José María Vargas Ponce primer presidente civil de Venezuela y sus orígenes aruquenses

BUSTO DE VARGAS EN EL PARQUE DE LAS FLORES

Introducción

El 21 de marzo de 1975 el Ayuntamiento de Arucas hacía una invitación a la población para que se sumara a la inauguración del busto del primer presidente civil de la República de Venezuela en los siguientes términos:

“A los venezolanos residentes en nuestras Islas; a los canarios de Venezuela, a los aruquenses y a todos en general, tiene el honor de INVITARLES a los actos que con motivo del homenaje al Doctor DON JOSÉ MARÍA VARGAS, egregio Ex-Presidente de la República de Venezuela e hijo de honorable notable aruquense, se celebrarán en esta ciudad el próximo lunes, día 24 de los corrientes a las 19 horas en nuestras Casas Consistoriales. A dichos actos han sido expresamente invitados el Senador, Excmo. Sr. Don Reinaldo Leandro Mora, que será presentado por el Embajador de España, Excmo. Sr. Don Matías Vega Guerra, quien pronunciará una conferencia bajo el título “Vargas y América” y el Excmo. Sr, Ministro Plenipotenciario de la Embajada venezolana en España. Terminado el acto académico, se procederá en los Jardines Municipales al descubrimiento del busto erigido a la memoria del Doctor Don José María Vargas, donado por el Ministerio de Educación de Venezuela”.

En uno de los salones del Gabinete Literario, el alcalde accidental de Arucas, don Rafael Martín Suárez, acompañado del secretario particular, don Manuel Dévora y del director casas-museo de Galdós y de Colón, don Alfonso de Armas Ayala, celebraría una rueda de prensa con motivo del descubrimiento del busto que tendría lugar el  veinticuatro de marzo, a la memoria de don José María Vargas, ex presidente de Venezuela. Dijo en primer lugar don Rafael Martín Suárez que “el alcalde titular don Francisco Ferrera Rosales tenía un especial interés por estar presente en este acto, aunque desgraciadamente no le ha sido posible asistir por razones de salud, motivo por el cual el señor Martín Suárez presentaba disculpas en su nombre, como así se lo había pedido.

MATÍAS VEGA GUERRAAgradecieron en dicha rueda de prensa la labor del embajador de España en Venezuela, don Matías Vega Guerra, quien se preocupó de hacernos partícipes de tan feliz descubrimiento (la relación familiar de Vargas con Arucas). Es más, posteriormente, puesto en contacto con el Ministerio de Educación, ha logrado que nos enviaran este busto que va a ser inaugurado el día veinticuatro. A este acto vendrá el doctor don Reinaldo Leandro Mora, pedagogo por excelencia, abogado, escritor; actualmente senador de la República, miembro de la Comisión Asesora del Ministerio de Relaciones Exteriores y miembro del Comité Ejecutivo Nacional de "Acción Democrática". Ha sido, además, presidente interino de Venezuela, ministro de Educación, embajador ante la Santa Sede y ministro de Relaciones Interiores (ministro de la Gobernación). Tiene proyectado viajar al siguiente día, martes, día veinticinco, a la isla de Tenerife, donde descansará, durante varios días, aprovechando su estancia allí para terminar de escribir un libro que llevará por título "La educación popular en Venezuela".

Rebasadas las siete de la tarde de dicho día, el senador venezolano doctor Reinaldo Leandro Mora llegó a la ciudad de Arucas, acompañado del gobernador civil de la provincia, señor Martínez-Cañavate y Moreno; Presidente del Cabildo Insular, don Lorenzo Olarte , y embajador de España, don Matías Vega Guerra. Acompañaban a las ilustres personalidades el consejero de la Embajada de Venezuela en España, señor Valero; el consejero de la Embajada de Venezuela en Londres, doctor don Miguel de los Santos; cónsul general de Venezuela en Canarias, don Jesús Enrique Márquez Moreno y otras personalidades. Las citadas autoridades fueron recibidas a la entrada principal del Ayuntamiento por el alcalde accidental de Arucas, don Rafael Martín Suárez y concejales, así como por el primer teniente de alcalde de Las Palmas, don Gabriel Mejías Pombo, mientras la banda municipal interpretaba diversas marchas. Acto seguido, pasaron al Salón de Juntas del Ayuntamiento, el cual se encontraba completamente lleno de público, presidiendo el acto las citadas autoridades, a quienes acompañaban representaciones de los tres ejércitos y diversos alcaldes de la isla.

Ya en el siglo XXI el busto del presidente Vargas sería trasladado de los jardines municipales para estar en un lugar preferente enfrente del nuevo edificio de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción del Partido Judicial de Arucas y cuyo lugar tiene hoy día el nombre de Plaza de Vargas.

1.- El origen aruquense de José María Vargas Ponce

José María Vargas era hijo legítimo del aruquense don José Antonio de Vargas Machuca, comerciante que a mediados del siglo XVIII salió de Gran Canaria con destino a Venezuela. Don Antonio era a su vez hijo de los aruquenses Juan Mateo de Vargas y de doña María González Marrero. Éstos tenían su casa y tierras en el lugar conocido como El Melero en el barrio aruquense de Trasmontaña aunque algunos lo sitúan en Montaña Cardones no muy lejos de sus lindes.

JOSÉ MARÍA VARGAS PONCE2.- Matrimonio de sus padres, nacimiento y formación de José María

El 10 de marzo de 1786 nació Vargas en la casa de la estancia de Guanape, en la ciudad de San Pedro de La Guaira. Sus padres José Antonio de Vargas Machuca y Ana Teresa de Jesús Ponce (nacida en Caracas), se casarían el 24 de abril de 1782; bautizado dos días después en la Parroquia del Príncipe de los Apóstoles San Pedro (La Guaira), como José María de los Dolores ante el Pbro. Franco Milian Pérez de Puga.

Aunque su familia no pertenecía a la aristocracia criolla, la actividad comercial de su padre, permitió a la misma vivir con ciertas comodidades económicas, pero esto no significó que en determinados momentos experimentaran serias dificultades.

Cursó sus estudios iniciales en la escuela de primeras letras para niños que ya existía en su ciudad natal desde 1788, a la cual tenían acceso algunos estudiantes no blancos, en ambientes separados. (La separación era también según el género, acorde con lo dispuesto en la Real Cédula del 30 de mayo de 1691 que, aunque elaborada para Perú y Nueva España, se hizo extensiva al resto de las colonias hispanoamericanas). Para continuar con su formación debió trasladarse a Caracas a los 12 años e internarse en el Seminario de Caracas, los primeros años como colegial de pago desde 1798, y cuatro años después, con beca de seminarista hasta completar sus estudios universitarios.

Los requisitos para ingresar en el Seminario y Universidad eran excluyentes: su costo era elevado tanto en su transcurrir como para graduarse, y las condiciones sociales de los aspirantes, que debían ser confirmadas por escrito por las autoridades gubernamentales y eclesiásticas, eran: de raza blanca, católicos, hijos de padres casados y sin parentesco con musulmanes, judíos o mezclas con otras razas, sin condenas por el Santo Oficio de la Inquisición y con conducta aceptable para el régimen monárquico. Además se debía cumplir con los servicios religiosos de manera precisa cotidiana, y, al finalizar los estudios, se juraba públicamente aceptar y defender la religión Cristiana Católica y Romana; en ese juramento se incluía aceptación y defensa de la autoridad real.

Una vez graduado de Médico, esta ilustre figura pasó una temporada en Caracas y en la Guaira para luego, en 1809, partir hacia Cumaná (Estado Sucre, costa oriental venezolana), ciudad donde inició su labor profesional. Encontrándose en aquellas tierras, se llevó a cabo la Declaración de Independencia, realizada por la Junta Suprema de Caracas el 19 de abril de 1810, noticia que rápidamente llegó a las demás provincias de la entonces Capitanía General de Venezuela.

A finales de 1813, contando con 27 años, partió para Escocia e Inglaterra, a fin de continuar su preparación como médico y científico.

Luego, continuó su periplo dirigiéndose a Francia para después, en 1817, volver a América instalándose durante ocho años, aproximadamente, en la Isla de Puerto Rico. Allí su familia tenía una hacienda hacia la cual se habían trasladado debido al ambiente de turbulencia política reinante en Venezuela, durante aquellos años de lucha independentista.

Una vez culminada su estadía de ocho años en Puerto Rico, José María Vargas regresó a Venezuela en 1825. El recién llegado, no sólo asumió sus labores como médico sino que también se unió a la Universidad de Caracas como docente, inaugurando la clase de Anatomía, cátedra impartida, en forma gratuita en su propia casa y, posteriormente, incorporada a la institución de manera oficial.

En 1827 es nombrado Rector donde inició un proceso de transformación que comprendió no sólo el aspecto académico de la universidad, sino también el económico, plano en el cual se encontraba muy mal. De esta manera, fue intenso el esfuerzo realizado para poner al día las cuentas, cobrando a los morosos y pagando deudas acumuladas con sus profesores y demás empleados.

3.- El primer presidente civil de la República de Venezuela

El prestigio adquirido por José María Vargas a lo largo de su trayectoria como profesor y rector de la Universidad, como médico y como científico, sumadas a las muestras de honradez y rectitud demostradas en sus primeras acciones políticas, lo hicieron merecedor del interés y aprecio de varias personalidades influyentes en el país, entre ellos, José Antonio Páez, caudillo venezolano que lideró el proceso separatista de la Gran Colombia. En virtud de esto, su nombre comenzó a figurar como posible candidato para las elecciones presidenciales del año 1834, cuando el período gubernamental de Páez llegaba a su fin.

Finalmente, en febrero de 1835, fue designado como Jefe de Estado, siendo así el primer presidente civil que tendría Venezuela desde el momento en el cual se inició la lucha independentista. Este triunfo generó un gran descontento en los candidatos militares que habían sido desplazados del poder. Por este motivo, a los pocos meses de haber asumido la Presidencia, Vargas es hecho prisionero en su propia casa, debido a un movimiento organizado por este sector, conocido como Revolución de las Reformas.

Después de haber abandonado la Presidencia de Venezuela, este científico retomó su trabajo, dando clases, escribiendo libros, trabajos e informes, ejerciendo el cargo de director en la Dirección General de Instrucción Pública y continuando con sus labores médicas y científicas. Sólo en dos oportunidades estableció de nuevo vínculos con la política, primero, en el año 1839 al ser elegido Senador de la Provincia de Caracas y luego en 1847, cuando formó parte del Consejo de Gobierno. En 1842 también fue miembro de la comisión que presidió los actos de traslado de los restos de Simón Bolívar desde Santa Marta (Colombia) hasta Caracas. En 1853, viajó a Nueva York, muriendo en dicha ciudad el 13 de julio de ese mismo año.

Actualizado el Martes, 29 Septiembre 2020 09:23 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento