Alberto Fernández Amador, el mago Alfera y su último amor “Arucas”


Nace Alberto un 11 de noviembre del año 1925 en Cartagena Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Su nombre artístico ALFERA está formado por tres sílabas, la primera del nombre que es AL, primera del primer apellido FER y la primera de segundo apellido A.


Alberto Fernandez Amador. Colección del Autor

Su etapa educativa la pasó por tres colegios religiosos de su ciudad siendo el último el Colegio de los Hermanos Maristas.

Cuando contaba con 11 años, Alberto vivió los peores momentos de su vida, la Guerra Civil, y sus peores recuerdos los bombardeos de la ciudad de Cartagena.

El primer año del conflicto destacaron en la provincia de Murcia los bombardeos aéreos sobre Cartagena, principal base de la Marina Republicana. La población civil construyó numerosos refugios antiaéreos para protegerse de las bombas de la Legión Cóndor alemana. Los aviadores germanos procedían de la base aérea de Armilla (Granada). Cartagena fue también protagonista de la salida del Oro de Moscú a través de su puerto, en octubre de 1936, en dirección a la Unión Soviética (URSS), con el fin de evitar la caída de las reservas del Banco de España en manos nacionales ante una posible capitulación de Madrid.Su primer trabajo fue dependiente en una papelería de la calle mayor de Cartagena y luego se dedicó al comercio fotográfico alternándolo con sus estudios en la Escuela de Ayudantes Facultativos de Minas y Fábricas Metalúrgicas de Cartagena.

La IV Brigada de Navarra, bajo el mando del general Camilo Alonso Vega, tomó la provincia de Murcia, el 31 de marzo de 1939, sin apenas resistencia a finales de mes. La Flota republicana huyó al Norte de África (puertos de Bizerta y Túnez) para evitar su captura por los nacionales.

Al finalizar la guerra civil Alberto se afilió a la Organización Juvenil de Falange y luego en el Frente de Juventudes se le ocurrió formar la Banda de Cornetas y Tambores de dicha organización “sin haber tocado nunca la corneta ni el tambor”.

Su primer trabajo fue dependiente en una papelería de la calle mayor de Cartagena y luego se dedicó al comercio fotográfico alternándolo con sus estudios en la Escuela de Ayudantes Facultativos de Minas y Fábricas Metalúrgicas de Cartagena.

Cofradia de los Marrajos Foto. Alberto Fernández

Alberto fue un gran devoto de la Semana Santa de Cartagena ingresando en la Real e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno con el apelativo de los Marrajos.

Curiosamente Alberto realizó el servicio militar en Marina, pero en Cartagena un puerto de gran importancia para dicho cuerpo del ejército no existe cuartel de instrucción de marinería sino del Tercio de Levante de Infantería de Marina realizando el mismo en San Fernando de Cádiz.

Pero Alberto desde muy pequeño tenía una gran ilusión, ser artista, y más en particular de los circos ambulantes. Lo que más le gustaba era el misterio del mundo de la magia, sus trucos y secretos.Alberto desde muy pequeño tenía una gran ilusión, ser artista, y más en particular de los circos ambulantes. Lo que más le gustaba era el misterio del mundo de la magia, sus trucos y secretos.

Éste a su manera fue preparando un pequeño repertorio de magia con barajas, cordones y pañuelos, para en alguna ocasión de fiesta presentar su pequeño y modesto repertorio dentro de la magia.

El 28 de octubre de 1951, y en el Teatro de Alicante, realizó los exámenes para artista obteniendo dos meses después de examinarse el carnet profesional como artista de circo, teatro y variedades con el número nacional 2714211. Pero como los inicios todavía eran duros, trabajó durante cinco años como agente de la Policía Portuaria en el Puerto de Cartagena.

En 1953 recibió una oferta que no dejó pasar ya que sería su debut como artista de magia. Este primer contrato lo consiguió del Kansas Cirkus siendo su primera actuación en Huesca.

Dicha primera actuación la hizo él solo para según él “poder tantear más o menos lo que era el Circo”.

Foto. Archivo del AutorDespués de esta primera actuación se incorpora en sus siguientes actuaciones su querida y amada esposa con el nombre artístico de “GRAN ALFERA Y MISS FLORY”.

No dejó de recibir muy buenos contratos siendo contratado en el famoso “Circo Alemán Berlín Zirkus”, cuyo empresario era el padre del famoso domador Ángel Cristo.

En 1956 actuaría por primera vez en Canarias contratados con el “Gran Circo Norteamericano”. Estuvieron en Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y en Lanzarote.

A partir de entonces nunca le faltaron buenos contratos, pasando de un circo a otro.

En 1981 se retira de los circos siendo el último el del Ángel Cristo pasando a actuar en las salas de fiesta de los hoteles de Benidorm. Después de once años en Benidorm vuelve a su ciudad natal Cartagena como encargado de una sala de máquinas recreativas.

Su vida artística le hizo conocer toda España, Portugal, Marruecos y Argelia.

Alfera hizo con sus propias manos todos los aparatos de magia con los que trabajaba y nunca tuvo profesor de magia.

Una vez retirado vende su casa de Cartagena, sus aparatos de magia, el furgón y la caravana en la que había vivido muchos años.

Magia en el colegio. Foto. Alberto FernándezConvencido por su único hijo, él y su esposa Flora vendrían a vivir ya para quedarse hasta el fin de sus días en Gran Canaria, en concreto en el barrio de Santidad del municipio de Arucas. Una vez instalados en Santidad, en una casa alquilada, le seguían llamando para actuar en algún cumpleaños de niños y en el mítico Mesón Canario ubicado en el Lomo de Arucas en el cual actuó durante siete años.

Pero los años y los achaques de salud y la poca pensión de Alberto les hicieron depender de los Servicios Sociales. Alberto, de 83 años, que junto a su esposa Florentina Martínez, de 80, eran beneficiarios del programa Comedor sobre ruedas puesto en marcha en Arucas por los Servicios Sociales a principios del 2007. La pareja trabajó 40 años haciendo magia en los circos para terminar con una mísera pensión de 696 euros de los cuales pagaban 300 de alquiler. Flora y Alberto durante los 18 años que vivieron en el barrio de Santidad en Arucas fueron muy felices hasta el final de su vida. En homenaje a su figura lo recordaremos a través de una entrevista concedida el 9 de enero de 2011 al que suscribe.

FLora y Alferto. Colección del AutorTodo ilusionista debe poseer ciertas cualidades a la hora de desarrollar un truco frente a una audiencia. Para empezar, en esta disciplina se requiere mucha devoción y compromiso, ya que si uno quiere realizar de forma correcta un truco debe dedicarle bastante tiempo. Un mago no puede ser tímido, ya que en la actividad el buen manejo de la voz, de los gestos, de las miradas, es de suma importancia. Un mago debe tener un gran manejo de los clímax, debe saber generar risas, misterio, manejar a la perfección las tensiones y, sobre todas las cosas, debe tener una gran personalidad y una enorme presencia escénica y ese es el caso de nuestro protagonista de hoy en Minutos de Charla, el Mago Alfera, que después de haber trabajado en los más prestigiosos circos del mundo, hoy, en el atardecer de la vida, ha preferido vivir en Arucas donde se encuentra muy a gusto y querido por sus vecinos.

¿Qué cara puso su familia cuando vieron su decisión de tomar la magia como modo de vida?

Pues les parecía mejor que estudiara y no que me dedicara a esto, esa es la verdad. Pero me dejaron.

¿Según usted cómo es considerada la magia en relación con otras expresiones artísticas?

Pues como la reina de las artes, nada más y nada menos, y, además, lo es.

¿Es más fácil hacer magia en un escenario o en la calle?

Para mí es exactamente igual. Algunos por tapar o que no le vean por detrás usan más el escenario. Yo he trabajado cuarenta años ininterrumpidos en las pistas de Circo y, claro, en la pista del Circo estás rodeado de personas.

¿Para ser mago o ilusionista hay que tener algo dentro?

No, sólo hace falta ser habilidoso.

¿Cuánto tiempo puede emplear para preparar un juego?

Pueden pasar meses y hasta un año para llevarlo a cabo. Conseguí hacer uno que se llamaba el suplicio que lo estuvimos realizando durante quince años con la ayuda de una chica portuguesa.

¿Cuál es su reconocimiento más preciado?

Sin duda alguna, los aplausos. Tienes que ganar dinero para seguir adelante pero no es lo más importante, los aplausos es lo mejor y, por supuesto, la mirada de sorpresa del público.

¿Con qué sueña el Mago Alfera?

Pues ya a mi edad ver a mis nietos hechos hombres y mujeres. No pido más.

Foto¿Cuál es el truco que más le ha costado hacer?

La levitación. No es que fuese una novedad, porque lo habían hecho otros, pero lo hicieron con escobas y levantando el cuerpo, pero yo lo hice con dagas creando así un espectáculo más emocionante.

¿Cuál es el sitio donde ha actuado que más le ha gustado?

Pues en 1956 aquí en Gran Canaria con el Gran Circo Norteamericano y desde luego los aplausos me dejaban sin habla y me ponía nervioso aun teniendo como tenía ya muchas tablas como artista.

¿Tiene límite la magia?

No, seguirán saliendo cosas novedosas, de eso no le quepa la menor duda.

¿Qué responde cuando le preguntan: dónde está el truco?

Pues la verdad que no lo sé, lo hago sin darme cuenta, truco debe tener, a mí que no me digan, y la verdad es que ya no sé si es por la costumbre, el caso es que ni me doy cuenta por qué lo hago (risas).

Si un niño se le acercase y le dice que quiere ser como usted ¿qué le diría?

Pues le enseñaría, sin ninguna duda, siempre que tenga la autorización de sus padres.

Gracias por su tiempo desea hacer algún comentario.

Pues para qué voy a decir otra cosa, para mí ha sido un placer y una alegría que usted haya tenido la gentileza y la amabilidad de entrevistarme. A mis ochenta y cinco años me han hecho muchas entrevistas, ésta es una más, pero se lo agradezco de corazón.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento