Domingo Báez González: el cura de la amplia sonrisa

DOMINGO BÁEZ GONZÁLEZDomingo Báez González vino al mundo en la Villa de Firgas el 28 de octubre, día de San Judas, en el año 1913 donde el camino de Arucas a Firgas había que hacerlo a lomos de mulas que, a paso lento pero con firme seguridad, subían por los pedregosos montes y atravesaban las continuas sinuosidades que presentaba el abrupto terreno que conducía a la Villa de los Berros. Villa que gozaba, ya por aquel año, fama por su fuente agria, propiedad de la Sociedad “Río y Compañía” y que había conseguido el permiso del Real Consejo de Sanidad por Real Orden de Ministro de Gobernación para la venta del agua bicarbonatada sódica de Firgas el 20 de noviembre de 1909.

El joven domingo ingresaría en el Seminario Conciliar de Las Palmas cuyos estudios por aquellos años se dividía en tres grandes etapas: Humanidades, Filosofía y Teología.

Humanidades, con cinco cursos: Lengua latina, Preceptiva Literaria, Religión, Historia de la Literatura, Geografía, Historia de España y Universal, Algebra y Trigonometría.

Filosofía, con tres cursos: Lógica y Psicología, Teodicea, Ética y Cosmología y Física y Química.

Teología, con cuatro cursos: Teología Fundamental, Teología Dogmática, Sagradas Escrituras, Lengua Hebrea, Teología Moral y Teología Pastoral.

Se ordenó de Presbítero el día de San Fernando del año 1942 y, para sorpresa de sus paisanos, cantó su primera misa en la parroquia de San Juan Bautista de Arucas dicho por él mismo para darle más realce a las fiestas de San Juan, encargándose en aquellos primeros momentos de la parroquia de La Inmaculada Concepción de Betancuria y ecónomo de Nuestra Señora de la Regla en Pájara (1942-1946).

El 10 de noviembre de 1946 da un gran salto. De las áridas tierras majoreras, don Domingo Báez González pasaba al municipio cumbrero de Artenara. Allí fue un dador de todos, empuñó su bastón y logró realizar numerosísimas obras.

Adoraba Artenara y en el municipio empleó su sudor, día y noche. Recaudaba junto con los parroquianos fondos para realizar muchas de las obras por el tradicional sistema de subasta. Llevaba a casas particulares la imagen del Niño Jesús, rezando el Rosario y luego subastaban caramelos, dulces y otros alimentos. En algunas ocasiones sacaban varias miles de pesetas. Además, hacía de “casadero” logrando unir en matrimonio a muchas jóvenes parejas de la localidad que se encontraban en las subastas.

Por iniciativa suya se nombró a la Santísima Virgen de la Cuevita “Patrona de los conjuntos folclóricos de Canarias”. En 1996 el artista aruquense José Luis Marrero realiza una imagen monumental del Sagrado Corazón de Jesús que es situado en lo alto del lugar conocido como la Silla o Mirador del Cristo. Dicha imagen fue bendecida por don domingo Báez el 25 de febrero de 1996 festividad de San Matías 34 años después de haber ejercido en dicho municipio al que tanto quiso.

DON DOMINGODon Domingo siempre fue un hombre popular y bromista y llegaba a los feligreses a través de una pastoral basada en la religiosidad popular. Llevaba la risa a cada casa, a cada cueva, a cada rincón. Donde había enfermedad o desgracia don domingo iluminaba la noche del doliente, del afligido, con una palabra cariñosa. Luego les animaba con su broma, con su hablar socarrón, cargado de buen humor, de un humor siempre limpio de maldad. Tenía el don divino de la risa.

Su último destino fue el de párroco de San Andrés en Arucas y San Felipe en Santa María de Guía.

En San Andrés don Domingo encontró un barrio al que el Ayuntamiento de Arucas siempre les hacía promesas de progreso, y nunca aparecían las obras prometidas y postergadas una, dos y más veces en obras que se presupuestaban para realizar en periodos largos de años. Don domingo con la colaboración de los vecinos de dicho barrio aruquense lograría numerosas obras ya en estrecha colaboración con el Ayuntamiento, Cabildo de Gran Canaria y feligreses. Por fin se conseguiría el alumbrado público, agua de abasto, teléfono, alcantarillado, la plaza principal del barrio. Luego, lucharon por tener una casa parroquial en condiciones, la cual fue regalada por los herederos de don José Guerra de unos cuatrocientos metros cuadrados. Proyectó la ampliación de la iglesia parroquial logrando que se construyera una agradable iglesia con pinturas del artista aruquense Santiago Santana.

El 3 de febrero de 2004 y con noventa y dos años fallecía en San Andrés, Don domingo Báez González que hasta el final seguía trabajando. Su agenda se había aligerado porque la edad había hecho mella en su cuerpo, pero su lucidez se mantenía a prueba de bombas. No era un hombre de quejas ni de lamentos, buscaba la mejor cara de la vida y disfrutaba, recordando con los amigos, aventuras del pasado. Porque amigos no le faltaban. Siempre conseguía sintonizar con la juventud, incluso a sus noventa años. Quizás fuese porque le gustaban las buenas bromas o porque sabía echar una carcajada a tiempo.


NOTA: Fotos de la página. “Recuerdos de San Andrés”.


 

Actualizado el Lunes, 28 Diciembre 2020 20:49 horas.

1 comentario

  • Juan Martes, 29 Diciembre 2020 20:49 Enlace al Comentario

    Un gran sacerdote, siempre de sotana, esclavina y bonete. Hombre de mucha piedad, muy ingenioso y muy cercano a todos.

    En el barrio de San Andrés tiene una muy merecida estatua de tamaño natural que se inauguró un día de las fiestas patronales, 30 de Noviembre, cuando aún vivía.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento