormenta en el mar. Le acompañaba su amigo, el oficial de la armada bengalí, Edward Ellerker Williams. El velero de nombre Don Juan –título de la obra más conocida de Lord Byron- naufragó en aguas del Mediterráneo. Su cuerpo fue encontrado varios días después. Tenía 29 años. Se dice que llevaba un ejemplar de los poemas de Keats en el bolsillo en el momento del naufragio. ¡Ay, el romanticismo llevado a su último extremo!

8keats

Por disposición de Byron, el cuerpo de Shelley se incineró en una playa cerca de Viareggio, reposando las cenizas de su cuerpo para la eternidad en el cementerio protestante de Roma, bajo una lápida donde reza: “But doth suffer a sea-change / Into something rich and strange./Sea-nymphs hourly ring his knell:/ Ding-dong./ Hark! now I hear them — Ding-dong, bell.”, unos versos de ‘Ariel’s song’, perteneciente a la obra ‘La tempestad’ del inconmensurable William Shakespeare. 

Allí reposan las cenizas de casi todo su cuerpo y digo casi porque el corazón del autor de ‘Prometeo liberado’ (1820) fue extraído por su esposa Mary del cuerpo antes de la cremación, para guardarlo, envuelto en seda, hasta su muerte. Por favor, ¿se puede ser más histriónicamente romántica?

Tú bajaste, entre todas las ráfagas del cielo:
al modo de un espíritu o de un pensar, que agolpa
inesperadas lágrimas en ojos insensibles,
o como los latidos de un corazón amargo
que debiera tener ya la paz, descendiste
en cuna de borrascas; así tú despertabas.
Prometeo liberado - Percy Shelley

El único hijo de ambos que sobrevivió de los cuatro que tuvieron en común, Percy Florence (1819-1889), descubrió el corazón de su padre tras la muerte de su progenitora, fallecida víctima de un tumor cerebral a los 53 años de edad. Entonces, lo guardó y al fallecer, se hizo enterrar con él. ¡Qué cosas!

Al contrario de casi todas las recomendaciones que se pueden encontrar por internet sobre la visita a esta Casa-museo en las que solo recomiendan la misma exclusivamente a los amantes de la literatura romántica, yo les recomiendo de corazón, de este corazón romántico que tengo, no solo visitarla sino recrearse con todo lo que contiene en su interior, sean amantes de los románticos o no.

En sus diferentes habitaciones, se albergan, además manuscritos de poemas de Keats y Shelley y libros de Byron y de Mary Shelley, varias zonas de biblioteca con más de 8000 libros. De hecho, el centro se ha especializado en la literatura del género y está considerado como el que reúne en sus instalaciones el fondo más extenso del planeta en relación al romanticismo.

9y10keats

A este numeroso fondo bibliográfico se suman diversas pinturas, como la que recrea la incineración de Percy Shelley, así como recuerdos de los poetas, incluido un mechón de pelo de Keats (oh, my god!), y la reproducción de la habitación donde falleciera el poeta, no con los mismos muebles dado que fueron quemados por orden del Papa de la época por miedo a la propagación de la tuberculosis, aunque sí con el mismo papel de flores que adorna la pared. Además de muchas fotos de personajes, todos relacionados con los poetas homenajeados, como de los progenitores de Mary y amigos de los mismos.

Y, ¿qué pasó con Lord Byron, el poeta maldito? Entregado a la causa por la independencia de Grecia, el barón se marchó a los dominios de Zeus en 1822, donde sufrió un ataque epiléptico dos años después, que le llevó a la muerte.

11keatsDicen que el científico y escritor alemán Goethe, ante la noticia de su muerte, escribió ‘Descansa en paz, amigo mío; tu corazón y tu vida han sido grandes y hermosos’. Precisamente será el autor de ‘Fausto’ y su casa-museo en Roma nuestra próxima cita en esta serie de reportajes sobre ‘Las Casas-museos y sus moradores literarios’, pero eso será la próxima semana.

Por ahora les invito a visitar este pequeño gran museo, aunque no sean unas personas excesivamente románticas. Saldrán de allí llevándose el corazón henchido y palpitante muy dentro del de ustedes, y no solo el de Shelley sino de todos ellos.

Para más información sobre la casa-museo, visita esta dirección web: www.keats-shelley-house.org/en

Fotos: Josefa Molina y museo Keats-Shelley

Actualizado el Lunes, 02 Noviembre 2020 15:03 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento