“enseñArte” (44). Tomás Nevinson: Javier Marías

JMarías

     Javier Marías (Tomás Nevinson, Alfaguara, Barcelona, 2021) tiene un mundo en su cabeza, un mundo lleno de personajes complicados, obtusos, sabedores, entre otras muchas cosas, del paso del tiempo. El autor tiene tantos matices que contar que, precisamente por eso, necesita más de seiscientas páginas para conformar la historia que por su desbordada imaginación ronda. Y lo hace con devoción de escritor serio y riguroso, cabalmente consolidado, y deja al lector sin aliento, sin dato que no tenga la más mínima utilidad para que, al formarse en el criterio del avezado lector, no solo sea verosímil, sino que, además, resulte compacto y natural, al mismo tiempo que lleno de contradicciones, como sucede con cualquier ser humano.

     Javier Marías mide los tiempos y las pausas vitales, de tal manera que, al combinar distintos tipos de oraciones, los personajes se materializan debidamente en el relato. Asimismo, las dosis proporcionadas por el galardonado escritor de los distintos personajes de esta novela monumental anuncian el trabajo lento y riguroso de quien sabe construir un relato completo del pasado más o menos reciente. Tal vez Javier Marías siente que el momento actual no merece la pena y le da para atrás a los años con el fin de situarse en el siglo XX, tan duro, vertiginoso, cruel y contradictorio. Y suyo.

     Esta novela me ha dejado exhausto, me ha zarandeado de un sitio para otro y, sobre todo, no he podido respirar correctamente pues “la asfixia” que me ha provocado me impedía apartar los ojos de las palabras que, por momentos, corrían por una barranquera imparable, arrastrando todo a lo que su paso cogía. Al final, la historia sigue en mi cabeza pululando un tiempo después, signo claro de que la novela ha cumplido fielmente su propósito. Esa capacidad del escritor madrileño, para entrar y completar el alma de los personajes, no solo me ha fascinado sino que, además, ha adquirido “el tono de verdad” que lleva implícito. Otrosí, y este me resulta novedoso, ha sido la primera vez que he desconfiado de lo que los personajes dicen, pues si bien es cierto que se adaptan perfectamente a su índole, tiende uno a pensar que siempre expresan la verdad. Y aquí, en ocasiones, mienten como bellacos. Es decir, Javier Marías ha construido personajes perfectos, como los que a nuestro lado caminan. Ni más ni menos.

     Aunque sí les puedo asegurar que hubo solo un momento donde la novela se me hizo ligeramente cuesta arriba. Hasta que recuperó la velocidad de crucero del experimentado escritor. Claro que en 658 páginas debe haber de todo. Sin embargo, siento que fue más mi deseo ansioso de avanzar que el estilo propio del escritor lo que me provocó cierta desazón. Para aquellos lectores que conozcan otras obras anteriores del escritor, presumo que esta, por ser la última, es la mejor. Al menos a mí me lo parece.

     No se la pierdan y disfrútenla.


 

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento