Arucas entre la tradición y el laicismo


El siguiente relato ocurrió en el populoso barrio del Trapiche en 1932, año donde el Gobierno Republicano había decretado prohibir a los colegios de iniciativa social y a las órdenes religiosas dedicarse a la enseñanza. A la vez, la Constitución de 1931, en su artículo tercero, declaraba que “El Estado español no tiene religión oficial”.


AulaFoto Biblioteca Nacional

Pues bien, había llegado al Trapiche un joven maestro a ocupar su plaza en la Escuela Unitaria de niños de dicho barrio, ganada hacía pocos meses en oposición. El joven se llamaba Joaquín Bueno López.

El buen profesor un día de Todos los Santos llegó a su escuelita encontrándose a todos los alumnos en la puerta en actitud un poco hostil. Éste al preguntar qué ocurría, uno de los mayores le contestó: “Hoy no hay clase por ser día de Todos los Santos” comenzando éstos a tirar piedras contra las ventanas del aula al mismo tiempo que decían: “Fuera el comunista”.

Hasta aquí, estimado lector, fue la versión de los hechos realizada por el maestro en la denuncia que interpuso en el puesto de la Guardia Civil de Arucas. Pero los alumnos afirmaron ante el Inspector de Educación que en la mañana del citado día, los escolares habían ya entrado y ocupado sus respectivos pupitres a la espera del comienzo de la primera clase del señor Bueno López. Éste, al entrar, lo primero que se le ocurrió al tomar posesión de dicha escuela fue quitar el crucifijo que años atrás venía figurando en la misma.

En ese momento, los alumnos se molestaron y le indicaron a su nuevo profesor que volviera a colocar el crucifijo nuevamente porque de lo contrario se marcharían de la clase. El maestro, creyendo convencer a sus alumnos, les manifestó que él retiraba el crucifijo porque para nada servía tener aquello en clase y además porque había una disposición de la superioridad donde se ordenaba se retiren de las escuelas públicas los emblemas de la monarquía y de la religión católica. Los alumnos, no conformes con estas teorías que sustentaba el profesor, contestaron que tenían muy claro las nuevas normas y que desde el 14 de abril (proclamación de la II República) habían desaparecido de la escuela los emblemas de la monarquía, pero aunque la disposición de la superioridad fuera la de desaparecer hasta los crucifijos, ellos no lo toleraban y por lo tanto obligamos al maestro a que volviera a colocarlo porque ellos eran antes que nada católicos.

cruzFoto Colección del autorJPG

En vista de la negativa del profesor los ánimos del alumnado se fueron calentando. Los alumnos optaron entonces por salirse de la clase comenzando a tirar piedras contra el maestro, que se vio obligado a salir corriendo por la puerta trasera de la clase porque los alumnos habían invadido el local de piedras.

Días más tarde, el maestro tuvo que dar explicaciones ante el Inspector de Enseñanza declarando ser cierta la versión dada por los alumnos, pero quiso dejar claro que en ningún momento él había huido por la puerta trasera del aula sino por la puerta principal de la escuelita.

Al saberse la defensa férrea realizada por los jóvenes del Trapiche al símbolo del cristianismo se escribieron poemas dedicados a la defensa de la cruz como el siguiente publicado anónimamente en una hoja dominical católica de la época..

Te arrojan ciegos, corazón Sagrado, a ti, señor y dueño de la vida;
En mi pecho serás prenda querida, mi luz, mi gloria, mi Jesús, mi Amado.
Con gran honor te llevaré colgado junto a este corazón que no te olvida y con mi llanto lavaré la herida, que ahora vuelve a sangrar en tu costado.
Quiero vivir mirándome en tus ojos, contra el Averno (Infierno) que furioso zumba causando tu dolor y tus enojos.
Cuando este amante corazón sucumba…
¡Tú serás, bendiciendo mis despojos, faro, cruz y piedad sobre mi tumba!

Días más tarde, el profesor volvería a su escuelita unitaria. Al entrar en clase, lo primero que hizo (por temor) fue volver a colocar el crucifijo, volviendo así los chicos a clase como de costumbre sin volverse a registrar ningún incidente más que alterara la enseñanza en el pacífico pago de El Trapiche.

1 comentario

  • Santiago González Martes, 05 Mayo 2020 08:24 Enlace al Comentario

    Felicidades por su artículo.Mucha historia por contar de Arucas ,Montaña Cardones , Santidad y todos los barrios restantes.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento